Juárez

Concesionarios de transporte amagan con parar

Mencionan que las medidas del gobernador los están orillando a la quiebra, ya que no cuentan con ningún subsidio por parte del Estado

Javier Olmos
El Diario de Juárez

sábado, 07 noviembre 2020 | 06:00

Concesionarios de transporte público amagaron con parar el servicio la próxima semana, en horas pico, como medida para presionar al Gobierno del Estado para que minimice con ellos la restricción de movilidad aplicada por la contingencia.

Juan Carlos Saldívar, concesionario de la Línea 1A Exprés, advirtió que junto con transportistas de otras rutas están muy molestos por las medidas del gobernador, que los están orillando a la quiebra, y dijo que el transporte está por colapsar.

“Ya estamos teniendo reuniones con más transportistas, se prevé que empecemos a parar la próxima semana”, adelantó, lamentando que, mientras restringen el servicio, “no hay ningún subsidio por parte del Estado ni siquiera para el diésel”.

“Dese una vuelta mañana a la Talamás Camandari en horas pico para que vea qué va a pasar si paramos el servicio”, agregó.

El líder concesionario criticó las medidas implementadas por el gobernador Javier Corral, que aplican para sólo para unos. “Los Uber llenan los carros por cien pesos con más de 3 personas, pero a ellos no les cancelan las concesiones, a nosotros sí”, manifestó.

De acuerdo con Carlos Hernández, concesionario de la misma línea, con el nuevo decreto, el Gobierno del Estado sólo les permite operar de lunes a viernes de 6:00 de la mañana a 9:00 de la noche.

“Y estamos pidiendo que no sea a las 6:00 de la mañana, sino que sea a las 5:00 porque a las 6:00 es un poco tarde para los trabajadores”, manifestó.

En tanto que los sábados y domingos, junto con las líneas 1A, 1B, Juárez Zaragoza, Poniente Sur y Oriente Poniente, sólo operarán con cuatro camiones por ramal, que son los que pasan por clínicas del IMSS y hospitales privados.

Sin embargo, aquí recalcó que no saben ni cómo van a trabajar los fines de semana. “No nos han dicho si será sólo personal de salud, pero no nos vamos a poner a preguntarles a todos los usuarios que a dónde van”, alegó.

Indicó que actualmente están brindando el servicio con el 30 por ciento de las unidades disponibles. Y como algunas de ellas apenas se sacaron nuevas este año, no hay dinero ni para pagarlas.

Para Hernández las restricciones representan pérdidas cuantiosas.

“Claro que para nosotros es una pérdida ya total, de plano están acabando con el transporte, así de plano se lo digo”, manifestó.

“Si quebramos, simplemente no se va a prestar el servicio ya, ya estamos tronados, ya no es negocio, deja de ser negocio porque ya no es redituable, ya se acabó”, añadió.