PUBLICIDAD

Juárez

Buscan haitianos una excepción humanitaria

Temen ser deportados bajo el Título 42 y deciden esperar en Juárez la respuesta de EU

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez

sábado, 06 agosto 2022 | 06:00

Gabriel Cardona y Fernando Méndez / El Diario de Juárez Gabriel Cardona y Fernando Méndez / El Diario de Juárez Gabriel Cardona y Fernando Méndez / El Diario de Juárez | Una familia cruza el río Bravo Gabriel Cardona y Fernando Méndez / El Diario de Juárez | Un hombre realiza labores de limpieza en el Centro de la ciudad

PUBLICIDAD

Ciudad Juárez.— El miedo a ser devueltos a Haití bajo el Título 42, como ocurrió en mayo con el 45.46 por ciento de los isleños que después de migrar durante años decidieron cruzar la frontera para entregarse a los agentes de la Patrulla Fronteriza del Sector El Paso, provocó que la mayoría de los haitianos esperen ahora en Ciudad Juárez una excepción humanitaria para ingresar a Estados Unidos. 

De acuerdo con las estadísticas de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés), mientras que en mayo cruzaron la frontera por el desierto, el muro fronterizo o el río Bravo/Grande, 6 mil 200 migrantes provenientes de Haití, en junio fueron solo 65 los detenidos por la Patrulla Fronteriza; es decir, apenas el 1.04 por ciento de la cifra del mes anterior. 

PUBLICIDAD

Evens Celestin, de 47 años de edad, llegó hace cuatro meses a Ciudad Juárez con su esposa de 37 y su hijo de nueve años, pero no ha logrado conseguir albergue, tampoco ha sido registrado ante el Consejo Estatal de Población (Coespo) ni se ha podido contactar con Las Americas Immigrant Advocacy Center, la organización estadounidense que analiza los casos que pueden lograr la excepción humanitaria; sin embargo, está dispuesto a esperar. 

“Necesitamos ayuda, pero no me entienden”, dice desesperado con su poco español, el hombre quien busca ingresar a Estados Unidos por un puerto autorizado, y no por el río Bravo, por temor a ser devuelto a su país a través del Título 42, una política sanitaria impuesta por Donald Trump en marzo de 2020, y que continúa el gobierno de Joe Biden, bajo el argumento de que los migrantes representan un “grave” riesgo para la propagación del Covid-19 entre la población estadounidense. 

Sin el pago a traficantes de personas, y la mayoría de las veces sin dinero, los haitianos tienen marcadas dos rutas para llegar hasta Estados Unidos desde su isla, una es a través de Chile, en donde muchos trabajan viven por incluso años antes de recorrer Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Guatemala y todo México. 

Y otros viajan de Haití a Chile, luego Bolivia y después a Brasil, por lo que algunos saben hablar también portugués; después continúan por Venezuela, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Guatemala y México. 

Al llegar al sur de México solicitan un permiso temporal para radicar en el país ante el Instituto Nacional de Migración (INM), lo que provoca que algunos tengan que esperar meses en Chiapas para continuar su camino, miles de los cuales han elegido Ciudad Juárez durante este año, por lo cual las detenciones fueron a la alza hasta mayo pasado. 

Mientras que en el año fiscal 2020 (del 1 de octubre de 2019 al 30 de septiembre de 2020) fueron detenidos 12 haitianos por la Patrulla Fronteriza del Sector El Paso, en el año fiscal 2021 (del 1 de octubre de 2020 al 30 de septiembre de 2021) la cifra aumentó a 4 mil 378, mil 192 de los cuales fueron expulsados de manera exprés, así como tres de los 50 que cruzaron la frontera en el mismo lapso pero por un cruce autorizado. 

Debido a que la comunidad haitiana comenzó a hacer de Ciudad Juárez su nueva ruta hacia Estados Unidos, durante los primeros nueve meses del año fiscal 2022 (del 1 de octubre de 2021 al 30 de junio de 2022), fueron 14 mil 626 los isleños detenidos por la Patrulla Fronteriza, 5 mil 210 de los cuales fueron devueltos a su país; mientras que 562 más ingresaron fueron recibidos por los agentes de CBP en un cruce internacional, dos los cuales fueron expulsados bajo el Título 42. 

