Juárez

Chocan por plazas sindicato y gobierno independiente

Roces reducen plantilla en administración de Cabada, y no se han cubierto vacantes

Araly Castañón
El Diario de Juárez

domingo, 17 enero 2021 | 08:22

Archivo El Diario de Juárez

Ciudad Juárez.- La mala relación entre la administración municipal y el Sindicato Único de Trabajadores del Municipio (SUTM), además de la pandemia, han disminuido la membresía de empleados sindicalizados y, como nunca antes, no se han cubierto las plazas que han quedado vacantes.

En las dos administraciones del independiente Armando Cabada Alvídrez no se han agremiado empleados y por el contrario, a su inicio se dio revés a 59 trabajadores que el Gobierno saliente había dejado en este régimen.

La política de no sindicalizar continuará, aseguró el administrador de la Ciudad, Víctor Manuel Ortega Aguilar.

Sostiene que el Municipio no tiene los recursos para hacerlo, porque esto significaría aumentar los salarios a esos trabajadores y la administración local prefiere invertir en obras.

En octubre del 2016, cuando inició el primer período de Cabada, el SUTM contaba con mil 840 agremiados. Al paso de cuatro años y cuatro meses, el número bajó a mil 439, aseguró el secretario del Trabajo del Sindicato, Héctor Cano Villela.

Dijo que la baja de afiliados ha reducido las cuotas para el sindicato y si la situación continúa así, se tendrán que buscar opciones para que el organismo genere ingresos propios y sostenerse.

“Es malo porque se pierde fuerza, se pierde membresía, ingresan menos fondos, pero al final de cuentas tenemos confianza que ya sea con esta administración antes de que termine, o con la que sigue, tenemos que negociar para que esto siga creciendo”, mencionó.

Agregó que el objetivo del sindicalismo no es crecer por crecer, “si no que se dé protección al trabajador de acuerdo a lo que marca la ley, si sus funciones deben ser sindicalizadas tienen derecho a la sindicalización, es un derecho consagrado en la ley, es un derecho del trabajador a sentirse protegido por un convenio colectivo, donde vengan algunas prestaciones económicas que la ley le permite”, agregó el líder.

El administrador Ortega dijo que hasta la fecha no se ha llegado a un acuerdo para agremiar empleados al SUTM, y la postura del Municipio es que la plantilla crezca en áreas operativas en las que se necesita, como Obras Públicas y Servicios Públicos.

“Para ello vamos a echar a volar un programa de ocupación temporal, que fue autorizado en el Presupuesto de Egresos, en el cual se busca contratar hasta 500 personas de manera temporal por cinco meses, para que nos ayuden en estas dependencias”, expuso el funcionario. “Por eso no hemos sindicalizado a nadie, ni traemos planes de hacerlo”.

Explicó que la mayoría de los salarios de los agremiados están por encima del mercado laboral, y aunque el Gobierno no está en contra de que sus empleados tengan una buena calidad de vida, no se les puede ofrecer una dieta más alta de lo que se paga en la iniciativa privada.

“Sí, la gran mayoría tiene buenos salarios, buenas prestaciones e incentivos. A nosotros como administración nos encantaría que lo mismo fuera para todos los trabajadores, no solamente para los sindicalizados, pero entramos en un tema de congruencia y de responsabilidad, porque entonces tendríamos que reducir la plantilla laboral de 8 mil personas a 3 mil, y pues sería imposible hacerlo”, subrayó Ortega.

El SUTM nació en 1983, y desde entonces cada dos años hay revisión del contrato colectivo para solicitar aumento salarial, aparte el incremento anual que determina la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, explicó el secretario del Trabajo.

“Eso sí es cierto, sí hemos superado en salarios a los trabajadores de confianza, a muchos, pero lo que nosotros hemos dicho y se nos ha dado la ra zón, es que el Gobierno federal debe aumentar el salario mínimo. Nosotros no somos los que estamos mal, la que está mal es la iniciativa privada que paga poco, que paga sueldos miserables a sus trabajadores”, expuso.

Anotó que actualmente el sueldo mínimo de un empleado sindicalizado es de 13 mil 462 pesos mensuales, y esto lo gana el 75 por ciento de sus agremiados, cuando el mínimo mensual que paga el Municipio a los no sindicalizados puede ser de unos 6 mil pesos.

Aparte de que la administración no ha recomendado empleados para sindicalizar, como se acostumbraba anteriormente. Con la reforma al Reglamento Interior que Fija las Condiciones Generales de Trabajo de los Servidores Públicos, que se autorizó en el primer período de Cabada, el Municipio es el que ahora decide si se cubren las plazas vacantes de los sindicalizados, y no se han llenado esos vacíos, explicó Cano.

“Si el Municipio considera que no se necesitan pues no se van a cubrir, y casualmente nunca ha necesitado, desde que se hizo ese cambio nunca se ha necesitado cubrir ninguna plaza, entonces se ha jubilado mucha gente, ha muerto mucha gente ahora con la pandemia”, aseguró.

Explicó que 200 empleados sindicalizados se han jubilado, han muerto 35 y sólo dos vacantes se han cubierto en la guardería municipal.

“Algunas veces no se sindicalizaba a nadie, ha habido administraciones que no se sindicalizaba a nadie, pero siempre hemos cubierto las plazas que se han desocupado, es la primera vez que cambian el reglamento para evitar cubrir las plazas a las que tenemos derecho”, comentó Cano.

Dijo que esa modificación al reglamento interior se hizo con el fin de bloquear el crecimiento del sindicato, “y de ahí empezó todo el pleito con la administración”.

“No hay buena relación, recordando que en esta administración hemos batallado mucho con el Municipio, apenas este año ha mejorado, la verdad, con la pandemia no se nos ha dejado de pagar ningún salario”, mencionó.

close
search