Juárez

Cierre fronterizo es contradictorio: Colef

Solo se ha aplicado para los mexicanos y no para los turistas o residentes estadounidenses, opinan

David Cruz / El Diario de Juárez / Varias personas cruzan de El Paso hacia Ciudad Juárez por uno de los puentes internacionales

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

martes, 27 abril 2021 | 07:52

Ciudad Juárez— Sin protocolos sanitarios transfronterizos, el cierre de la frontera más importante del mundo, entre Estados Unidos y México, sólo ha sido una restricción para los mexicanos, señaló el investigador José María Ramos, del departamento de Estudios de Administración Pública de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef).

En la videorreflexión titulada “La frontera del siglo XXI y el Covid-19”, el investigador señaló como una contradicción que la frontera está cerrada para cerca de 600 mil residentes fronterizos con visa que no pueden cruzar al vecino país, pero sin una cooperación eficaz para evitar la propagación de la pandemia. 

“Uno de los desafíos que estamos visualizando y que genera una serie de contradicciones es que suscribimos el año pasado con el Gobierno de –Donald– Trump un Tratado de Libre Comercio, sin duda alguna muy importante por todo lo que significa esta región; sin embargo, tenemos la frontera más importante del mundo cerrada. Es decir, 13 meses después, sigue cerrada esta frontera debido a un criterio de seguridad nacional establecido por los Centros de Control de Enfermedades”, apuntó.

Dijo que, a diferencia de lo que sucedió con la influenza H1N1, cuando se dio todo un ejercicio de cooperación y de plantificación, esta vez no ha ocurrido. 

Recordó que este año se cumplen dos décadas de los atentados terroristas de 2001, cuando se creó “la frontera del siglo XXI, que tenía como objetivo central fortalecer los controles para evitar tensiones terroristas y la infiltración de grupos afines a ese tipo de ideologías. Pero, que no se disminuyera la agilización de cruces fronterizos, sobretodo de personas, autos y mercancías. Sin embargo, este planteamiento no necesariamente se ha aplicado para el caso de la pandemia del Covid-19”. 

Esta vez no ha habido protocolos sanitarios transfronterizos, ha estado cerrada la frontera para cerca de un 70 por ciento de los cruces habituales de personas, pero no existe actualmente una frontera “segura ni sostenible” desde el punto de vista económico y de todas sus redes, destacó. 

“La frontera del siglo XXI fortaleció una serie de mecanismos institucionales que van desde la alianza para la frontera México-Estados Unidos, la alianza para la prosperidad, la agenda para la competitividad, el plan de acción bilateral, que sigue funcionando a la fecha. Y este plan es muy importante, porque este mecanismo de los cruces fronterizos es, desde mi punto de vista, uno de los mejores modelos de gobernanza multinivel que existen a nivel internacional, y que ha permitido gestionar temas de aduanas” y el tema de visas Sentri o exprés.

El mecanismo sigue funcionando, pero aunque en marzo del año pasado se suscribió un acuerdo bilateral para combatir la pandemia en la frontera que implicaría una restricción temporal de todos los viajes no esenciales, dicha restricción sí se ha dado para los mexicanos, pero no para los residentes ni para los turistas de Estados Unidos.

“Se supone que se ha valorado la salud, se supone que iba a proteger el comercio bilateral, y que se iba a evitar la propagación del virus, y esto no necesariamente se ha dado”, apuntó el investigador.