Convierten calle en mercado

Comerciantes obstruyen vialidades en la colonia 16 de Septiembre

Verónica Domínguez
El Diario de Juárez
jueves, 07 febrero 2019 | 06:00

Ciudad Juárez— Decenas de locales que comercializan diversos productos en un mercado de segundas ubicado en la colonia 16 de Septiembre, al poniente de la ciudad, obstruyen las vialidades y banquetas y provocan embotellamientos.

De acuerdo con la medición de Google Maps, es de alrededor de 700 metros la extensión en donde se encuentran instalados los puestos.

Desde la Isla Hong Kong hasta la Isla Célebes, sobre el viaducto Díaz Ordaz y en una brecha de la Isla Borneo se encuentran puestos que ofrecen comida, electrodomésticos, ropa, zapatos, artículos de plomería, entre otros; están apostados en los siete metros de ancho que mide la vialidad principal.

Leonel Ortega, director de Comercio Municipal, dijo que en la actual administración tienen restringidas las solicitudes para la instalación de mercados, y no se han permitido autorizaciones.

En cuanto los permisos para vender en las segundas de la colonia 16 de Septiembre, dijo que los comerciantes sí los tienen pero el mercado ya está sobresaturado.

Agregó que ya se ordenó una inspección la próxima semana para platicar con los vecinos y conocer si tienen molestias; sin embargo, hasta la fecha no ha recibido quejas de los moradores de ese lugar.


Son vecinos propietarios de algunos puestos

Daniel, quien vende ropa y tenis de segunda mano, comentó que algunos vecinos son propietarios de los puestos y salen a ponerlos afuera de sus casas, por lo que cree que para ellos no hay ningún problema.

“Nos ponemos de acuerdo todos y hacemos trato aquí para que todo funcione, pero nosotros no podemos controlar si las personas se cruzan las calles sin precaución, la gente que viene aquí ya sabe cómo se pone”, refirió el entrevistado.

“Nosotros estamos con permiso y la mayoría lo está; si aquí hubiera accidentes o problemas graves la gente de todas estas colonias no vendría a comprar, ya estarían encima de nosotros las autoridades, y aquí siempre está lleno. Sólo es cuestión de respetar los lugares de cada quien, respetarse los peatones y los automovilistas”, agregó Daniel.

Por su parte Raúl, un cliente frecuente en un puesto de chicharrones, mencionó que las segundas han crecido demasiado y se han extendido a otras calles cercanas.

“Yo tengo viniendo como tres años, me encanta venir aquí. Tenemos que caminar con precaución y ser respetuosos; a nosotros los vecinos, los que vivimos unas cuadras atrás no nos afecta, y cuando vemos que pasa algo sospechoso o que alguien se enoja o quiere adueñarse de las calles con su carro, nosotros mismos le hablamos a Tránsito o a la Policía, comentó Raúl.

Sarahí Guzmán consideró que es muy peligroso cruzar las calles con la niña tomada de la mano, y prefirió llevarla en una carriola para recorrer el mercado.

“A mí me gusta venir de compras. Aquí compro los pañales, me sale mejor que ir a otros lados; lo único que yo veo es que sí deberían tener vigilancia de Tránsito porque se hace mucho tráfico. A veces se pelean entre los automovilistas porque se saturan algunas calles”, expresó Guzmán.

Margarita Salinas, quien acude cada miércoles para comprar ropa, dijo que para ella no es una molestia que frente a su domicilio se estacionen o se ponga un puesto, lo que le preocupa es que los vehículos transitan en ambos sentidos y hay poco espacio para que pasen los peatones. 

“La gente que aquí trabaja es porque tiene necesidad, no pasa nada malo aquí, pero sí necesitamos que haya un poco de orden porque hay automovilistas o camiones muy irresponsables”, expuso Salinas. (Verónica Domínguez / El Diario)


vdomí[email protected]