Crisis ya se salió de control: Casa del Migrante

Reclaman falta de liderazgo y logística de acción

Hérika Martínez Prado
El Diario
sábado, 06 abril 2019 | 06:00

La crisis migratoria en Juárez “ya se salió de control” en todos los aspectos, y continúa sin haber un liderazgo ni una logística de acción, lamentó el director de la Casa del Migrante de Ciudad Juárez, Javier Calvillo.

El sacerdote destacó la ausencia del Gobierno federal en un problemática que ya afectó a la comunidad binacional en la economía, su dinámica diaria; con miles de migrantes en espera de cruzar a Estados Unidos, grupos que acuden diariamente el río para entregarse y decenas que ya han sido retornados.

“Ya cuando se llegó al estado de que si se cierra o no se cierra la frontera hay muchas especulaciones, pero mucho tiene que ver la realidad de las migrantes, de los que están solicitando asilo político y tiene que ver con grupos de migrantes que se están entregando con los tiempos de espera en los puentes y mayor seguridad en el muro”, apuntó.

Calvillo destacó que mientras que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump; gobernadores, jefes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y de la Patrulla Fronteriza están saliendo a dar sus posturas, en México sigue la ausencia de las autoridades federales.

“Es cierto que esto es de los tres niveles de gobierno, de la sociedad y de las organizaciones, pero quien debe llevar la batuta es el Estado mexicano, ¿cuál es la postura del presidente –Andrés Manuel López Obrador–, de Relaciones Exteriores, del Instituto de Migración? ¿Qué gobernador ha dado una postura del tema? No hay liderazgo, no hay una logística”, dijo el sacerdote.

Con más de 10 mil 600 migrantes que han arribado a la ciudad de octubre a la fecha, y más de 3 mil 500 en espera de poder cruzar la frontera para solicitar el asilo político, Juárez sigue siendo invisibilizada.

“¿Qué hacemos nosotros como sociedad ante el problema? Porque ni la Comisión Nacional de Derechos Humanos le ha entrado, solo la Comisión Estatal, ¿Por qué en Tijuana sí estuvieron hasta la ONU y aquí no?”, dijo el sacerdote.

Mientras que las maquilas y transportistas están teniendo graves pérdidas con los tiempos de espera para cruzar las mercancías a Estados Unidos, también está siendo afectada la comunidad binacional que estudia o trabaja del otro lado de la frontera.

“Los bienhechores nos dicen que no van a poder cruzar este mes, nos dicen que sus hijos que estudian allá ya se quedaron allá esta semana. La migración ya afectó a la comunidad binacional, ya dicen ‘ya que se vayan –los migrantes–’, ‘ya que se larguen’. Esto ya se salió de control”, lamentó el director de la Casa del Migrante. (Hérika Martínez Prado)