Juárez

Da Anapra ejemplo de civilidad

Avergonzada por el aspecto de la calle principal, Martha Alonso invitó a su vecina a limpiar; se les han unido 20 habitantes a la tarea

Luis Carlos Cano
El Diario de Juárez

viernes, 01 enero 2021 | 06:00

Ciudad Juárez.- Cansada de que la calle principal de la colonia Anapra siempre estuviera llena de tierra y basura, Martha Alonso se puso de acuerdo con su vecina Claudia Reyes y, junto con sus hijos y otros parientes, empezaron a limpiar la vialidad, actividad a la que se han sumado otros residentes y ya son 22 los que se dedican al aseo.

La intención es limpiar de orilla a orilla la calle que cruza todo el sector, tarea que saben les llevará varias jornadas, pero eso no los detiene y desde el lunes todos los días barren y recogen desechos utilizando equipo que ellos mismos tienen en sus casas.

“Ya me daba mucha vergüenza ver que la calle estaba cada día con más tierra y basura; y esa es la entrada a nuestra colonia, así que platiqué con mi vecina Claudia y sin pensarlo dos veces, agarramos escobas, conseguimos un rastrillo y una carretilla y empezamos a barrer la calle”, comentó Martha.

Inicialmente las apoyaron los dos hijos de Martha y su nuera, así como los hijos de Claudia, pero al poco tiempo se les unieron otros vecinos hasta formar un grupo de 15 personas que con escobas, rastrillos, azadones y carretillas se organizaron para ir limpiando la arteria.

A tres días de que empezaron esta labor comunitaria, más gente se fue integrando y ya son 22 personas las que durante varias horas del día higienizan la vialidad por donde circulan no solo los residentes de esa colonia y de Lomas de Poleo, sino quienes se dirigen al puerto fronterizo de Jerónimo-santa Teresa o los que viajan a la región noroeste.

“Sabemos que es mucho el tráfico que hay por esta calle, y tenemos el propósito de que después de limpiarla, mantenerla en esas condiciones por siempre, ya es hora de que la entrada a Anapra tenga otra imagen, que no digan que somos cochinos”, expresó Marta.

Todos los días recogen varias carterillas de arena, la cual depositan en el terreno de una persona que quiere construir y necesita emparejarlo, mientras que la basura la llevan a las casas de quienes participan en la limpieza y luego les dan una propina a los empleados de los camiones recolectores para que se la lleven.

“Como vecinos queremos demostrar que podemos hacer mucho por nuestra colonia, y esperamos que cuando la calle quede limpia, la gente no la ensucie arrojando basura, pero estaremos al pendiente de que no se acumulen los desperdicios”, dijo Martha Alonso.

“Por ahora limpiaremos todos los días, menos el 1 de enero, porque hay que estar en familia, pero el día 2 aquí estaremos de nuevo con las escobas y nuestras ganas para limpiar la calle”, agregó.