Juárez

Con caravana, Julián dice adiós al cáncer

Ayer, el menor de 13 años de edad recibió su última quimioterapia, por lo que celebró rodeado de amigos y su familia en Apanical

Javier Olmos
El Diario de Juárez

martes, 23 febrero 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— Tras un año de perder peso y cabello, así como de momentos difíciles y depresivos, producto de la lucha contra el linfoma de Hodgkin, Julián Chávez, de 13 años, tuvo ayer su última quimioterapia.

Amigos y familiares realizaron en caravana vehicular un recorrido por distintas avenidas de la ciudad, como una forma de festejar su triunfo y éxito ante dicho cáncer.

Previo a la marcha, Julián salió sonriendo de las instalaciones de la organización civil Apanical, de donde partieron, y lo recibieron decenas de personas, muchas de ellas sus amigos y familia, para abrazarlo.

“Han sido etapas muy deprimentes para él, pero ahorita, al saber que ya es su última quimioterapia, hasta su estado de ánimo se ve muy bien”, decía su padre Noel Chávez.

La enfermedad le fue detectada hace cerca de un año, cuando tenía 12.

“Empezamos a ver en él pérdida de peso muy rápido, perdió diez kilos en dos meses”, relata. “Sentía mareos, después vinieron altas temperaturas, y de ahí fue de donde se le detectó, lo diagnosticaron en el hospital y lo canalizaron a Apanical”.

‘Donativos se traducen en vida’

Desde entonces atravesó por 12 ciclos de dos sesiones cada una de quimioterapias. En total fueron 24 sesiones que lo llevaron a perder cabello y a sufrir recaídas constantes.

“Fue un proceso muy difícil para él porque había momentos en que recaía y tenía que estar hospitalizado por reinfecciones. Como son niños, son muy propensos a las infecciones rápidas”.

También señaló que “fueron momentos difíciles y bendito sea Dios que ya vamos de salida. Él ya se siente muy bien, de hecho pasó la etapa en que perdió su cabello y ya le volvió a salir”.

Julián quiere ir a la escuela normal pero le gusta mucho cantar, la música, dijo su padre.

Eleonora Negrete, presidenta de Apanical, señaló que el caso de Julián Chávez es un caso de triunfo y éxito, y además resaltó que también fue gracias a la labor de la organización, que se financia de donativos de la ciudadanía.

En ese contexto, indicó que esta es la “Semana Generosa”, que implica realizar boteos “para que la gente vea que sus donativos se traducen en vida y éxito para los niños”.

Aquí se busca atraer la atención de los fronterizos, para que lleven donativos ya sea en especie o en recurso económico, desde tapitas y  trenzas, así como dinero o material médico como agujas, jeringas alcohol, y artículos de limpieza, además de medicamentos oncológicos o antibióticos.

“Cualquier niño diagnosticado es tratado sin ningún requisito o inconveniente”, afirmó. 

jolmos@redaccion.diario.com.mx