Juárez

Buscaba el ‘sueño americano’; regresa con los pies destrozados

Caminó 15 días por el desierto de NM hasta que las ampollas le impidieron seguir y la Patrulla Fronteriza lo deportó

Cortesía / Elementos del Grupo Beta realizan curaciones a Rafael, antes de enviarlo al hotel filtro

Salvador Castro
El Diario de Juárez

jueves, 24 septiembre 2020 | 13:49

La Oficina de Derechos Humanos del Municipio brindó ayer apoyo y atención médica a un migrante deportado por esta ciudad que caminó 15 días en el desierto del estado de Nuevo México y se estuvo alimentando sólo de atún y agua.

Rafael Méndez Marín, de 28 años, llegó a esta frontera y cruzó indocumentado hacia Estados Unidos por la zona de Anapra, con el objetivo de llegar a Nueva Jersey y cumplir de esta manera el llamado “sueño americano”.

El originario de Altotonga, Veracruz, y estudiante de la carrera de Gastronomía, buscaba lo que, dijo, en su ciudad no podía tener: un empleo bien remunerado.

Durante 15 días Rafael caminó por el desierto neomexiquense, alimentándose con atún e hidratándose con agua, hasta que el calor durante el día y las bajas temperaturas de la noche, además del cansancio, comenzaron a hacer estragos en su cuerpo.

Los pies de Méndez se llenaron de ampollas al grado que ya no pudo caminar. “Fue un infierno que no le deseo a nadie”, expresó.

Después de pasar esa travesía, Rafael fue detenido por elementos de la Patrulla Fronteriza y deportado a México por esta frontera, por lo cual fue recibido por el grupo Beta quien lo canalizó a la Dirección de Derechos Humanos, donde lo auxiliaron realizándole curaciones, pues aún no puede caminar debido a las lesiones en los pies.

La misma Dirección se encargó ayer de apoyarlo con una silla de ruedas para que la use de manera temporal.

El titular de la dependencia municipal, Rogelio Alejandro Pinal Castellanos, señaló que el hombre fue enviado al hotel filtro, donde permanecerá hasta que haya sanado y pueda viajar a su lugar de origen.

“Me voy a regresar a mi estado”, mencionó Rafael quien además recibió en Derechos Humanos un kit de alimentos y de higiene, así como un boleto para regresar a su ciudad.

scastro@redaccion.diario.com.mx