PUBLICIDAD

Juárez

Basta de tanta muerte, reclama la Iglesia

Tras el asesinato de los dos sacerdotes jesuitas, promueve la paz en misas de todo el país

Sol Gallegos / Hérika Martínez Prado / El Diario

lunes, 11 julio 2022 | 11:00

Omar Morales / El Diario de Juárez | Feligreses en la Catedral de esta ciudad Omar Morales / El Diario de Juárez | Como símbolo de luz hacia la paz, el obispo Guadalupe Torres Campos encendió una vela El Diario de Chihuahua | El la ciudad de Chihuahua pidieron por la unidad y la fe | Ceremonia realizada en la Ciudad de México en la que tenían fotografías de los jesuitas, el guía y el beisbolista ejecutados en Chihuahua

PUBLICIDAD

“Exclamamos con preocupación y tristeza este grito: ¡Basta de tanta muerte!”, expresó el obispo de la Diócesis de Ciudad Juárez, José Guadalupe Torres Campos, durante la misa que se celebró ayer en el arranque a nivel nacional de la Jornada de Oración por la Paz, a la que se unieron iglesias de esta frontera y de la ciudad de Chihuahua.

La Jornada de Oración inició ayer en memoria de los sacerdotes jesuitas Javier Campos y Joaquín Mora, ultimados en junio pasado en Cerocahui, así como para recordar a las más de 122 mil personas asesinadas y más de 100 mil desaparecidos en lo que va de este sexenio.

PUBLICIDAD

“Nos reunimos en familia, en la fe pedimos hoy de manera muy especial por la paz, en este domingo particularmente pedir en la Eucaristía y todas las misas de nuestro México por tantas víctimas que han sufrido violencia, que han sido asesinadas: hombres, mujeres, niños, consagrados y consagradas, sacerdotes, laicos”, dijo el obispo ayer.

La misa por la paz se realizó en la Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe a la que algunos feligreses atendieron el llamado del arzobispo de Chihuahua, Constancio Miranda Weckman, de asistir con vestimenta en color blanco.

Torres Campos pidió por los fieles, infantes, religiosos, religiosas y sacerdotes que han sido asesinados en el país. Como símbolo de luz hacia la paz, encendió una vela e invitó a los católicos a asistir el próximo domingo a la misa con una vela para que realicen esta misma acción en unión.

“Junto con el santo padre, el Papa Francisco, exclamamos con preocupación y tristeza este grito: Basta de tanta muerte, tanto dolor, tanta violencia, tanta maldad, en todo México, en nuestro estado, en nuestra ciudad, no podemos permanecer en silencio”, dijo el obispo durante la homilía.

Como parte de la Jornada de Oración por la Paz, el próximo viernes 29 de julio a las 19:00 horas se llevará a cabo una vigilia diocesana de oración por la paz en ‘El Punto’, lugar en donde el Papa Francisco celebró una misa para los fieles juarenses y los migrantes en el 2016.  

También se informó que en las misas del 31 de julio se tendrá un momento de oración por los victimarios que han realizado estos actos de violencia en el país y en esta frontera.

Torres Campos señaló que “los asesinatos y desapariciones que diariamente se cometen en el país son un llamado de Dios a unirnos para pedir por la paz”. 

Llaman a construir la paz

En tanto, el misionero de San Columbano, Guillermo Morton, exhortó a los fieles no sólo a orar por la paz, sino también a actuar para evitar la violencia y detenerla. 

“Queremos animar a la gente para tener más valentía. A actuar, meternos en los asuntos con acciones, no solamente con palabras”, destacó el sacerdote estadounidense, quien desde hace cinco años es el encargado de la iglesia de Corpus Christi, ubicada en Rancho Anapra.

“Nuestra apuesta es por el diálogo social para construir un camino de justicia y reconciliación que nos lleve a la paz. Queremos abrir horizontes de diálogo para construir la paz. Estamos delante de un problema complejo que necesita de todos y todas para atenderlo desde la raíz y así dejar que el Cristo Resucitado haga surgir una nueva mirada que permita construir los acuerdos que hoy México necesita”, señaló. 

