Juárez

Border Tuner llega a su fin

Del 13 al 24 de noviembre miles de personas en ambos lados de la frontera pudieron mantener una conexión a través de las luces

Fernando Méndez / El Diario de Juárez

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

lunes, 25 noviembre 2019 | 06:00

Ciudad Juárez— Tras la participación de miles de personas en ambos lados de la frontera, ayer concluyó ‘Sintonizador Fronterizo’ o Border Tuner, el proyecto artístico de conexiones de luz entre Ciudad Juárez y El Paso, creado por el artista Rafael Lozano-Hemmer.

“Hemos recibido a miles de personas en ambos lados, anoche (sábado) tuvimos una asistencia muy positiva”, informó ayer Mario Porras, organizador del evento que se llevó a cabo del 13 al 24 de noviembre con la participación de artistas locales como historiadores, músicos, orquestas, poetas, feministas, indígenas y representantes de LGBT.

El objetivo del proyecto fue hacer visible las conexiones transfronterizas históricas, culturales, económicas, sociales y medioambientales que existen entre Ciudad Juárez y El Paso.

Durante 11 noches México y Estados Unidos estuvieron unidos a través del río Bravo por cúpulas de luz azul que la gente podía controlar a través de reflectores, y que al unirse abrían la comunicación de quienes los manipulaban.

Durante las pruebas de iluminación las luces azules en el cielo llegaron a sorprender y hacer especular a los fronterizos, por lo que incluso se vieron comentarios en las redes sociales de que se trataba de naves extraterrestres.

Al conocer el evento, habitantes de todas las edades y de ambos países acudieron en Delta Drive, en El Paso y en Juárez en el área de El Chamizal.

En cada lado de la frontera se instalaron tres estaciones, cada una con una especie de podio con un micrófono, una bocina y una perilla, la cual se debía girar para que las luces comience a escanear el horizonte y al encontrarse con otra luz permitan iniciar la conversación al abrir los canales de comunicación.

Éste es el proyecto más importante en la carrera del artista Lozano-Hemmer, quien tiene 20 años con otros similares en el Zócalo de la Ciudad de México, en las Olimpiadas de Vancouver y en Nueva York, Filadelfia.