Juárez
Violencia contra menores

Confinamiento rompe patrones

Registran nuevos casos durante la pandemia en sectores de clase media

Tomada de internet / Imagen ilustrativa

Alejandra Gómez
El Diario de Juárez

miércoles, 07 abril 2021 | 13:16

Ciudad Juárez— Los principales delitos de los que son víctimas los niños y adolescentes de Ciudad Juárez son la violencia familiar, los abusos sexuales y la violación, de acuerdo con datos proporcionados por el Observatorio Ciudadano de Prevención y Seguridad de Ficosec. 

Durante los primeros meses del confinamiento provocado por la pandemia el número de incidencias aumentó en comparación con el registrado en años anteriores, pero también se rompieron los patrones de las colonias y los días en que tienen lugar estos delitos. 

“Si bien es cierto que los meses de confinamiento (abril, mayo y junio y la mitad de marzo) pareciera que tiene una tendencia clara hacia aumentar es un comportamiento esperado para los primeros seis (y hasta ocho) meses del año”, señaló el reporte. 

Sin embargo, explicó que durante el mes de junio hubo un repunte de incidencias que se equipara al valor máximo registrado en el 2019, lo cual sí pudiera deberse al confinamiento. 

Antes del confinamiento, de acuerdo con datos de la Dirección de Estadística Criminal de la Fiscalía General del Estado, había un patrón de días y horas en que se registraban los actos de violencia familiar, por lo regular durante los sábados y domingos entre las 19:00 y 23:00 horas había mayor incidencia. 

“En los meses de confinamiento el patrón se vuelve un poco más disperso, no se pueden identificar conglomerados de manera fácil. A pesar de esto se mantiene la concentración entre las 19:00 horas del sábado hasta las 2:00 horas del domingo”, informó el reporte hecho por el investigador Jaime García, miembro del Observatorio. 

A pesar de ello, varios de los actos de violencia ocurridos durante la pandemia provocada por el Covid-19 tuvieron lugar en un horario más temprano de lo regular. 

Además, si bien también existe un patrón especial de los lugares en que se comenten los actos delictivos en contra de niñas, niños y adolescentes, con los datos es posible identificar los cambios que trajo consigo el confinamiento para las zonas que antes de las restricciones sanitarias no tuvieron una sola incidencia reportada de violencia familiar y, por lo tanto, una carpeta de investigación.

“Se esperaría que mantuviera un patrón similar a los casos previos pero los resultados muestran un cambio significativo, al parecer los nuevos casos están ocurriendo en los distritos Universidad y Oriente los cuales son los que tienen mejores condiciones sociales y el grado promedio de escolaridad es mayor que el del resto de la ciudad”, señaló el reporte.

El Observatorio analizó los datos acumulados desde marzo a junio, los primeros meses de la pandemia. Del 14 de marzo al 31 de mayo se registraron 79 observaciones, pero hasta el 30 de junio aumentó a 109 observaciones. 

“Para el primer caso no se encontró evidencia estadística para determinar que hubo un cambio. No obstante, para el segundo periodo la evidencia estadística demostró que sí hubo un cambio en la serie, lo que indica que si bien el confinamiento empezó en marzo los efectos de este se empezaron a sentir hasta junio y posiblemente los próximos meses también lo demuestren”, concluyó.

De acuerdo con datos del Centro de Justicia para Mujeres la violencia de que más son víctimas las niñas, niños y adolescentes menores de 17 años es el abuso sexual: registraron 23 casos del 16 de marzo al 27 de abril del 2020, los primeros meses de la pandemia, y en el mismo periodo se registraron 8 casos de violencia psicología y 8 de violencia física. 

Por su parte, la FGE registró que de enero a mayo del 2020 hubo 157 casos de violencia familiar, en el mismo período se señalaron 153 casos de abuso sexual y 103 de violaciones, donde todas las víctimas fueron menores de edad. 

También se registraron 69 casos contra el cumplimiento de obligación alimentaria, 58 por retenciones de menores, 80 lesiones, 28 daños, 31 amenazas, 11 omisión de cuidados, 12 robos, 26 homicidios y 15 casos de sexting.

Ante los datos señalados, el investigador García indicó que “hay una carencia de Estado”, no sólo por parte de las instituciones de seguridad, sino también ante la ausencia de espacios para que los menores de edad convivan y realicen actividades recreativas que les permitan salir del confinamiento en que se encuentran con sus victimarios. 

agomez@redaccion.diario.com.mx