Cansancio, dolor y fe

Se suman cientos al Viacrucis de Catedral

Abril Salgado
El Diario de Juárez
viernes, 19 abril 2019 | 22:57

Ciudad Juárez— La representación de la pasión y muerte de Jesucristo que hizo un grupo de personas de distintas parroquias y colonias para la Catedral de la ciudad, causó el llanto de adultos y niños que entre lágrimas y desconsuelo pedían a sus papás hacer algo y preguntaban sin obtener respuesta ¿por qué golpeaban a Cristo?  

Poco antes de las 11:00 de la mañana el convoy de actores y al menos 500 personas que se encontraban en la zona, partieron rumbo a la Plaza del Periodista para el Viacrucis Viviente.  

Con un beso, Eduardo Macazani, actor que interpretó a Jesús de Nazaret, abrazó la cruz que le fue entregada, recibió azotes, golpes y burlas, que hicieron la marcha más fatigosa conforme el calvario estuvo cerca, y a menudo sólo era notoria su mirada al cielo entre gemidos de dolor.  

Comentarios como “ayúdale Dios, porque no es fácil” y “pobre hombre, yo no aguantaría eso”, se escucharon entre los asistentes que caminaron a los lados de los actores, y se sorprendían tras cada latigazo que causaba un fuerte tronido en el cuerpo del actor y también en su cruz.   

Los gritos de dolor también se hicieron presentes cuando uno de los soldados acomodó la corona de espinas en su cabeza y la encajó en su frente y temporales. 

El alivio de los espectadores llegó con la aparición de Simón, quien conmovido entró a escena, abrazó a Jesús y lo ayudó a cargar su pesada cruz poco después de la mitad del camino hasta el final.   

Conforme avanzó el Viacrucis sobre la avenida Vicente Guerrero, la multitud disminuyó, pero al menos 200 personas permanecieron en el recorrido de poco más de un kilómetro para ver la crucifixión.  

Al llegar al sitio, fue despojado de sus vestiduras y crucificado junto a Dimas y Gestas, dos ladrones que, según los evangelios, fueron castigados a la par que Jesús. Con el grito “Padre en tus manos encomiendo mi espíritu”, dijo Jesús al morir. 

[email protected]