“En mayo mucha gente se empezó a ‘tirar’ al río, y como a algunas personas que iban a entrar las liberaron (dentro de Estados Unidos) pues eso generó que todos pensaron que eso iba a pasar, que iban a entrar, entonces se dejaron ir todos en masa, dejaron tirado todo acá, nosotros tenemos programas de estarlos apoyando con camas, y todo eso dejaron tirado y se fueron”, informó Cristina Coronado, Programa de Apoyo a Migrantes de la Sociedad Misionera de San Columbano. 

 “Pero a muchos, muchos los mandaron a Haití, tenemos contacto con gente que fue deportada y que estaban con nosotros, entonces eso hizo que toda la gente parara y ya no se tirara por el río. Por eso en junio bajó tremendamente, la gente no cruzó porque no quieren arriesgarse a ser deportados hasta Haití, porque hubo mucha, mucha deportación”, agregó.

Mientras que en junio solo 65 cruzaron la frontera por un puerto no autorizado, como lo es el río internacional, 326 más fueron recibidos por los agentes de CBP para comenzar un proceso migratorio. 

En junio “nosotros vimos nuevamente un aumento aquí en la demanda de servicios, en mayo bajó la demanda y llegaban muchos nuevos pero pensando que iban a cruzar, también ahorita viene otra ola de Haití pensando que van a cruzar, y muchos solteros, pero ellos mismos se comunican, ellos mismos son su propia información más fidedigna”, y al describir las expulsiones deciden esperar, informó Coronado. 

Explicó que “depende de los movimientos que hay en el río, en CBP o en la entrada, eso hace que la gente busque tal o cual opción. Ahorita están buscando quien los registre (para una excepción humanitaria), una organización para registrarse, esa es su preocupación, porque algunos han entrado así”. 

A través de la Oficina de Movilidad Humana de la Diócesis de Ciudad Juárez, el Programa de Apoyo a Migrantes de la Sociedad Misionera de San Columbano, ofrece ayuda humanitaria a cerca de 200 familias de migrantes haitianos cada semana, la mayoría con niños. 

“Entre enero y mayo había más gente hablando español, ahorita hay menos. Todavía hay muchos retos y desafíos para la población de Haití aquí”, dijo la activista quien los martes, jueves y viernes ofrece a los migrantes ayuda humanitaria, como comida, leche y panales, en las oficinas de Catedral; los miércoles y viernes apoyo legal y los jueves servicios médicos, a través de del proyecto “Vamos Juntos”, de ADRA México, Cadena A.C. y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). 

Quienes permanecen en Juárez se encuentran agrupados y espacios comunes que rentan, y una minoría en albergues, debido a la falta de espacio. 

“Al principio todos querían rentar pero ha sido imposible, porque es muy cara la renta para ellos (…) todavía sigue mucha gente con trabajos muy temporales. La maquila no los acepta por el idioma, están batallando mucho por el idioma, muy pocas maquilas los han aceptado”, lamentó la activista. 

Dijo que “como han estado cruzando algunos, muchos están pensando en que van a cruzar y eso genera mucho movimiento entre ellos. Si hay gente que cruza entonces todos se van sobre esa lógica, entonces de alguna forma su energía está puesta en el cruce”. 

Aunque no existe una cifra oficial, Coronado estima que actualmente permanecen en Juárez unas 3 mil personas provenientes de Haití, 80 por ciento de las cuales no hablan español, debido a que su lengua oficial es el criollo, aunque la mayoría aprende el francés en la escuela como segunda lengua y, durante su viaje migratorio, algunos han aprendido español, portugués e inglés. 

  • Unos 3 mil haitianos permanecen en Juárez
  • 80 por ciento no hablan español
  • Su lengua oficial es el criollo
  • Estudian francés en la escuela como segunda lengua
  • Durante su viaje han aprendido español, portugués e inglés

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search