Juárez

‘Conocería el mar, ya no se le cumplió’

Brayan vela los cuerpos de su madre y su pequeña sobrina, a quienes llevaba primero a pagar una manda y de ahí a disfrutar unas vacaciones

Gabriel Cardona

Mayra Selene González /
El Diario

domingo, 08 diciembre 2019 | 06:00

“Iba muy contenta porque iba a conocer el mar, pero pues ya no se le cumplió”, recuerda Brayan, con la voz entre cortada, su sobrina Esther Yeraldin, de cuatro años de edad, quien junto con su abuela Verónica, de 42 años, madre de Brayan, murió en el accidente carretero del camión ‘pirata’ que salió de Ciudad Juárez con destino a Torreón.

Con un parche en la nariz y visibles golpes en la cabeza, al lado de su esposa a quien también se le observan las lesiones por el accidente, Brayan vela los cuerpos de su madre y su pequeña sobrina, a quienes llevaba primero a pagar una manda y de ahí a disfrutar unas vacaciones.

La pequeña había sanado de una infección en el cerebro que surgió a consecuencia de una propagación del oído, por lo que tuvo una cirugía de alto riesgo; otro de los dos hijos de Brayan también se había recuperado de una enfermedad, por lo tanto, Brayan, su esposa y su madre quisieron ir a cumplir la promesa religiosa que hicieron.

Su destino era Gómez Palacio donde visitarían a la familia, de ahí partirían hacia San Juan de los Lagos a pagar la manda y por último llegarían a Mazatlán para conocer el mar, narra Brayan.

“Íbamos a Gómez, llegaríamos al siguiente día, nos estaríamos todo ese día y ayer saldríamos a San Juan de los Lagos a pagar la manda de cuando mi niño estaba malo internado y mi sobrinita, íbamos a pasar un rato con mi tía, la hermana de ella que vive en Gómez y venirnos para acá y celebrar Navidad aquí”, mencionó.

 La ilusión con la que abordaron el camión la noche del miércoles, se vio interrumpida por un estruendo.

“Cuando se oyó el golpazo del camión ella gritó (su mamá), yo no perdí la noción, nunca me desmayé, luego luego me levanté, arriba de mi cayeron personas, pacas de ropa, asientos, a mi niño y a mi sobrinita los saqué inconscientes, a ella todavía viva la saqué de ahí, ya como a los tres minutos me dijo el de la ambulancia que falleció, mi mamá quedó aplastada por todo, por las pacas de ropa, los asientos, el forense me dijo que ella falleció al instante”, recordó.

Antes de que la tragedia ocurriera todo era ilusión, menciona Brayan, “la niña decía que ella iba a la playa”, dijo mientras intentaba no llorar.

Los cuerpos de Verónica y Esther Yeraldin fueron velados ayer en un domicilio de la colonia Independencia en esta ciudad, los dos ataúdes estaban rodeados de flores mientras familiares, vecinos y amigos llegaban consternados.

“Así no deberían de haber sido las cosas, mi mamá fue chofer de camiones de maquila y siempre fue muy responsable en su trabajo, nunca tuvo un accidente en ocho años que trabajó”, mencionó con impotencia.

‘Pagaron mordida al federal’

En medio del sufrimiento por la muerte de su madre y sobrina, Brayan pide que se haga justicia.

“Mucha culpa la tiene el federal de caminos que permite eso, él nos estaba esperando a la salida de Juárez, el camión llegó y se paró, se bajó la señora y el señor que llevaban las pacas de ropa y le dieron el dinero al federal de caminos, aquí en la salida donde están los soldados”, mencionó.

Detalló que sólo en la parte de adentro del camión, junto al baño, iban al menos 14 pacas de ropa, más las que se colocaron en el compartimento de abajo.

“Yo no sé por qué es injusta la ley, a veces que friega al pobre, esta fayuca viene de El Paso, en transportadora Gámez donde agarramos el camión, el cuarto que tienen a un lado lo tienen lleno de pacas, ya ahorita ya no, pero pasando un tiempo verán que lo van a tener otra vez lleno de pacas de ropa y los camiones todos los días salen llenos de pacas”, refirió.

mgonzalez@redaccion.diario.com.mx