Juárez

Consideran regularización un ‘premio a las mafias’

Será un golpe al comercio automotor formal que genera empleos e impuestos: AMDA

Manuel Quezada
El Diario de Chihuahua

jueves, 14 octubre 2021 | 09:54

Archivo / El Diario de Juárez

Chihuahua— La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), señaló ayer que al firmar el decreto para una nueva regularización de autos, el próximo sábado 16 de octubre, el presidente Andrés Manuel López, premiará “a las mafias que se enriquecen con el contrabando de este tipo de unidades”.

Subrayó que será un duro golpe al comercio automotor formal que genera empleo e impuestos, el cual aún enfrenta las repercusiones por la pandemia del Covid-19 y la crisis de los semiconductores.

Aseguró que después de 19 procesos de regularización desde 1979 a 2011, el fenómeno de los vehículos ilegales no ha disminuido, y ahora es más evidente que nunca ver ese tipo de unidades circulando en toda la frontera ante la omisión de las autoridades.

Señaló que algunas de estas unidades son del segmento de lujo y deportivos que nada tienen que ver con la justificación social que organizaciones afirman para su regularización por apenas una cuota y sin pagar los impuestos que realmente ayudarían a mejorar sus condiciones de vida. 

Por lo que hace a la versión de que los autos irregulares son usadas para realizar diversos delitos, precisó que es notorio que las unidades en que se efectúan los actos criminales son aquellas que están en condiciones mecánicas que les aseguren su objetivo y proceden generalmente del robo de modelo reciente que son fácilmente desechados después de su uso.

La AMDA indicó que es importante mencionar que la introducción y comercialización de vehículos usados procedentes de Estados Unidos sin cumplir las formalidades del procedimiento aduanero, es un delito que se ha pretendido resolver sin éxito mediante disposiciones del Poder Ejecutivo y el Legislativo.

Planteó que este proceso de regularización que firmaría el presidente Andrés Manuel López será un fuerte golpe al comercio formal de vehículos, ya que no sólo se limitará a los estados fronterizos, sino que lo ampliará a todo el país, situación que lejos de limitar el problema lo hará más grande.

Recordó que desde el 29 de junio se le solicitó al presidente de México una audiencia para explicarle las repercusiones de su propuesta que anunció originalmente desde 27 del mismo mes en Baja California.

Agregó que durante julio y agosto la importación legal de vehículos usados crecieron 69.8 y 84.9%, equivalente a cinco mil 655 y seis mil 493 unidades adicionales, respectivamente; mientras que la internación ilegal creció en igual o mayor porcentaje por la esperanza de poder regularizarse en breve.

Y peor aún, la legalización que se viene provocará una baja en el valor de hasta 20 por ciento de las unidades de mismo año-modelo usados nacionales debido a la sobreoferta que se generará, ya que el propietario al ver que su unidad usada cuesta menos decidirá posponer su venta o retardar su renovación, afectando aún más la cadena de comercialización de cambio de usado a seminuevo o de seminuevo por uno nuevo.

En reiteradas ocasiones, la AMDA ha señalado que la importación de vehículos usados es factible realizarse de conformidad al decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 24 de diciembre de 2020. 

Precisaron que al margen de la buena fe en la que pudieron incurrir quienes poseen vehículos ilegales, no pueden dejar de observar que la introducción y comercialización de los mismos, es un delito que beneficia a organizaciones criminales. 

Agregó que es fundamental recordar que la importación es permitida cuando se cubren los requisitos previstos por la Ley, sin embargo, se convierte en un grave problema para el mercado interno y para los propietarios de un vehículo en regla cuando los vehículos usados introducidos a territorio nacional presentan pésimas condiciones mecánicas. 

Los autos catalogados por las aseguradoras estadounidenses como salvage, pérdida total o chatarra, no pueden seguir siendo introducidos al mercado mexicano por elemental seguridad además de representar un grave riesgo tanto a los propietarios como a terceros. 

Si bien la movilidad eficiente y segura es un derecho de cualquier ciudadano, es un falso dilema considerar que sólo mediante la posesión de un vehículo particular se puede garantizar dicho derecho, aún a costa de la violación sistemática y concertada de la ley. 

La regularización de vehículos ilegales afectará en primer término el patrimonio de los ciudadanos propietarios de vehículos en el país, quienes cumplen con sus obligaciones fiscales, al disminuir el valor de los mismos ante la saturación de la oferta que se dará con la regularización. 

close
search