Juárez

Comunidad religiosa dona alimento a 600 policías

La agrupación Olivo preparó burritos y entregó agua y yogurt a agentes y servicios de emergencia

Verónica Domínguez/
El Diario

domingo, 05 abril 2020 | 06:00

Alrededor de 600 platillos de alimentos preparados fueron entregados a las distintas corporaciones policiacas por parte de la comunidad religiosa Olivo.

Los puntos de entrega se colocaron en las instalaciones de la iglesia ubicada en Camino Viejo a Zaragoza, además en el área de Sendero y la Fiscalía, con la intención de que las unidades que estuvieran realizando rondines en las calles se acercaran para que llevaran a sus compañeros.

Burritos, agua y yogurt fueron donados por los miembros de Ciudad Juárez que acuden a la congregación Olivo, dijo Miguel Giacomán, vocero de comunicación de la comunidad.

Los miembros de la iglesia estuvieron entregando los alimentos preparados a la Policía Municipal, Estatal, Seguridad Vial y también incluyeron a los servicios de emergencia, precisó el entrevistado. 

“Están viniendo por ellos para repartirle a sus compañeros, sin importar la dependencia; es opcional para muchos de nosotros no salir, pero los agentes sí están obligados a estar en la calle; nosotros como iglesia los queremos apoyar, creemos que es un tiempo en el que se trata de ayudar a todos, porque somos equipo en esto, todos somos familia, y hoy en día queremos ser un apoyo de bendición para todos”, manifestó el entrevistado. (Verónica Domínguez)

Buscan acercarse a la comunidad vulnerable

La entrega de comida se realizó en dos puntos de la ciudad, donde participaron 12 personas 

Añadió que fue por parte de la congregación religiosa que se acercaron para platicar con el titular de la Fiscalía de la Zona Norte, Jorge Nava López, quien estuvo de acuerdo en la iniciativa que el grupo de jóvenes planteó.

Mencionó que debido a la situación que se vive en la ciudad buscarán la forma de acercarse a la población que consideran vulnerable.

“Tenemos el sueño de que en esta ciudad tan complicada en la cual se hablaba de muerte, ahora se pueda hablar de vida; la gente volteaba a ver a la ciudad y pensaba en ciertos paradigmas, que no estamos negando la realidad, sin embargo, ahora pueden hablar de una ciudad de bendición”, expresó Giacomán. 

La entrega de comida estuvo a cargo de 12 personas de la comunidad, quienes estuvieron en los dos puntos de 1:00 a 4:00 de la tarde. (Verónica Dominguez / El Diario)

vdominguez@redaccion.diario.com.mx