Juárez

¡Dale, dale, dale al coronavirus!

Antonio Magallanes aprovecha los temas de moda para realizar sus piñatas, las cuales exporta a ciudades de Estados Unidos y Europa

Luis Carlos Cano
El Diario de Juárez

sábado, 05 septiembre 2020 | 06:00

Buscando mantenerse siempre a la vanguardia en cuanto a los personajes o temas que están en vigencia entre la comunidad, Antonio Magallanes no deja pasar la oportunidad y se basa en esto para fabricar piñatas, como lo está haciendo actualmente con la que tiene la imagen del coronavirus.

“Todo lo que va aconteciendo lo vamos reflejando en las piñatas, como esto del coronavirus, es aprovechar el sarcasmo de hacer las figuras y que los niños o adultos maten a palos a este virus”, dice “Toño”, quien junto con su esposa y cuñado elabora todo tipo de piñatas.

Y es precisamente sobre el tema del coronavirus que Magallanes y sus parientes fabrican las piñatas que simulan a este virus; son redondas, con picos por todos lados, con ojos expresivos de maldad y dientes en forma triangular que dan la apariencia de estar afilados listos para atacar.

“Ahora está de moda este tema, el coronavirus es el causante de que las ventas hayan bajado porque no había fiestas, vendíamos poco, pero ya tenemos más pedidos, tanto de aquí como de fuera, por lo que esperamos que la situación se componga”, dice el artesano con más de 30 años de experiencia en esta tarea.

“Toño” y su familia ofrecen sus productos en el negocio denominado “La Piñata TNY”, situado en la calle Cambray, casi esquina con Zihuatanejo, en la colonia Adolfo López Mateos, de donde se las llevan también comerciantes locales para ofrecerlas en sus negocios, ya que las ventas también son al mayoreo.

Antonio Magallanes comenta que tiene clientes en Estados Unidos, tanto de El Paso, Texas, como en Las Cruces, Nuevo México; en Denver, Colorado; Dallas, Texas y en otras ciudades del vecino país, en donde las ponen en venta también en centros comerciales.

Incluso, dice que algunas de las piñatas que ellos fabrican las han llevado hasta Alemania, pues uno de sus clientes las envía a ese y otros países de Europa, y le han mostrado fotografías de los sitios en donde las ofrecen en venta.

Antonio tiene ya más de 30 años fabricando piñatas, pero su cuñado, quien es parte de la pequeña empresa, tiene ya más de cinco décadas en el oficio, y su esposa también varios años, por lo que las elaboran sin mayor problema y del tema o personaje que les pida el cliente.

Por eso es que también el precio es diferente, y en ello influye el tamaño y tipo de producto que se elabore, ya que algunas llevan más material y trabajo que otras.

En la fabricación de una piñata se usa papel periódico, papel lustre, papel de china, la harina para hacer el engrudo, silicón, cartón y alambre, entre otros materiales que se requieren de acuerdo al tipo del producto, explica.

Es por eso que el precio es según la piñata, dice Antonio, quien en una ocasión fabricó una de ocho pies, casi 2.5 metros, y le costó al cliente 700 pesos, pero por lo regular tienen un precio de 150, 200 o 300 pesos, a eso las venden ellos, pero el que les compra varias las vende en otro precio, según dónde las vaya a llevar.

Comenta que las que están haciendo con la figura del coronavirus tienen un costo de 300 pesos, pero es un tamaño grande y el que las adquiere tal vez las vende más caras.