Juárez

Claman justicia tras dos años del crimen de Kezaline

En el hecho también desapareció el padre de familia, de quien hasta la fecha no saben nada

Cortesía

Mayra Selene González
El Diario de Juárez

viernes, 11 junio 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— Han pasado dos años desde que una llamada telefónica de su madre le dio la noticia que, asegura, es la peor que ha escuchado en su vida, y que hasta el momento retumba como si fuera ayer: “Aquí está Silvia, pero está muerta”.

Silvia Kezaline Corona Montoya, de 23 años de edad, fue asesinada a puñaladas en la vivienda de su padre, José Francisco Corona Barbosa, de 62, en el fraccionamiento Los Nogales el 8 de junio de 2018, mientras que él se encuentra desaparecido.

A ese tiempo de distancia, su familia clama justicia, ya que menciona que el feminicidio de Kezaline continúa impune, y de su padre siguen sin tener rastro.

La hermana de Kezaline e hija de José Francisco, de quien se omite su nombre por motivos de seguridad, dice que este hecho cambió para siempre la vida de su familia.

“Nosotros no sabíamos nada de ellos un día antes y dijimos ‘se fueron a El Paso, lo más probable es que anden juntos y allá se les va la pila’; me habló mi mamá y me dijo: ‘aquí está Silvia, pero está muerta’. Ya te imaginarás, llore y llore íbamos en el camino y me decía mi marido ‘yo no quiero llevarte, no quiero llegar al departamento de tu papá’. Mi corazón se partió en dos y creo que el de mis hermanos también”, recordó entre lágrimas.

Kezaline estaba muerta en su recámara, en la vivienda ubicada en las calles Plan de Guadalupe y Río Lerma. Posteriormente recibieron la segunda noticia: los agresores se habían llevado también a su padre y su camioneta; en la casa también faltaban pertenencias.

“El que nos la quitaran de esa manera y darnos cuenta de todo lo que había pasado cambió mi vida y la de todos, hemos batallado para seguir adelante, la tristeza siempre en estos días nos invade, nos hacen mucha falta, es mi hermana la chiquita, pensar que está bien es lo mejor, pero duele todos los días y es levantarse con el mismo dolor, rabia y con el mismo coraje de ¿por qué a ella?, ¿por qué de esa manera?, ¿por qué le hicieron tanto?”, mencionó.

Dijo que en la Fiscalía Especializada de la Mujer (FEM) les mencionan que hay líneas de investigación, pero hasta el momento no hay detenidos y el caso de su padre lo lleva la unidad de Ausentes Varones de la Fiscalía General del Estado (FGE), donde definitivamente les mencionan que no se tiene ningún rastro sobre su paradero.

“Todos los días se les extraña, el cariño que les tenemos es lo que nos mantiene de pie, mucha gente ha de sentirlo cuando ve el video la impotencia, la tristeza, y créeme que nos arrancaron un pedazo de nosotros y desafortunadamente vivimos en un país donde la justicia va y viene y si tienes dinero pueden mover las cosas y si no lo tienes no; nosotros no somos una familia de dinero como se manejó, somos una familia normal, somos cinco hermanos y cada uno trabaja por su cuenta, nuestras parejas igual”, agregó.

Dijo que pese a que se mencionó que Francisco era empresario, no es verdad, ya que él trabajó en la Coca-Cola muchos años y vivía de su pensión, corría maratones y en los tiempos libres iba al casino o realizaba reuniones con su familia. 

mgonzalez@redaccion.diario.com.mx