En la comunidad católica ubicada en los límites de la frontera con Estados Unidos, el padre Morton destacó la necesidad por la paz y el respeto a la vida de todos, incluidos los migrantes y las mujeres que tanto han sufrido en esta ciudad. 

“El destino es una transformación de la cultura de la muerte en México, hay tanta falta de respeto por la vida aquí, podríamos dirigir la mirada a los narcos, sicarios, ‘polleros’, a los que abusan y se aprovechan de la vida, pero también tenemos que ver en la casa la violencia doméstica, hay tantas mujeres asesinadas aquí, hay una falta de respeto por la vida de la mujer”, apuntó. 

“El asunto es cuando usted es testigo ocular de la violencia ¿qué está haciendo?, muchas veces hay violencia en la familia y no hace nada para que no se enoje el cuñado o el esposo”, destacó. 

“Cuando yo pido a Dios qué quiere de parte de mí, es un poco falta de honestidad y transparencia, porque ya sabemos lo que Dios quiere de parte de nosotros; es ser portadores de la paz, ser buenos samaritanos y que cuando encontremos la violencia nos acerquemos para ver y dirigir los recursos que yo tengo para asistir a esta persona en este momento, esta es la iglesia viva, esta es la muestra de la presencia de Dios en nuestras comunidades”, destacó.  

En Chihuahua, llaman a la unidad y fe

En la ciudad de Chihuahua, el párroco de la Catedral, padre Raymundo López, hizo una oración especial por la paz y llamó a solidarizarse ante los diferentes hechos violentos presentados.

En las diferentes parroquias de la Diócesis en la capital del estado, se envió un mensaje de reflexión para que cesen los hechos violentos que se han presentado tanto en la entidad como en México.

El sacerdote también llamó a la unión de la familia e individuos, así como acrecentar la fe en cada uno de los fieles.

“Pidamos al padre bueno, atrevámonos a vivir nuevamente, a ser buenos samaritanos, que lo más sencillo puede cambiar hasta nuestro mundo. Ahora nos han robado mucho, nos han robado de frente porque no hay tiempo; vemos a otros lados, no conocemos rostros”, comentó el sacerdote.

Recordó el Evangelio según San Lucas, el cual pide amar al “Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu fuerza y con toda tu mente. Y a tu prójimo como a ti mismo”.

El sacerdote contó la parábola del buen samaritano, una historia narrada por Jesús en la cual cuenta la historia de un hombre a quien le habían robado, golpeado y dejado por muerto. Mientras estaba luchando por su vida, varias personas que pasaron a su alrededor decidieron no ayudarlo, hasta que un samaritano, con una visión diferente sobre la religión, decide ayudarlo.

“Anímense a mirar de frente, de tener tiempo para el prójimo y entender que el otro es también nuestro hermano”, comentó el sacerdote.

‘No más’

En la Ciudad de México, Jorge Atilano, asistente de provincial en el sector social de los jesuitas, explicó sobre esta jornada que “lo que queremos es generar esta memoria para construir la paz”.

En un mensaje en la Estela de Luz, donde se convocó a los líderes religiosos y sociedad civil, Atilano comentó que los credos están reunidos por un deseo de justicia, reconciliación y paz.

“Desde aquí surge un grito de indignación: ‘No más desaparecidos, no más feminicidios, no más migrantes masacrados, no más pueblos indígenas sumergidos en el miedo, no más muertes violentas’”.

La violencia brota por todos lados y estamos delante de alianzas y complicidades e instituciones rebasadas, advirtió.

Para construir la paz, añadió Atilano, se requiere de la participación de todos los sectores sociales. (Con información de Juan Carlos Núñez / El Diario de Chihuahua/ Agencia Reforma)

La Jornada de Oración por la Paz

*Viernes 29 de julio 

*19:00 horas 

*Vigilia diocesana de oración por la paz en ‘El Punto’

*Domingo 31 de julio

*Oración por los victimarios  

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search