PUBLICIDAD

Juárez

Confusión con el cuerpo no es caso aislado, dicen

Han sucedido al menos 10 casos en los últimos seis meses, asegura Unión de Funerarios

Mayra Selene González / El Diario de Juárez

jueves, 27 enero 2022 | 06:00

Gabriel Cardona / El Diario de Juárez | La familia del menor sale del Semefo

PUBLICIDAD

Ciudad Juárez.— La Unión de Funerarios de Ciudad Juárez aseguró que la confusión en el caso del menor Kevin no es un hecho aislado. Marcelo Ruiz Cantú, dirigente de esta organización, manifestó que en un lapso de seis meses han ocurrido al menos 10 casos en que se han entregado cuerpos equivocados a diferentes funerarias, pero que las bolsas han sido abiertas en la rampa del Servicio Médico Forense (Semefo) y se ha rectificado el error sin que lleguen a velación, como ocurrió con el caso del adolescente.

Ante esta situación, solicitaron que se revisen, caso por caso, los cuerpos que fueron entregados desde la fecha en que se reportó su ausencia, ya que pudo ser entregado a otra familia o incluso cremado.

PUBLICIDAD

Aclaró que el error se originó desde el Semefo y la identificación que previamente realizaron los padres, y no en la funeraria, que sólo presta el servicio una vez terminado todo el protocolo. 

“Hay una rampa de entrega, todos los cuerpos de Semefo vienen con la bolsa de seguridad, si nosotros tomáramos la bolsa de seguridad tal cual sin revisar, recuerde que a nosotros nos contratan y nos dicen ‘vaya por un cuerpo y es el de mi ser querido’, yo no conozco a su ser querido, yo llego y está escrita la leyenda de que es esa persona, ha habido ocasiones que de ahí de la rampa, cuando salimos, abrimos la bolsa y no es, eso ha sucedido, Semefo no lo puede negar”, mencionó.

Dijo que si Semefo entregó el cuerpo equivocado y la familia se da cuenta y ya no encuentran el cuerpo, es necesario realizar un cotejo funeraria por funeraria sobre los cuerpos entregados a partir de esa fecha, pues debido a la gran cantidad de casos Covid, muchos de los cadáveres que se entregan van directo a cremación.

“Sale el cuerpo sellado, se mete en un ataúd cerrado, se deposita, se inhuma o se crema sellado y pudo haber sido esa situación”, comentó.

Insistió en que esta equivocación no es atípica, por lo que no se descarta la posibilidad de que el cuerpo de Kevin se haya entregado mal identificado a alguna funeraria y que haya sido velado, enterrado o incluso cremado.

Dijo que tanto la Funeraria Ríos como el resto de las empresas de este giro están dispuestas a trabajar con Semefo para analizar las entregas hechas en los últimos días y dar una respuesta clara a la familia, que, destacó, en este momento debe ser la prioridad.

A raíz de la llegada del Covid-19, las cremaciones directas se incrementaron casi en un 300 por ciento, añadió.

“Sí busco que Semefo no se exima de la resposabilidad y nos abramos a entender que hay un problema, personas del medio me lo dijeron: se pudo haber entregado ese cuerpo, se pudo haber ido a cremación directa”, puntualizó.

‘Madre ya lo había identificado’

Madga Ríos, propietaria de la empresa Funeraria Ríos, aseguró que fue hasta después de varias horas de abierta la caja cuando la madre del menor Kevin se percató de que no era su hijo.

“Es todo un proceso, por ejemplo, en el caso del niño Kevin, la familia al ver el cuerpo en fotografías e identificarlo, Fiscalía se queda conforme, nosotros igual; si la familia lo identifica ante la autoridad y todavía vinieron aquí, y aquí mismo la señora vio el cuerpo, lo besó como si fuera su hijo, uno también está conforme. Es todo un proceso, depende de la familia de que estén seguros que sea su familiar al que hayan identificado”, explicó.

Posterior a que la familia y la Fiscalía General del Estado (FGE) concluyen todo el protocolo de identificación, lo recoge la funeraria y lo lleva a velación, por lo que responsabilidad se originó desde el primer proceso y no en la funeraria, aclaró.

“Fue primero en Fiscalía por fotografías que es el procedimiento, pero igual cuando vinieron a las instalaciones y vieron el cuerpo, la mamá lo identificó como si fuera su hijo, hasta de rato que ya alguien le dijo que no era, pero yo creo que la confusión empezó con los papás”, detalló.

Ríos insistió en que la inconformidad que tiene su empresa es que, de manera irresponsable, Javier García, jefe de Servicios Periciales, los culpó ante la familia y los medios de comunicación sin verificar previamente.

“Incluso se le habló desde la 1:00 de la mañana cuando nos dimos cuenta de la equivocación y no vinieron, vinieron aquí hasta las 11:00 de la mañana, cuando la familia fue a protestar al Semefo (Servicio Médico Forense)”, señaló. 

 El 18 de enero se reportó la ausencia del menor Kevin Adrián León Contreras, de 14 años de edad; cuatro días después, la FGE informó a la familia que el mismo 18 de enero su cadáver fue localizado en la calle Ramacoi del fraccionamiento Roma.

En dos ocasiones, la madre no logra identificarlo por fotografías, por lo que el 22 de enero el padre del menor identifica los restos. Se informó que se practicaría examen de ADN para dar certeza, lo que no se realizó. Ese mismo día y sin resultado del examen, el Ministerio Público autorizó la salida del cuerpo a la funeraria. 

Ante el hecho de que el cuerpo no fue localizado en el Semefo, el martes la FGE reactivó la pesquisa de la búsqueda del menor. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search