Juárez

Conserva esperanza de hallar a Jocelyn

A nueve años de su desaparición, mamá no deja de buscarla

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

jueves, 30 diciembre 2021 | 11:10

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez | Conmemoración de su cumpleaños, el 28 de mayo de 2019

Ciudad Juárez.— Jocelyn Calderón Reyes tenía 13 años de edad, era una niña alegre que había elegido emocionada la ropa que estrenaría esa Navidad y ya estaba planeando de qué color sería su vestido de 15 años, pero el 30 de diciembre de 2012 desapareció en el Centro de Ciudad Juárez. 

Hoy se cumplen nueve años que la separaron de su familia y que dejaron a su mamá, Perla Reyes, “muerta en vida”, buscándola en medio de la impunidad y la apatía de las autoridades.

“Es otro año más de la desaparición de mi hija y yo alzo la voz, yo pido que la busquen; ya son nueve años, ya son más de 3 mil 278 días que ya no está conmigo, desgraciadamente es otro año más”, reclamó la madre. 

Jocy, como le llama su mamá de cariño, nació el 19 de mayo de 1999 y estudiaba en la  secundaria Federal número 3, cuando el 30 de diciembre de 2012 fue invitada a una fiesta, a través de Facebook, por una amiga quien le presentaría a otro amigo. 

Su amiga, llamada Cinthia, pero quien utilizaba un seudónimo en redes sociales, la citó en la Plaza de Armas, frente a Catedral. Y aunque tras la desaparición le aseguró a las autoridades que nunca conoció a Jocelyn en persona y que sólo eran amigas a través de Facebook, su hermana ya las había visto juntas, y amigas de Jocelyn le aseguraron a su mamá haberla visto en la parada del camión en compañía del presunto amigo. Sin embargo, ninguno de los dos fueron investigados. 

“A ella la entrevistaron y ella dijo que no conocía a Jocelyn en persona y la dejaron ir. Después me dijeron que había muchas irregularidades en la carpeta de investigación, que había elementos con los que pudieron encontrarla, pero ya habían pasado años”, lamentó la madre, quien ha dedicado los últimos nueve años de su vida a buscar a su hija desaparecida. 

Jocelyn “es una niña muy alegre, muy cariñosa, muy chiple, muy querida por tantas personas. Era sencilla, muy sonriente, muy soñadora, ella quería seguir estudiando, tenía el sueño de sus 15 años”, narró la madre de siete hijos más. 

Perla recodó que como una semana antes de que desapareciera, ella llevó a sus hijas a comprar la ropa que estrenarían en Navidad e iban hablando de que ella quería su quinceañera; aún no sabía cuál color elegir, aunque estaba más inclinada por el morado o el verde. 

Una lucha que no termina

Cuando desapareció, Perla comenzó su búsqueda sólo junto a su esposo, esperando que las autoridades encontrarían a su hija pronto. 

“Yo decía: yo la voy a encontrar, yo la voy a encontrar. Duramos casi dos años su papá y yo que no parábamos de buscarla, desde que amanecía hasta la noche, a donde quiera que nos decían íbamos, nos metíamos a casas, nos íbamos a los cerros, no había ni un rincón que no pudiéramos buscarla, pero desgraciadamente tenemos que despertar de nuestro sueño y vivir la vida real que es muy difícil con esta sociedad que tenemos tan corrupta, tan violenta; no me puedo explicar cómo puede haber gente que les haga todo este daño a esas jóvenes. Sólo me queda dejarla en manos de Dios”, dijo ayer la madre. 

En enero de 2013, unió su lucha a la de otras madres. Algunas ya tenían años buscando a sus hijas, por lo que Perla deseaba no tener que vivir su misma historia; sin embargo, hoy suma nueve años buscando a su hija sin obtener respuesta, lamentó. 

“Lo que yo quiero es que la gente vea que aún sigue desaparecida, que no me olvido, que aún sigo buscándola, así puedan pasar mil años, yo la seguiré buscando hasta encontrarla. Y exigiendo que la busquen. Y exigiendo justicia por todas esas jovencitas que siguen desaparecidas y que han sido víctimas de feminicidio. Quiero que encuentren aunque sea a una”, pidió la madre. 

En nueve años, Perla ha participado en caminatas, manifestaciones, ha acompañado a otras madres y ha sido también apoyada por ellas, ha recibido además llamadas en las que le han asegurado que Jocelyn está con vida; sin embargo, no existe ningún avance en la carpeta de investigación, aseguró. 

“Hasta el día de hoy nunca ha habido nada, aunque yo haya llevado indicios, porque fueron más de seis años en los que me decían que la veían, en diferentes partes de la ciudad. Y nunca la Fiscalía llegó a dar con su paradero, nunca han podido dar con quienes está. No hay nada, nada más dicen que siguen en la búsqueda”, comentó. 

Aunque dijo haberse puesto contenta porque hace dos o tres años cambiaron a uno de los investigadores que lleva el caso de su hija, después de nueve años no está segura que la estén buscando.

“Por eso, yo se la encomiendo a Dios, porque para nosotros no hay más fe, no hay más poder que el de Dios. Nosotros como mamás estamos encomendadas a Dios, se las ponemos a Dios en sus manos porque él es el único que nos va a poder ayudar, ya sea poniendo gente buena, gente que realmente quiera ayudar a encontrarlas. Hace tres años fue la última vez que le dijeron haberla visto en la ciudad”, externó. 

Siempre que la vieron fue acompañada por dos hombres o dos mujeres, y todas las veces le informó a la Fiscalía General del Estado (FGE). 

Perla también lamentó que en nueve años han cambiado las autoridades municipales, estatales y federales, pero nadie ha hecho nada por prevenir la desaparición de mujeres en Ciudad Juárez y por encontrar a las que ya están ausentes. 

“Ninguno ha hecho nada por las desapariciones de Ciudad Juárez, ni uno. Ya son nueve años que yo tengo en esta larga lucha y ni uno ha hecho nada. Al contrario, ignoran la desaparición como si no fuera un problema grave en Ciudad Juárez, como si no fueran vidas las que están en riesgo. Con (el exgobernador Javier) Corral estuvimos una sola ocasión, y fue muy déspota. Fueron unos minutos, 10 ó 15 minutos, que estuvimos en una mesa. Una mamá le dijo algo que se disgustó, se levantó y nos dejó ahí. Ya era gobernador, tuvimos una sola entrevista con él y así se portó. De ahí jamás nos dio otra cita, jamás nos dio una atención, jamás se volvió a reunir con ninguna de las mamás de desaparición de Ciudad Juárez”, aseguró. 

Perla le pidió ayer a la gobernadora María Eugenia Campos y al fiscal estatal Roberto Fierro, que se pongan en los zapatos de las madres que buscan a sus hijos, para que realmente hagan algo por encontrarlos. 

“Me gustaría que alguna vez se pusieran en nuestros zapatos para que realmente sientan lo que es estar muerta en vida desde que ellas desaparecieron. Que se sensibilice ella como mujer, porque ni una mujer tendría que peligrar en Ciudad Juárez por el hecho de ser mujer, (la desaparición) es un riesgo que toda mujer lleva y una de ellas fue mi hija, como muchas de las jovencitas. Que ella piense que puede ser su hija, su hermana, lo que ella sienta, pero que realmente lo sienta, porque si no lo siente como propio nunca va a hacer nada”, le pidió a la gobernadora. 

close
search