Juárez
Especial

Brota polémica por 'pin parental'

Iniciativa que busca que padres decidan qué aprenden sus hijos en la escuela confronta a diversos sectores

El Diario de Chihuahua / Protesta de padres en contra de la educación sexual en las escuelas, ayer en la ciudad de Chihuahua

Javier Olmos
El Diario de Juárez

miércoles, 05 agosto 2020 | 16:38

Ciudad Juárez— Un tema tabú como la educación sexual en las escuelas alcanza un pico controversial, producto de una iniciativa de reforma a la Ley Estatal de Educación que intenta vetar ese tipo de contenidos.

Surgida en España por el partido ultraconservador Vox, ahora confronta en Chihuahua a diversos sectores por la constitucionalidad de la propuesta: que los padres decidan qué aprenden sus hijos en el aula o que se vulneren los derechos de los niños a saber.

Esa es la polémica entre los adultos, que han excluido a las niñas y niños de la discusión.

Presentado al Congreso del Estado en enero pasado, el ‘pin parental’ busca que los padres den autorización antes de que sus hijos reciban información sobre derechos sexuales y reproductivos, de sexualidad y perspectiva de género.

Esto porque, según la autora de la iniciativa, Marisela Sáenz, diputada del Partido Encuentro Social, “los niños llegan de la escuela con problemas de conducta, de querer ponerse la falda de su hermana porque les están diciendo que es normal”.

La iniciativa que promueve, y que ha encontrado eco entre diversos grupos de la sociedad civil, busca reformar y adicionar el artículo 130 de dicha ley.

Pide que sean los padres o tutores quienes tengan el derecho de prestar su consentimiento previo, conjunto, o por escrito, el cual se denomina ‘pin parental’, sobre el contenido de las clases y actividades que se imparten en los centros educativos que sean contrarios a sus convicciones éticas, morales o religiosas.

Asimismo, según la redacción del proyecto, tendrán derecho a manifestar su oposición o negativa a que sus hijos participen en actividades, talleres, pláticas o charlas que contravengan sus principios morales, éticos o religiosos.

Como ocurre en otros cuatro estados del país, aquí funcionarios, activistas, profesores, especialistas y representantes de diversos sectores sociales debaten la propuesta que, tras seis meses de su presentación en el Congreso de Chihuahua, se encuentra en análisis de Comisiones Unidas, donde confluyen las comisiones de Educación y Juventud y Niñez.

Sáenz asegura que se subirá al Pleno este mismo mes de agosto.

‘Es anticonstitucional’

Para Jorge Antonio Breceda Pérez, profesor investigador de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), “la iniciativa que surge de un partido conservador, viola principios como el interés superior de la niñez, el principio de progresividad y no regresión de los derechos, el derecho a la educación, a la participación; el acceso, permanencia y participación en los servicios educativos, así como el derecho a la protección contra malos tratos, la libertad de expresión y el derecho a la igualdad sustantiva y no discriminación”.

“Todos los derechos humanos se encuentran vinculados íntimamente entre sí, de tal forma que el respeto y garantía de éstos o la trasgresión de alguno de ellos impacta en todos ellos”, advierte.

La diputada Sáenz, que llegó al Congreso gracias a una alianza del PES con el partido de izquierda Morena, en el 2018, reprueba que “los niños quieran ponerse falda porque ‘es normal’ y les dicen en la escuela que ya no tienen un género, sino una identidad”.

“Eso es lo que se está mostrando en las escuelas y eso no es una educación científica, es una educación ideológica y la educación debe ser laica”, afirma.

Las propuestas de reforma que se denominan “pin parental” fueron importadas a México en cinco estados que son además de Chihuahua, Aguascalientes, Ciudad de México, Querétaro y Nuevo León.

De entrada en España fue impulsada por el partido político de ultraderecha Vox y se mantiene actualmente vigente sólo en la región de Murcia.

El presidente de la Asociación de Padres de Familia de Ciudad Juárez, Marcos Cruz Allende, asegura que en 27 años de experiencia como docente de nivel básico, ha visto que “antes el padre y la madre tenían más tutoría sobre la educación”.

“Están comenzando a meter temas como educación sexual en una edad temprana, cuando pienso que la educación sexual se comparte en casa”, aboga.

Cruz Allende asegura que más de 8 mil familias en el estado apoyan la implementación del ‘pin parental’. Pero ese no es del todo su argumento: de no aprobarse, la educación sexual “para nosotros los maestros sería una camisa de once varas”, dice.

“El docente ha sido muy criticado en esta cuestión porque piensan que hacemos movimientos y miradas malintencionadas. ¿Te imaginas con este tema de la educación sexual?”, pregunta.

Y se responde: “Cualquier pretexto va a ser motivo para cualquier persona de enfrentar hasta una demanda, son temas muy delicados”.

“Yo siempre he dicho, cuando a una niña le baja la menstruación, a la primera que le pide consejos es a la mamá, entonces hay una vinculación que no debemos de perder y el Estado debe ver otras necesidades básicas de la educación como las matemáticas, la escritura y la ciencia”, alega.

A inicios de julio pasado, la Secretaría de Gobernación (Segob) se pronunció contra las iniciativas de reforma al aseverar que su aprobación puede implicar que se veten temas de diversidad, inclusión, perspectiva de género y educación sexual y reproductiva, entre otros.

