Juárez
Día del Estudiante

Celebración en tiempo de pandemia

Maestros y autoridades educativas catalogan a esta generación como ‘única’, pues ha tenido que adaptarse a un momento histórico

Javier Olmos
El Diario de Juárez

sábado, 23 mayo 2020 | 06:00

Juárez.- Quienes hoy festejan el Día del Estudiante conforman una generación única, coincidieron maestros y autoridades educativas, en el marco de la celebración del 23 de mayo. 

Esto porque, según la historia de México, en materia de educación pública, nunca se registró la necesidad de suspender durante tanto tiempo la educación presencial, lo cual ha causado impactos en los estudiantes. 

El director del Colegio de Bachilleres en la Zona Norte dijo que este año se celebrará de manera muy atípica a través de las redes. 

El funcionario consideró a la actual generación como “única”, al vivir un momento histórico. 

Expuso que a través de la página “Yo soy Cobach”, en Facebook, se proyectarán 12 horas de celebración del Día del Estudiante con actividades, conferencias, música y baile con alumnos. 

“El Día del Estudiante apunta que tendrá tintes de nostalgia: las secundarias y Bachilleres cerradas, las albercas solas… ese paseo con el que estuvieron entusiasmados gran parte del ciclo escolar ya no podrá concretarse”, compartió la docente Visalia Esparza. 

Esparza, quien es asesora técnica pedagógica en la Supervisión Escolar número 37, y además imparte cursos para candidatos a máster en el Centro Chihuahuense de Estudios de Posgrado, dijo que sin embargo, la nobleza de los niños, niñas y adolescentes rebasa cualquier expectativa. 

“Pues ante la angustiante situación sale a flote la reflexión más honesta y sentida: mientras la familia esté unida y sana, ya habrá tiempo para lo demás”. 

“Si revisas la historia de México, en materia de educación pública, nunca se registró la necesidad de suspender durante tanto tiempo la enseñanza presencial. 

El último antecedente fue el de la influenza, con una suspensión de cinco días”, recordó. 

Dijo que la pandemia representa un gran reto y ha traído consigo grandes cambios, y el sector educativo no se quedó exento de éstos. 

Aunque señaló que sin antecedente es difícil especular, “sabemos que habrá afectación, pero para saber el impacto real se deberá hacer la evaluación correspondiente al regreso a clases presenciales”. 

“Obviamente que la situación de cada alumno es distinta y el nivel de aprovechamiento de la educación a distancia también”, enfatizó. Esparza mencionó que, en medio de toda esta marejada, encontramos a los niños, niñas y adolescentes que de forma abrupta vieron interrumpida su cotidianidad. 

“De pronto, un día, a través de sus maestros y padres, fueron informados que la escuela como la conocían hasta entonces cambiaría su dinámica: educación a distancia. 

Seguirán cumpliendo con sus deberes, pero sin reunirse dentro de un aula”. “Pero ya habrá tiempo para los abrazos”, manifestó. 

Sin las aulas también hay violencia 

Este Día del Estudiante no representa lo mismo para todos. 

Hay dinámicas sociales muy distintas en la frontera, y mientras no están en las aulas, hay niños que están sufriendo violencia en sus hogares. 

Para la Red por la Infancia la situación preocupa. 

“Ya les tocó un Día del Niño diferente, aislado, no hubo festejos, estuvieron alejados de las personas cercanas, de los festivales, y el Día del Estudiante viene a sumarse a esta nueva forma en que están interactuando”, dice Lidia Cordero, integrante de la organización. 

Expuso que se han documentado incrementos de casos de violencia familiar y los menores están inmersos debido a que por el aislamiento terminan siendo muy afectados. 

“Durante las épocas de violencia, que estaban encerrados en casa, lejos de espacios de esparcimiento y del contacto con el medio ambiente, surgieron situaciones que ponían en riesgo las conductas de los niños como el bullying”, anotó. 

“La situación se torna complicada, es importante poner sobre la mesa que hay dinámicas sociales muy distintas en Juárez… hay niñas y niños que están solos en casa porque los espacios escolares están cerrados y sus papás salieron a trabajar, mientras no tienen acceso a Internet, al teléfono”. 

Entonces, agregó, se han movido y desdibujado todas las rutinas. 

“Estamos preocupados por lo que vaya a ocurrir cuando tengamos de nuevo interacciones más presenciales porque vamos a empezar a darnos cuenta de los estragos, de lo que los niños han tenido por el aislamiento”, manifestó.