Juárez

Confunde síntomas de infarto con coronavirus

Los hijos de la mujer narraron que su madre había muerto en la ambulancia y al llegar a la clínica el doctor dijo que era posible Covid

El Diario de Juárez / Trabajadores de la salud afuera de la clínica donde fue recibida

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

viernes, 24 abril 2020 | 15:18

Ciudad Juárez— Según el certificado de defunción, la mujer de 57 años originaria de El Mimbre, municipio de Guadalupe, quien murió ayer cuando era trasladada en una ambulancia a la Clínica Rural San Agustín sufrió un infarto.

Ayer sus hijos tuvieron que esperar aproximadamente cinco horas y media en el exterior de la clínica, porque aseguraron que el medico les dijo que su madre había muerto de posible Covid, y las autoridades no les permitieron que la funeraria de Guadalupe que ellos habían contratado se llevara el cuerpo, por falta del equipo especial de protección.

Sin embargo, de acuerdo con el gerente de la funeraria Memorial, Marcelo Ruíz, informó que el medico legista señaló finalmente como causa de muerte un infarto y en un segundo renglón escribió que tenía 10 años con diabetes. 

Los hijos de la mujer narraron que su madre había muerto en la ambulancia y al llegar a la clínica el doctor dijo que era posible Covid porque había tenido dolor de garganta y problemas para respirar, pero ellos se negaban a aceptar que pudiera estar contagiada del virus, ya que aseguraron que no salía de su casa.

“Ellos dicen que murió de Covid, pero no es eso, nosotros somos sus hijos. Ella comía bien y todo. No tenía ni calentura. Era ama de casa, no salía y allá en el rancho pues nadie tiene eso (Covid-19)”, argumentó uno de sus hijos la tarde del jueves.

Bajo un árbol, en el exterior de la clínica, apenas a unos metros de la ambulancia, sus dos hijos permanecieron desde aproximadamente las 11 de la mañana hasta las 4:30 de la tarde, esperando su traslado a la funeraria, ya que por ser sospechosa de Covid-19 tuvo que tener un traslado especial, sin una necropsia.

“Que nos la den y nosotros la enterramos allá”, pedía uno de sus hijos, sin embargo, fue hasta que llegó una carroza con dos hombres vestidos con overol, cubre-zapatos, guantes, lentes y cubrebocas, que les permitieron trasladarla. 

“Ellos (funeraria) van a tramitar el certificado de defunción. Dijeron que era posible Covid (el personal medico de la clínica) y van a tardar unos días en entregarnos el cuerpo, porque lo van a desinfectar”, informó su hijo. Sin embargo, hoy la funeraria confirmó que el certificado de defunción estableció que se trató de un infarto.