Juárez

Ayudan a construir ‘Entornos de paz’

C-hepaz y Club Rotario Juárez Campestre enseñan a menores a conciliar sus problemas en casa y comunidad

Eduardo Lara
El Diario de Juárez

domingo, 23 mayo 2021 | 11:42

Archivo El Diario de Juárez

Ciudad Juárez.- Con el objetivo de ayudar a niños y jóvenes de zonas como Riberas del Bravo y Kilómetro 29 a conocer sus emociones y superar problemas como la ansiedad y depresión, entre otros, la asociación Crecimiento Humano y Educación para la Paz A.C. (C-hepaz) ha puesto en marcha el programa “Entornos de paz”.

Dicho proyecto consiste en apoyar a menores de entre 10 y 13 años de edad, así como a jóvenes de preparatoria, con la realización de actividades en casa para el manejo adecuado de emociones y la resolución pacífica de conflictos.

Nohemí Almada, directora de C-hepaz, explicó que el esquema se ha venido implementando desde enero del presente año con el apoyo del Club Rotario Juárez Campestre, encabezado por Norma Ivonne Loya de López; la intención es continuar con este trabajo en el 2022.

“Es un proyecto que estamos desarrollando en favor de 150 niños en Riberas del Bravo, a través de un manual para la resolución pacífica de conflictos; también se están implementando acciones para atender a 700 estudiantes de preparatoria del Kilómetro 29, para que reconozcan sus emociones y aprendan expresarlas de manera asertiva, sin causar daños a los demás”, dijo Almada.

Para la selección de los niños y jóvenes, la asociación civil elaboró un trabajo conjunto con las escuelas primarias Paso del Norte, Independencia y 1 de Mayo, así como con el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Chihuahua (Cecytech).

Almada Mireles indicó que la elección de estas dos zonas de la ciudad se debe a los problemas que enfrentan en materia de violencia, así como la falta de servicios como consecuencia de ser áreas alejadas de la mancha urbana, entre otros.

Por su parte, Claudia Treviño Labrado, coordinadora de área en C-hepaz, resaltó que el manual entregado a los participantes consta de seis actividades que deben hacer durante el año en compañía de sus familias, con la intención que todos aprendan no sólo a escuchar, sino a reforzar los lazos entre sus integrantes y ser más empáticos.

Una de las tareas es la realización de cartas donde se expresan las emociones sentidas ante un acontecimiento de la semana, las cuales son depositadas en un buzón especial en casa.

“Con estas actividades logramos sacar lo más positivo de la familia para forjar un mecanismo de liberación y fortalecer los lazos. ¿Por qué escogimos estas edades? Porque creemos que ya hay un grado de conciencia sobre lo que es el conflicto y cómo resolverlo”, comentó.

close
search