“Podrían ser consideradas inconstitucionales por las autoridades competentes al violar los principios de progresividad y prohibición de no regresión de los derechos y transgredir la rectoría del Estado sobre la definición de los contenidos educativos establecida en el Artículo Tercero constitucional, además de extralimitar las competencias de los legislativos estatales”, cita el documento oficial emitido por Segob.

“Asimismo, las reformas pueden transgredir el marco nacional e internacional de los derechos humanos en favor del interés superior de la niñez”, añade.

Pero padres de familia que se autodenominan “providas” y “profamilia” insisten en su viabilidad, como María Sotelo, presidenta de la organización Mujeres Visionarias.

“Entonces el ‘pin parental’ protege mis derechos como padre de familia, como tutor, de elegir la educación que queramos para nuestros hijos”, indica.

“La educación de nuestros hijos es personal, es familiar, no le corresponde al Estado porque el Estado no los mantiene; cumple como Estado, como norma legislativa, social, pero no familiar”.

Y sostiene: “Estoy de acuerdo en la educación científica y no ideológica”.

“Si hay un padre que está de acuerdo con la educación ideológica, adelante, pero no yo; todos los padres tenemos que estar informados de lo que se está educando a nuestros hijos”.

Advierten más violencia contra la infancia

Además de que atenta contra los derechos de las niñas, niños y adolescentes, también podría generar mayor violencia contra los niños, particularmente en Juárez, que de por sí tiene números rojos en esa problemática, alerta la coordinadora de la Red Mesa de Mujeres de Ciudad Juárez, Imelda Marrufo.

“Porque también hay un elemento que no están viendo: Juárez es una de las ciudades que tiene más violaciones contra mujeres, niños y niñas; el propio Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad (SESNS) lo refiere”, apunta.

A nivel estatal, el SESNS reportó que durante el primer semestre de este año 39 mujeres de 0 a 17 años fueron víctimas del delito de corrupción de menores y 10 del delito de trata.

Marrufo explica que las niñas y los niños piensan que cualquier persona puede tocarlos pero les da vergüenza no permitirlo, principalmente porque en la gran mayoría de las familias este es un tema tabú, que le cuesta trabajo a los padres que no fueron educados para dar esa información.

“Es una situación que a nosotras nos preocupa mucho”, expone. Pero también reprocha que la discusión se deje al libre albedrío de las personas, “que sin mayor conocimiento científico, técnico y especializado, se pretenda traer contenidos curriculares y legislar, privando a las niñas y los niños de información científica básica necesaria acorde a su edad”, plantea.

“Nosotros estamos en contra del ‘pin parental’ porque claramente desde una perspectiva de los derechos de las niñas, niños y adolescentes, es una medida que es contraria a sus derechos humanos, medida que contraviene el Artículo Tercero constitucional que dice que la educación deberá ser obligatoria, gratuita, laica y con una perspectiva de derechos humanos y de género”, sostiene.

Que padres primero se informen: Educación

La autoridad educativa mantiene un posicionamiento firme sobre el tema: que las familias primero se informen bien.

“Yo sólo haría un llamado amable y sentido a los padres de familia a informarse bien. Ahora que reciban los libros de texto que los revisen a fondo, que vean los contenidos, que si este tema en particular de educación sexual o Biología –porque así se aborda en educación básica– les llama la atención, que lo revisen a fondo”, propone Judith Soto, subsecretaria de Educación en la Zona Norte.

Dice que los padres deben platicar los temas con los maestros para ver cómo se abordan.

“El abordaje es científico, es cien por ciento para informar y que los niños conozcan cómo funciona su cuerpo, igual que les enseñamos el aparato respiratorio y cardiovascular”, abunda.

“Aquí lo que sí tratamos de informarles o trabajar mucho con ellos es el respeto a su cuerpo, que tienen que darle tanto ellos como las demás personas”, añade, a la par de que lamenta que se han visto muchos casos de niños que por no estar informados son víctimas de abuso, principalmente en casa.

“Yo estoy segura de que debemos trabajar en conjunto, porque a nosotros nos toca la parte de la ciencia, a la familia le toca la parte de la formación, de los valores y de las decisiones que son para toda la vida como el formar una familia, tener hijos etcétera”, agrega.

De acuerdo con el diputado de Morena Benjamín Carrera, quien también se pronunció en contra del ‘pin parental’, es inminente que se apruebe debido a que de nueve diputados que integran las Comisiones Unidas, cinco del PRI, el PAN y PES están a favor de la propuesta.

“Si se llegara a dar la votación en Comisiones Unidas, la propuesta podría ser aprobada. Pero no terminaría ahí, de aprobarse por mayoría existe la posibilidad de interponer una acción de anticonstitucionalidad, la cual ya tenemos preparada”, asegura.

¿QUÉ ES?

El PIN Parental busca que los padres den autorización sobre el contenido de las clases y actividades que se imparten en los centros educativos que sean contrarios a sus convicciones éticas, morales o religiosas.

La propuesta se estudia en:

• Chihuahua 

• Aguascalientes

• Ciudad de México

• Querétaro

• Nuevo León