Juárez

‘Comunes’, explosiones de ASPA: vecinos

Estallido por uso de dinamita en fábrica nunca se había sentido tan fuerte, reclaman

Sandra Rodríguez
El Diario de Juárez

sábado, 01 enero 2022 | 10:11

El Diario de Juárez

Al estruendo le siguió una nube de polvo que cubrió el Camino Real, de una dimensión que los habitantes de la colonia Vista los Ojitos no habían visto en los años que tienen de vivir frente a la fábrica de asfalto ubicada al poniente del bulevar, donde las explosiones, reportaron, aunque de menor intensidad que la del jueves, ya se habían registrado antes. 

“De repente escuchamos el trueno y se miraba todo blanco, y la gente empezó a salir”, comentó Maribel Velasco, que mostró las cuarteaduras que dijo causó la detonación a los muros de un templo adventista recién construido en la calle Vista del Bosque, contigua a la periférica avenida. 

“No es la primera vez; ya había ocurrido varias veces (…) Es común que se oigan esos ruidos, pero no como ayer que sí se escuchó más fuerte”, agregó.

De acuerdo con el titular de la Dirección General de Protección Civil, Roberto Briones, la dependencia recibió el reporte de una explosión en el sector de Los Ojitos por parte del número de emergencia 911 a las 14:30 horas del pasado jueves. 

Luego de revisar las viviendas, informó el funcionario, acudieron a la empresa ubicada enfrente, del lado poniente del Camino Real, y cuya denominación comercial, dijo, es Asfaltos y Pavimentos (ASPA) de Juárez, y Asfaltos y Polímeros de Juárez la razón social.

“Cuando fuimos a la oficina no había nadie que nos pudiera atender y les dejamos la cita para que se presenten el lunes en la Dirección de Protección Civil, con la documentación correspondiente que ampare el uso de los explosivos, los permisos, así como los planes de seguridad y los planes internos, el uso de suelo; todo lo que conlleva para que estén funcionando”, dijo Briones.

El funcionario agregó no tener la determinación exacta de lo ocurrido, sino sólo “suposiciones de que estaban cortando partes para sacar el material”, por lo que el lunes solicitará a la compañía la información sobre “cuál fue la carga y qué material utilizaron”. 

Briones mencionó también que la dependencia contabilizó 32 casas con daños, como cuarteaduras y vidrios rotos, en las calles Vista del Bosque y Vista de la Playa, ubicadas en el extremo poniente de Vista Los Ojitos, una zona habitacional sin pavimento y de pies de casa construidos sobre una elevación antes de llegar al Camino Real.  

Briones también informó haber recibido diversas llamadas de periodistas de El Paso, Texas, consultando por el origen del estallido. 

En la fábrica, incrustada en la Sierra de Juárez y donde hay una caseta de seguridad y es visible la maquinaria, un guardia de seguridad dijo que no había personal que atendiera una petición de información, y remitió a las oficinas ubicadas sobre avenida Ejército Nacional casi esquina con Valentín Fuentes, que ayer fue encontrada cerrada.

En la página de Internet de “Asfaltos y Pavimentos de Cd. Juárez” se informa que venden “tendido de carpeta asfáltica”, que describen como “conjunto de capas que son colocadas sobre una base de material pétreo y productos asfálticos”, así como “riego de impregnación”, que es “una capa de material pétreo adherido a una carpeta asfáltica” que se utiliza para “impermeabilizar el pavimento, hacerlo antiderrapante y lograr el reflejo adecuado de la luz de los automóviles”.

Al templo en el que Velasco mostraba una fisura de piso a techo y que atribuyó a la descarga, llegó ayer por la mañana también Benito Martínez, de 54 años y encargado del recinto, quien informó haber acudido ya a las instalaciones de la empresa.

Ahí, dijo, fue atendido sólo por el guardia de seguridad, que le instruyó a dejar nombre, dirección y teléfono, que agregó a una lista de lo que supuso eran otros afectados.

“(Dijo) que ellos van a hacerse cargo de los daños que hicieron y ya nomás van a visitarnos; que se hacen cargo de los daños o nos pagan”, dijo Martínez. 

Como otros entrevistados en el sector, Martínez afirmó haber escuchado en ocasiones anteriores las detonaciones que atribuye al método con el que la empresa fragmenta la roca. 

“Nos estaba comentando el guardia que no vino el asesor de Chihuahua que prepara todo eso, que lo hizo otro y cuando no lo hace la persona indicada, a lo mejor le echó de más (explosivos)”, dijo.

“Es que ahí es común; se la pasan…”, empezó a plantear Velasco. “Sí, explotando ahí”, completó Martínez. “Es muy común”, insistió ella. 

“Pero no como ahora; es lo que decimos: no había daños ni nada. Sí se escuchaban, sí se veían las explosiones, pero leves; de hecho una vez que estábamos un sábado en el templo, como a las 9 de la mañana y hubo una explosión ahí, no cimbró todo”, agregó él. 

srodriguez@redaccion.diario.com.mx

close
search