Cubanos en Juárez: entre trabajo y hacinamiento buscan una nueva vida

Viven en hoteles del centro, la renta la pagan entre todos en la espera de una entrevista para asilo en el vecino país

Daniel Domínguez
El Diario de Juárez
miércoles, 17 abril 2019 | 10:38
El Diario de Juárez


Ciudad Juárez.- Hacinados, durmiendo uno casi encima de otro y pagando entre 100 y 150 pesos diarios por persona, así viven algunos cubanos en hoteles viejos de la Zona Centro. 

De 10 y hasta 14 personas se acomodan en un reducido cuarto del hotel ubicado en la avenida Juárez, desde hace más de un mes.

Tienen que pagar por el espacio y turnarse para bañarse durante el día, debido a que no quieren estar en la Casa del Migrante ni el Colegio de Bachilleres, porque están saturados y además les imponen reglas.

Caminan durante el día por la avenida Juárez y se mezclan entre vendedores, personas que van a El Paso y alguno que otro 'puchador' de droga que se les ha acercado para ofrecerles alguna dosis de cristal o cocaína. 

Pablo de Jesús es un cubano que aceptó platicar con El Diario a cambio de no tomar una impresión de su rostro. 

Dijo tener 23 días en esta frontera y que se encuentra esperando que llegue su turno para ir a la cita migratoria en El Paso pero está desesperado.

Le robaron su teléfono móvil en un restaurante de la avenida Juárez y el dinero, que familiares le brindaron cuando inició su travesía se agota cada día. 

Para llegar a México tuvo que sortear muchos peligros, más cuando un 'coyote' al que pagó 6 mil dólares, los dejó a él y cuatro personas más, abandonado en la sierra colombiana.

"En la sede migratoria de México, en Chiapas, los trataron bien, ahí nos dieron estancia provisional y con ese permiso estamos aquí, ahora queremos llegar a Estados Unidos porque tenemos familia que nos espera y también queremos trabajar", dijo Pablo de Jesús. 

Minerva Soraya Ramos, una cubana que llegó apenas hace seis días, señaló que ayer encontró trabajo en una pequeña fonda.

Dijo que junto a su pareja y otro familiar se vinieron de Cuba y al llegar a México, fueron tratados mal por autoridades migratorias en Tapachula, Chiapas.

Después de conseguir un amparo para movilizarse por territorio nacional, lograron llegar a esta frontera con poco dinero, pero con la esperanza de lograr asilo en Estados Unidos en breve.

"Creemos que va a tardar unos dos meses para nuestra cita migratoria y mientras vamos a trabajar aquí para poder pagar mil 100 pesos por semana que nos cobran de renta en unos cuartitos de la colonia Hidalgo", señaló Ramos.

Dijo que la gente de Juárez los ha tratado bien, incluso piensan establecerse aquí en la ciudad si la autoridad norteamericana les niega el asilo.