PUBLICIDAD

Juárez

Danzan en honor a Onoruame

Mujeres con coloridos vestidos y hombres con trajes tradicionales o manchas en el cuerpo realizan una adaptación del evento católico

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

sábado, 30 marzo 2024 | 13:54

Gabriel Cardona / El Diario Gabriel Cardona / El Diario

PUBLICIDAD

Ciudad Juárez.- Con la participación principalmente de niños, niñas y adolescentes, la comunidad rarámuri mantiene vivas las tradiciones de sus ancestros, durante las celebraciones de Semana Santa en la colonia Tarahumara de Ciudad Juárez.

Al ritmo del tambor, que simula los latidos del corazón, los habitantes de la colonia ubicada a las faldas de la sierra de Juárez comenzaron a danzar la noche del jueves y continuaron ayer durante el Viernes Santo, mientras que este amanecer llevarán a cabo la quema del Judas.

“La danza significa mucho para nosotros porque sabemos que Jesús murió por nosotros y por eso le hacemos la danza, y a los niños les estamos enseñando también desde chiquitos, desde 5 años ‘pa’rriba’ ya les enseñamos a bailar”, destacó Lorena Cano, segunda gobernadora de la colonia Tarahumara en esta frontera, sobre las danzas en honor a Onoruame, su Dios padre y madre.

Las mujeres con sus coloridos vestidos y los hombres con sus trajes tradicionales, huaraches de llanta y el cuerpo pintado con manchas blancas, realizaron ayer una adaptación de su propio Viacrucis, recorriendo cuatro arcos colocados alrededor del templo de Nuestra Señora del Pinole, los cuales significan la entrada al cielo. 

Armonía total

En cada arco el capellán jesuita Chartur explicó sobre el significado del viacrucis y reflexionó sobre las acciones de los gobernantes, los chabochis (mestizos) y los rarámuri, mientras uno de ellos cargaba una cruz de madera cubierta con una sábana blanca y el resto danzaba. 

“Es una celebración muy profunda, básicamente es la lucha del bien y el mal que todos vivimos. El rarámuri baila para reconciliarnos a todos, no nada más los que bailan, sino a todos, con Dios. Esta es la oportunidad en la que se enfrentan los espíritus del mal con el espíritu del bien”, informó el jesuita. 

Explicó que “el tambor es la tierra que nos llama, y uno va armonizando el tambor con los latidos del corazón y en un momento dado uno encuentra esa armonía total, es el llamado, el llamado sobre todo a reunirnos y el llamado a voltear a ver a Onoruame. Se nos olvida Dios, Onoruame. Entonces, constantemente durante la Semana Santa está ese llamado”.

Reciben al Señor con vivas

La danza es simbólica, porque ellos deben continuar bailando como una forma de reconciliación con Dios. Y en la colonia Tarahumara se reproduce el baile de los Fariseos y los Soldados, quienes no dejan de bailar para que continúe la vida.

En la Sierra Tarahumara realizan la danza del Pascol, con la cual golpean el piso en cada paso para debilitar al mal. 

“El Viacrucis es descubrir porqué nos despreocupamos del otro. El rarámuri tiene un sentido muy profundo de comunidad y solidaridad, esto lo traen desde la Sierra, porque se tienen que ayudar en un ambiente con tanta necesidad, eso lo viven ellos; aquí toma un sentido mucho más fuerte, porque traen esta carga del ‘kórima’, y se dan cuenta que en la ciudad no se vive eso, cada quien estamos muy preocupados por nuestras propias necesidades, nos despreocupamos. Entonces, el Viacrucis así lo viven, están dispuestos a recibir a nuestro señor Jesús con vivas”, indicó. 

Queman a Judas

Ayer, también formaron un mono con desechos encontrados alrededor de la colonia, el cual representará el Judas que será quemado por los Soldados o los Fariseos, dependiendo de quienes ganen una pelea que se realizará durante las primeras horas de este Sábado de Gloria. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search