Juárez

Ciclovía, otra obra del Estado mal hecha

Ordena Municipio corregir errores en proyecto de 12 mdp

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez / Trabajadores hacen maniobras con maquinaria
Carlos Sánchez / El Diario de Juárez / Arbotantes en medio de la ruta

Javier Olmos
El Diario de Juárez

viernes, 19 febrero 2021 | 11:31

Además de iniciar sin permisos oficiales y con errores, la construcción de una ciclovía sobre el camellón de la avenida Heroico Colegio Militar, que realiza el Gobierno estatal, se desarrolla en la opacidad.

En enero pasado, el Municipio pidió al Estado adecuar la obra y la frenó, ya que no se consideró ni el alumbrado público ni la seguridad de los ciclistas.

Durante los últimos dos meses la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP) se ha mantenido sin transparentar los proyectos ejecutivos y los contratos de la ciclovía, cuyo costo sólo en uno de tres tramos supera los 12 millones de pesos.

Ayer, luego de que el Municipio destrabara la obra, trabajadores de la empresa Pavilsa –que se adjudicó la edificación de uno los frentes– analizaban en campo la continuación de la instalación del concreto que irá a lo largo del camino.

“Aquí será complicado”, dijo uno de los obreros –que prefirió reservar su identidad– ya que no deberán tocar más de una quincena de postes de luminarias que atraviesan el cordón central de la avenida.

En el recorrido, se observaron tres frentes abiertos. El primero entre la avenida Adolfo López Mateos y la calle Costa Rica, el segundo entre Costa Rica y 5 de Mayo, y el tercero entre 5 de Mayo y antes de llegar a la altura de la calle Francisco Villa.

En los tres se apreciaron unos cuantos trabajadores de compañías externas, algunos haciendo maniobras con maquinaria pesada, aunque en sí la obra todavía se muestra incompleta.

En la mayor parte de los tramos se observan postes de luz que interrumpen lo que será el trayecto de la ciclovía.

Trabajadores mencionaron que en días recientes regresaron a las labores, después de que el Gobierno municipal y autoridades de El Chamizal frenaron las obras debido a que carecían de todo tipo de permisos.

“Lo que sí tenemos muy especificado es que no podemos retirar ningún árbol”, dijo ayer el empleado.

El mes pasado el administrador de la Ciudad, Víctor Manuel Ortega Aguilar, dijo que la ciclovía no consideró el alumbrado público, pues el Municipio planea colocar ahí las luminarias en los extremos para iluminar los carriles en ambos sentidos de la avenida.

“Como nosotros no sabíamos que existía una ciclorruta ahí y el camellón prácticamente queda oscuro, no consideraron la parte de seguridad de los ciclistas”, mencionó.

Anotó que ese camellón puede resultar inseguro para los usuarios, ya que a pesar de que está rodeado con pequeños durmientes de concreto, cada fin de semana –por accidente u otra situación– al menos un auto se mete al camellón y derriba una o varias de las barreras.

Explicó que por ésta y otras razones el proyecto se detuvo y el Municipio le pidió al Estado adecuarlo.

En ninguna plataforma de transparencia, ni en la página oficial de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, en el Portal de Contrataciones Abiertas o en la Plataforma Nacional de Transparencia, hay información sobre los tres frentes que actualmente se encuentran abiertos.

De obras de ciclovía en el área de El Chamizal aparece información sobre el contrato con folio 144-OP-0064/20-DC/OBRA por un monto de 12.2 millones de pesos a nombre de José Luis Urbina Estrada, representante de la empresa Pavimentos de la Laguna S.A. de C.V.

La información refiere que los trabajos debieron empezar el 23 de diciembre de 2020 para entregarlos concluidos el 22 de marzo próximo.

Sin embargo, el documento del contrato se encuentra obsoleto.

En el mismo índice de la Plataforma Nacional de Transparencia se indica que la obra está “en trámite de reprogramación por desfasamiento en la entrega del anticipo, las celdas que se encuentran vacías es debido a que dicha información no se encuentra en proceso de ser escaneada por la unidad correspondiente”.

También se indica que son la Auditoría Superior del Estado y/o Secretaría de la Función Pública, las encargadas de supervisar las obras.

Ayer se buscó al subsecretario de Obras Públicas, Roberto Barraza, pero nunca respondió su teléfono celular particular.

jolmos@redaccion.diario.com.mx