string(55) "cannabis-le-da-la-oportunidad-de-vivir-20190217-1479122"
Juárez

Cannabis le da la oportunidad de vivir

Niña con síndrome de Lennox llega a los 5 años gracias a tratamiento especial

Alejandro Vargas
El Diario de Juárez
lunes, 18 febrero 2019 | 06:00
Alejandro Vargas / El Diario

Ciudad Juárez— En contra de todo pronóstico médico, Rubí Valero, quien sufre síndrome de Lennox, padecimiento que se presenta en “uno de cada 6 mil niños”, cumplió cinco años el pasado 12 de febrero. 

En entrevista, su madre Perla Valero, y los abuelos de la pequeña, Jesús e Irma Valero, refirieron que lo anterior fue posible gracias a un tratamiento especial que recibe: 10 gotas de cannabis suministradas cada 8 horas.

“Un doctor, a los 3 meses, le dio únicamente un año de vida por los otros medicamentos que debía tomar antes de las gotas. Me dijo, ‘nada más te puedo decir que tu hija tiene una de las enfermedades más terribles de toda la infancia’”, recordó con pesar su mamá.  

Explicó que su hija comenzó con crisis convulsivas después del primer mes de nacida; los doctores decían que eran cólicos pero después, tras recomendaciones, decidieron llevarla con un neurólogo. 

En primera instancia la menor fue diagnosticada con síndrome de West, pero con el tiempo éste cambió a Lennox, explicaron. Asimismo, indicaron que antes del medicamento actual, Rubí debía tomar hasta 6 anticonvulsivos diarios con “duros” efectos secundarios: demencia, ceguera.


Patrocina empresa de cannabis a Rubí

“Los médicos nos decían que para qué queríamos terapias si estaba mal del cerebro. Nos dijeron que no nos dejáramos engañar, que iba a haber muchas personas que nos iban a ofrecer medicamentos pero que no tenía caso porque la niña no tenía remedio. Ese día salimos devastados de la clínica”, dijo su abuelo. 

Además, señalaron que en tuvieron que llevar a la menor en el camión del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) hasta Torreón. “En el camino todo el tiempo se venía convulsionando. Después nos dijeron que el traslado se debió hacer en ambulancia”, precisó el hombre.

“Ahí fue donde se supo qué era lo que tenía. Los doctores nos dijeron que tenía ausencia del cuerpo calloso en el cerebro, que es el que conecta los dos hemisferios, pero sí lo tenía, aunque muy chiquito”, señaló Perla Valero, madre de la pequeña. 

La suerte de la familia cambió tras un reportaje realizado por El Diario.

 “La gente en la publicación nos empezó a poner comentarios, y nos contactó una persona que maneja el medicamento con cannabis. Nos daba miedo, pero dijimos ‘si no lo hacemos nosotros, quién va a hacer algo por Rubí’, y nos aventuramos”, precisaron.

Su abuela dijo: “Vimos muchos cambios en la niña. Después vino el dueño de la empresa norteamericana que hace el medicamento, y él la está patrocinando. Nosotros no sabíamos absolutamente nada. Nos la vimos bastante duro”.

Un pequeño bote de mil miligramos mantiene encendida la esperanza de la familia Valero Durán, que espera que su testimonio pueda ayudar a quienes pasen por una situación similar. 


[email protected]