Juárez

Cambian juicios en época de pandemia

Desde varias salas y a través de videoconferencias se llevan a cabo las diligencias penales

Blanca Elizabeth Carmona
El Diario de Juárez

miércoles, 01 julio 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Con el personal dividido en las salas y jueces dirigiendo las audiencias de forma remota, es como se están llevando a cabo las diligencias penales durante los tiempos del Covid-19. 

Para privilegiar la sana distancia en el Tribunal de Control de Ciudad Juárez las personas detenidas son llevadas a una sala bajo custodia de un elemento de la Policía Procesal mientras que la agente del Ministerio Público, la defensora y la encargada de sala están en otro recinto y desde la oficina, en el mismo edificio, o la casa el titular del Tribunal de Control dirige la audiencia, de acuerdo con funcionarios judiciales. 

Todos se enlazan a través de una videoconferencia para hacer posible la diligencia, escucharse y argumentar.

Por lo que para la realización de una sola audiencia se utilizan dos salas además del inmueble donde se encuentre el juez y de la asistencia del personal de Sistemas que vigila la videoconferencia y la grabación de ésta. 

Cuando los defensores quieren hablar con su representado en privado se trasladan a la otra sala de lo contrario utilizan los micrófonos y todos escuchan el diálogo. 

Mientras que en el Tribunal de Enjuiciamiento –encargados de llevar a cabo los juicios orales– tanto el MP como la defensa y las personas acusadas están en la misma sala. Antes de que surgiera el coronavirus, las personas sujetas a proceso penal estaban junto a su abogado defensor, pero ahora son llevados al área del público para que estén más lejos de la mesa de la representación social y de los defensores.

Los titulares del órgano de Enjuiciamiento si están en otra sala. A diferencia del Tribunal de Garantía, que al presidir la diligencia lo hace un solo juzgador, al subir al estrado el Tribunal de Enjuiciamiento puede ser colegiado o unitario. Si es colegiado son tres jueces, el presidente, el redactor de la sentencia y el tercer interviniente. Actualmente, ellos siguen estando en una sola sala porque deben deliberar sobre las incidencias que se presenten durante el juicio y puedan resolver por unanimidad o mayoría de votos. 

Todos son protegidos

En juicio oral el MP y la defensa están obligados a llevar a sus respectivos testigos, antes todos eran escuchados en la sala donde estaban los jueces, la persona detenida, su abogado y el fiscal, a excepción de los testigos protegidos. En caso de tener esta categoría, los testigos estaban en un área adjunta al recinto principal y en un televisor se veía un recuadro con la palabra “testigo protegido” y se escuchaba su voz, los jueces se trasladaban a ese espacio para dar certeza de que se trataba de la persona anunciada por quien ofrecía el testimonio. 

Ahora por la pandemia algunos jueces están llevando este último esquema para todo tipo de testigos, protegidos o no. Otros resolutores aún no han determinado en qué espacio deberá acomodarse a los testigos, en un afán por respetar la sana distancia.  

Actualmente no se permite la entrada a las diligencias de los asistentes del MP tampoco de los familiares de las personas detenidas, ni de reporteros ni público alguno.