Cimbra arresto del padre Aristeo

Internan en Cereso al sacerdote por acusación de abuso sexual; hay que esperar la decisión judicial: Diócesis

Pável Juárez/ Salvador Castro
El Diario
domingo, 10 febrero 2019 | 06:00

Ciudad Juárez- El padre Aristeo Baca, de la parroquia Santa María de la Montaña, fue detenido ayer en cumplimiento de una orden de aprehensión por la presunta violación agravada en contra de una menor de edad.

El sacerdote de 76 años fue denunciado en 2018 ante la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delito por Razones de Género (FEM), que ejecutó apenas ayer la orden de aprehensión.

La noticia cimbró a la Iglesia católica, tanto a la jerarquía como a los feligreses, debido a que Baca es identificado como un sacerdote con espíritu de servicio a la comunidad y tiene en su haber una larga trayectoria con importantes obras en beneficio de los más desprotegidos.

El párroco fue detenido la mañana de ayer por elementos de la Fiscalía cuando se encontraba en las instalaciones de la parroquia ubicada en la colonia Santa María, en el poniente de la ciudad.

Por la tarde se llevó a cabo la audiencia inicial para formular los cargos por violación agravada y abuso sexual en la Sala 9 de la Ciudad Judicial, pero se declaró privada “por seguridad de la víctima”, según se dijo.


Le imponen prisión preventiva

Aristeo Trinidad Baca fue acusado de haber cometido los delitos de violación y abuso sexual en perjuicio de una niña de 11 años, desde que ella tenía 8 años de edad. 

Al parecer las agresiones sexuales venían ocurriendo desde el año 2015 en el interior de la casa parroquial ubicada en la calle Lorenzo Ávalos de la colonia Santa María. De acuerdo con datos oficiales, el 28 de enero de 2018 fue la última ocasión en que la víctima fue atacada. 

La jueza de Control que lleva el caso, Raquel Carlos, fijó una segunda audiencia para vinculación a proceso el próximo 14 de febrero y le impuso a Baca la prisión preventiva en el Centro de Reinserción Social (Cereso) debido a la naturaleza del delito.

La Diócesis de Ciudad Juárez, a través de su portavoz, Hesiquio Trevizo Bencomo, lamentó la detención. “Hay que esperar la decisión judicial, pero no creo que un hombre con su trayectoria haya cometido un acto así”, adelantó.

Agregó que habrá que esperar el desahogo de pruebas en el proceso que se le sigue al sacerdote, “es un hombre de 76 años en espera de lo que se decida; el padre cuenta con todo el apoyo de la Diócesis”.

“Al principio pensamos que se trataba de alguna cuestión de índole laboral, pero nunca por abuso sexual, hay que esperar, ahorita está muy de moda este tipo de casos y muchas veces influyen otros factores, por eso necesitamos esperar a que se descarguen los señalamientos”, insistió Trevizo.

La Fiscalía General del Estado (FGE) se mantuvo hermética hasta entrada la noche de ayer. Su vocero, Carlos Huerta Muñoz, resaltó la magnitud de la detención. “Lo que podemos confirmar es que los delitos que se le imputan son de naturaleza sexual y la detención fue con base a una orden de aprehensión”, dijo.

Por la noche la Fiscalía emitió un comunicado informando la situación legal del sacerdote, a quien se le inició el proceso penal correspondiente. Aristeo Baca Baca cuenta con 30 años en el sacerdocio y tiene a su cargo un hospital y un albergue en la colonia Santa María.

El pasado 15 de octubre el gobernador del estado, Javier Corral Jurado, visitó las instalaciones del asilo Santa María, proyecto social que encabeza el padre Aristeo y se comprometió a apoyar la construcción de una unidad de atención para cuidados con enfermos terminales. (Pavel Juárez / Salvador Castro / El Diario)