Juárez

Celebran feligreses Pascua en sus casas

Siguen a través de medios la liturgia ante la contingencia en la ciudad por el Covid-19

Miguel Vargas / El Diario de Juárez

Verónica Domínguez
El Diario de Juárez

lunes, 13 abril 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Feligreses de la Iglesia católica celebraron ayer la Pascua desde sus hogares, algunos de ellos escucharon la liturgia por medios de comunicación debido a las restricciones sanitarias que se implementaron ante la pandemia del coronavirus.

Sin los tumultos de personas que salían a las calles de la ciudad para festejar la Pascua, las calles que rodean algunos templos que todavía el año pasado permanecieron llenos, ayer estuvieron completamente vacíos.

En la Catedral, recinto en donde se llevó la celebración a puerta cerrada, la misa fue oficiada por el obispo José Guadalupe Torres, y sólo albergó algunos sacerdotes y servidores del templo durante la ceremonia realizada a las 9:00 de la mañana.

En los alrededores de la iglesia de San Lorenzo, San Judas Tadeo y la Parroquia de la Sagrada Familia las vialidades permanecieron solas durante la mañana.

Mientras los templos permanecieron con las puertas cerradas, durante la liturgia de la Resurrección de Jesucristo, el obispo realizó la consagración de la humanidad, las familias, las diócesis y del continente Americano ante la Virgen de Guadalupe con la esperanza de que intercediera ante su hijo para que frene la pandemia del Covid-19.

“Es importante animarnos y confiar en Dios con la intercesión de nuestra madre santísima, la Virgen de Guadalupe, y permanecer unidos en el gozo de la Pascua, mantengamos encendida la llama de nuestro cirio, peor no sólo el cirio físico, mantengamos encendida la llama de la fe, la llama de la esperanza, la llama del amor de Dios padre, que se ha derramado en su hijo ya resucitado para que nosotros tengamos vida”, manifestó José Guadalupe Torres, en su mensaje.

Durante la homilía se pidió para que los trabajadores de los hospitales tengan la fortaleza en sus labores, por las personas que sufren las consecuencias de la enfermedad, y por las que fallecieron durante la contingencia sanitaria.

Al finalizar la ceremonia el líder de la Iglesia católica elevó una oración para pedir por la salud de los niños, enfermos, adultos mayores, migrantes, los presos y las personas en situación de calle.

“Alcánzanos de tu hijo la salud y la esperanza, que nuestro temor se transforme en alegría, que en medio de la tormenta tu hijo Jesús sea para nosotros fortaleza y serenidad, que nuestro señor levante su mano poderosa y detenga el avance de esta pandemia santísima Virgen María”, manifestó el obispo.

vdominguez@redaccion.diario.com.mx