Juárez

Celebra con pastel cumpleaños de hija desaparecida

La madre de Jocelyn festeja esta fecha desde hace siete años con la esperanza de volverla a ver algún día

Fotos: Carlos Sánchez / El Diario de Juárez

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

martes, 28 mayo 2019 | 19:06

Ciudad Juárez— Con un pastel en medio de la Plaza de Armas, Perla Reyes Loya celebró esta tarde los 20 años del nacimiento de su hija Jocelyn Calderón Reyes, en el mismo sitio donde desapareció el 30 de diciembre de 2012, a los 13 años de edad.

A “Jocy” le gustan mucho los pasteles, del sabor que sea, recordó  su mamá, quien desde hace siete años festeja el cumpleaños de la segunda de sus siete hijos, lejos de ella; con la esperanza de volver a cantarle las mañanitas de frente y poder abrazarla de nuevo.

“Otro cumpleaños sin ti mi negrita hermosa, jamás te olvidaré ni perderé la fe de que algún día estés aquí, te amo y te extraño mucho, que Dios te cuide y te proteja donde quiera que estés”, le escribió a su hija en Facebook el 19 de mayo pasado, en su fecha de aniversario.

Jocelyn estudiaba en la  secundaria Federal número 3, y vivía con una tía discapacitada en la colonia Emiliano Zapata, hasta que fue invitada a una fiesta por un hombre que conoció en Facebook, quien la citó en la Plaza de Armas, frente a Catedral.

La entonces adolescente de 13 años invitó a una amiga para no ir sola, a quien no dejaron ir, pero ella sí acudió a la cita ese domingo a las 5 de la tarde. Y nunca regresó.

Su mamá y sus entonces seis hermanos de 19, 12, 10, seis, cuatro y un año y medio de edad comenzaron su búsqueda. A sus apenas cuatro años, su hermana Mía mostraba su foto y decía “Jocelyn está perdida”, para pedirle siempre a Dios el regreso de su hermana, antes de dormir.

Ayer, Mía, Perla y sus hermanos partieron un pastel más si Jocelyn, cuya quinceañera festejaron sus padres en mayo de 2015 en la misma Plaza de Armas.

Hoy, fundidas en un abrazos, Mía y Perla recordaron a Jocelyn, frente a dos pasteles de cumpleaños que partieron por ella.

“Año con año, desde que ella desapareció le he festejado su cumpleaños en el quiosco, y esta vez ya partimos un pastel en la casa el 19, pero no quise que se quedara así”, dijo la mamá, quien  hoy participó también la pega de pesquisas de su hija y de otras jóvenes desaparecidas en el centro de la ciudad.

La celebración de su cumpleaños también fue una exigencia de justicia a las autoridades, “exigiendo que las busquen o que hagan su trabajo, porque desgraciadamente ya son siete cumpleaños que no está”, reclamó la madre quien ha participaron en diversas manifestaciones para pedir el regreso con vida de su hija.

Debido a que Jocelyn ha sido vista en distintas ocasiones desde que desapareció, su caso ha sido de los pocos que ha llegado a las carpetas de las autoridades federales, sin embargo no ha sido suficiente para encontrarla, reclamó su mamá.

Jocelyn mide 1.55 metros de estatura, y cuando desapareció era de complexión delgada, piel morena clara y cabello corto.

Tiene las cejas pobladas, ojos rasgados, nariz recta, boca mediana y labios gruesos. Y como seña particular cuenta con una cicatriz en la espalda.

Perla Reyes participó en la exposición fotográfica De Memorias, Fe y Esperanza que se inauguró el 25 de mayo en el Instituto Municipal de las Mujeres (IMM), en coordinación con el Observatorio de Violencia Social y de Género de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) y Programa Compañeros, en la que muestra lo difícil que ha sido este tiempo sin su hija.

Recordó que cuando desapareció, tenía la esperanza de encontrarla pronto, pero aunque han pasado los años mantiene la esperanza de poder encontrarla.