Juárez

Crece consumo de cristal entre los más jóvenes

Empiezan a consumir la droga entre los 13 y 14 años, menciona el director estatal de Ceaadic

Tomada de internet

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

lunes, 05 abril 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— La cantidad de consumidores de cristal incrementó durante el último año en Ciudad Juárez al mismo tiempo que disminuyó la edad de inicio de consumo de esta droga, indicó Martín Ruiz, director estatal de los centros de Atención contra las Adicciones (Ceaadic).

Dijo que, aunque debido a la pandemia no se realizó la Encuesta Nacional y Estatal de Adicciones que se hace cada año, se cuenta con la información que reportan cada semana los centros que atienden a personas con adicciones, en donde se especifica cuántos usuarios ingresaron, el tipo de droga de impacto y el tipo de droga de inicio.

“Desgraciadamente hemos visto que ha aumentado muchísimo el consumo de cristal, y lo que más nos preocupa es que ha disminuido mucho la edad de inicio de esta sustancia, estamos hablando de que ahorita están empezando entre los 13 y 14 años a consumir cristal los jóvenes”, mencionó.

Los indicadores con los que han observado el incremento del consumo de cristal son el de las personas ejecutadas, el de las personas que ingresan a un centro de atención residencial por consumo y el de las personas que solicitan apoyo en los tres centros de Atención para las Adicciones (CAPA).

Sólo en el ingreso a los centros de tratamiento residencial existe un incremento del 25 por ciento, refirió.

Se cuenta además con otra fuente de información, que es el Sistema de Justicia Terapéutica, en el que personas de entre 12 y 28 años de edad que han tenido algún problema con la justicia cuentan con la opción de, en vez de ir a la cárcel, llevar un tratamiento por seis meses para dejar el consumo; en este también se ha observado un incremento, detalló.

“El problema del cristal es que es muy adictivo y la gente batalla mucho para dejar de usarlo, y luego los riesgos de sobredosis son muy altos, por ejemplo, con la mariguana es muy difícil que alguien tenga una sobredosis, pero con el cristal es mortal”, destacó.

Las reacciones más severas del consumo del cristal es que las personas se descalcifican, se les quiebran los huesos ante cualquier golpe leve y se les caen los dientes o se les pintan de café, ya que contiene una sustancia llamada fósforo rojo.

Dijo que los consumidores de esta droga también pierden peso corporal debido a que no les da hambre y sufren de estreñimiento severo.

“Parecen zombis de verdad, los ve uno en la calle y dice, pues si yo te conocí hace seis meses y bajaste 25 kilos, y empiezan a sentir daños en el riñón porque tiran calcio por la orina y todo esto el consumidor lo ignora porque piensa que porque es una pastilla no le causa daño”, refirió.

Incrementa circulación de drogas sintéticas en la ciudad

El fiscal de Distrito en la Zona Norte, Jorge Nava López, dijo que la cifra de homicidios en la ciudad obedece también a un incremento en la circulación a las drogas sintéticas.

Nava López urgió a que este sea considerado un problema de salud, ya que en el 80 por ciento de los casos, los consumidores de estas sustancias pueden tener justicia terapéutica.

“No solamente le están causando un daño a su salud y a la sociedad, sino a sus parientes, son familias que están destrozadas por completo, que todas las consecuencias de usar estas drogas impactan de manera directa en las familias”, mencionó.

Por su parte, Paola Castor, coordinadora del Centro de Operaciones Estratégicas o Unidad de Narcomenudeo de la Agencia Estatal de Investigación, había mencionado que en los últimos dos años se ha observado un incremento en la cantidad de mujeres que se involucran en la venta de cristal debido a que, en la mayoría de los casos, también son consumidoras, por lo que coincidió en que, más que criminalizarlo, es un problema de salud.

Busca ayuda 

Juan tiene 24 años y desde los 14 años empezó a consumir drogas. Con el paso del tiempo a su consumo le fue sumando diferentes sustancias y fue así como llegó a sus manos el cristal, del cual ahora busca rehabilitarse.

“Empecé con el agua celeste, de ahí la mariguana, las píldoras y el cristal, llega un punto en que sientes que esa droga ya no hace nada y vas cambiando y cada vez es más”, mencionó.

Juan acudió al Ceaadic como requisito para mantener la libertad debido a que es parte del programa de justicia terapéutica luego de que hace unos meses, cuando acudió a comprar droga, localizaron una persona asesinada en el lugar, por lo que lo acusaron de ser uno de los responsables, según narró.

“Arrastra uno a toda su familia, ellos son los que la llevan porque a uno le vale gorro, anda todo drogado, mi mamá es la que siempre está al pendiente de todo y ya está más acabadona, además de que me separé y tengo una niña”, comentó. 

Dijo que en esta droga gasta mil 500 pesos a la semana en promedio, por lo cual también es difícil sostener la adicción y obtiene el dinero de donde puede.

mgonzalez@redaccion.diario.com.mx