PUBLICIDAD

Juárez

Centro Escolar Revolución

Cumple 83 años siendo parte de la historia

El terreno de la colonia Chaveña pasó en 1939 de ser el primer cementerio municipal a un plantel educativo para la población obrera

Alejandra Gómez
El Diario de Juárez

viernes, 20 mayo 2022 | 13:16

Gabriel Cardona / El Diario de Juárez | El inmueble con fachada al estilo Art Déco Gabriel Cardona / El Diario de Juárez | El busto de bronce del presidente Lázaro Cárdenas recibe a los alumnos Gabriel Cardona / El Diario de Juárez | En el salón de actos se aprecian vitrales importados desde Italia que rememoran hechos históricos Gabriel Cardona / El Diario de Juárez | En el segundo nivel sobre las escaleras principales hay un pequeño escudo del estado de Chihuahua

PUBLICIDAD

Sobre un terreno que a inicios del siglo XX se encontraba en las afueras de Ciudad Juárez, en mayo de 1939 se inauguraron las recién edificadas instalaciones del Centro Escolar Revolución, un plantel educativo que en sus inicios buscó brindar educación a los hijos de la población obrera y campesina que trabajaba las tierras de esta frontera. 

Por más de ocho décadas, una fachada al estilo Art Déco –caracterizada por una arquitectura simétrica y rectilínea– ha recibido a miles de estudiantes y docentes, quienes han tenido la oportunidad de tomar sus clases en el interior de algunos de los salones decorados con los vitrales del muralista mexicano Fermín Revueltas.

PUBLICIDAD

Ante sus 83 años, el director de la escuela, Mario Sánchez Rodríguez, inició una búsqueda entre los archivos para reconstruir parte de la historia del edificio que comenzó a edificarse en marzo de 1937 y fue terminado dos años después, por lo que periódicos de la época, fotografías y testimonios serán compartidos este día durante un evento de conmemoración. 

Antes de que se edificara el majestuoso edificio en el que actualmente 17 docentes imparten clases a 240 estudiantes, el terreno de la colonia Chaveña fungía como un cementerio clandestino para los caídos durante las batallas de la Revolución, pero con el paso del tiempo se convirtió en el primer cementerio municipal y, finalmente, en una escuela. 

Sin embargo, antes del Centro Escolar Revolución se impartieron clases de nivel primaria en una deteriorada construcción de adobe que llevó el nombre de David G. Berlanga –un trabajador de la educación que se enlistó en la milicia durante la lucha armada–, pero después fue derrumbada para edificar el edificio que dio clases por primera vez en septiembre del 1939. 

La escuela fue inaugurada con la presencia del entonces presidente de la República, el general Lázaro Cárdenas, durante el gobierno de Gustavo Talamantes, y tuvo al frente de la dirección a la maestra Otilia Rombach Lara, quien dirigió el plantel educativo hasta 1956, cuando el edificio tenía en funcionamiento cada una de las 42 aulas dispersas entre sus tres niveles. 

“Dicen que se construyó con esta magnitud para que fuera visto desde El Paso”, dijo el maestro Sánchez Rodríguez, quien es el décimo director al frente de la escuela que fue construida bajo la guía del ingeniero César Briosi con un diseño arquitectónico similar a los Centros Escolares Revolución ubicados en la Ciudad de México y en Durango, los cuales también fueron edificados en la década de los 30 del siglo pasado. 

Estructura

Desde el exterior la simetría del plantel educativo se pone de manifiesto: el diseño de la fachada es exactamente el mismo tanto del lado norte como del sur. Al centro, en el segundo nivel sobre las escaleras principales hay un pequeño escudo del estado de Chihuahua que se usó antes del que se estableció oficialmente en 1941 y sobre el tercer nivel se encuentra el nombre de la escuela, acompañado a cada costado de dos grandes águilas.

En el interior, lo primero que recibe a los estudiantes y docentes de la escuela es un gran busto de bronce del presidente Lázaro Cárdenas y a sus espaldas se encuentran unas escaleras construidas con granodiorita, una piedra que semeja la textura del granito, las cuales abren paso hacia cada uno de los costados del plantel y dirigen al piso superior, donde se encuentra el salón de actos. 

Con una capacidad para albergar hasta 500 personas, el salón de actos del Centro Escolar Revolución envuelve a sus visitantes entre vitrales importados desde Italia para rememorar hechos históricos: por un lado, se encuentra la referencia a la Conquista española con la imagen de Cuauhtémoc, seguido de la Independencia con la figura de Miguel Hidalgo.

En el otro costado aparece la Reforma con Benito Juárez y la época de la Revolución con Francisco I. Madero y, finalmente, al fondo del salón de actos se encuentra un gran mural que refuerza la historia de la Conquista española con la imagen de dos indígenas que en sus pies tienen a un hombre con armadura y casco.

Mantiene la capacidad de seguir educando

El paso de los años inevitablemente le ha cobrado factura a las instalaciones del plantel educativo, por lo que las butacas instaladas en la década de los 50 en el interior del salón de actos –donadas por el entonces cine de arte Indio Fernández– fueron retiradas, pero la actual Dirección planea restaurarlas y sumarlas al proyecto de recuperación en el que también figurarán algunas de las bancas originales en que los primeros estudiantes tomaron clases. 

Aunque también se han rehabilitado algunos de los candelabros originales y en el transcurso del tiempo se han sumado iniciativas para mejorar el aspecto de las instalaciones, como murales a cargo del docente Olaf Sosa y algunas imágenes realizadas por universitarios, los maestros y padres de familia luchan por rescatar el plantel habilitando poco a poco los salones que se encuentran en desuso. 

Hoy se espera que algunos de los primeros estudiantes y docentes que recorrieron los pasillos de la escuela regresen a conmemorar su 83 aniversario; sin embargo, el personal actual no pretende que el Centro Escolar Revolución represente únicamente una gran historia que rememora momentos de auge de principios del siglo pasado, sino que la comunidad sepa que sus aulas aún tienen la capacidad de seguir educando a la infancia juarense. 

agomez@redaccion.diario.com.mx

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search