Dan forma a símbolos del Domingo de Ramos

Enrique y Verónica recogen en Conejos Médanos la palma que utilizan

Verónica Domínguez/
El Diario
jueves, 11 abril 2019 | 06:00
Omar Morales

Con una semana de anticipación Enrique Villalobos y Verónica Quintana acuden hasta Conejos Médanos, lugar en donde crece la palma que utilizarán cientos de juarenses para celebrar el Domingo de Ramos.

Unas tijeras y las manos son las herramientas con las que se apoyan los comerciantes para trenzar cada pieza a la que le darán forma de cruz o corona, signos representativos que les recordarán a los feligreses católicos la entrada de Jesucristo a Jerusalén.

“Nos levantamos a las 6 de la mañana para irnos hasta allá a cortarla, mi esposa es quien las amarra y me acompaña un señor que me lleva hasta el monte a cortarla”, platicó Enrique.

Son aproximadamente 150 pencas con rama de palma de diferente tamaño que la pareja sustrajo para elaborar mil piezas que venderán en el Centro de la ciudad.

Cada cruz lleva 19 piezas, y tiene un costo de 10 pesos. Las coronas son hechas con la misma cantidad de palma, pero llevan la hoja grande. Las coronas grandes se trenzan con alrededor de 50 hojas, y tienen un costo de 20 pesos.

Para terminar a tiempo el signo religioso, Enrique y Verónica trabajan en un local vendiendo productos y hierbas naturales, pero mientras despachan, uno acomoda la materia prima y otro elabora las palmas.


Se anticipan al Domingo de Ramos

Desde las 7 de la mañana hasta las 2 de la tarde, las manos de Villalobos y Quintana no paran de tejer.

Iniciarán las ventas el viernes por la noche, y el precio subirá de acuerdo con los precios que otros comerciantes ofrezcan, comentó Enrique.

A pesar de que aún faltan días para la bendición de los ramos, quisieron anticiparse para empezarlas a comercializar en el Pronaf.

“El Domingo de Ramos es especial para la gente, es un signo para las personas de fe, es importante para ellos porque les recuerda que hay un Jesucristo”, mencionó Enrique.

Para el vicario de la Catedral, Eduardo Hayen, “las palmas representan al pueblo que aclama al rey que va a la victoria de Jesucristo y se va entregar a la muerte y para resucitar”.

Comentó que los feligreses llevan a bendecir diferentes palmas y manzanilla, que son parte de la tradición, pero en los tiempos de Cristo fueron ramos de olivo con los que alabaron al mesías. (Verónica Domínguez / El Diario)


[email protected]