Juárez

Aún suenan las campanas

A sus 56 años, empuja su tradicional carrito de paletas para lograr el sustento diario

Miguel Vargas
El Diario de Juárez

lunes, 27 septiembre 2021 | 12:33

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez

Roberto, vecino de Infonavit Tecnológico, de 50 años de edad, estaba en su domicilio cuando escuchó una música que tenía en el subconsciente desde niño: era el camioncito de las paletas. 

Entusiasmado salió al frente de su casa a esperar que pasara para comprar para él y su familia unas nieves y esquimales, pero en vez del camión tradicional era un auto que describe como el tipo de ‘Rápido y furioso’, sin placas, pero a baja velocidad; era otra versión del ‘señor de las paletas’.

Según Luis Sigala, uno de los proveedores de paleteros de mayor tradición en la ciudad y que se ubica en la colonia Chaveña, también este oficio ha sufrido transformaciones, pero permanece en pie, 

Uno de los que continúan el oficio es Víctor Pérez, de 56 años, que aún hace  sonar la campana de su carrito.

Dijo que hay personas que toda su vida han sido vendedores de paletas de carrito y que incluso han heredado su oficio a sus hijos, ya que es un trabajo honrado y que remunera lo suficiente para mantener a una familia. 

Sigala reconoció que cada vez son menos los de este oficio que utilizan el icónico carrito en la búsqueda de clientes, así como casi nulos los que utilizan el clásico camioncito que llamaba con música distintiva a comprar paletas, ya que al parecer este último gasta mucha gasolina.

Sin embargo el comerciante apuntó que los paleteros que aún hacen sonar la campana de sus hieleras ambulantes durante sus recorridos, advirtiendo de su presencia, son por lo general los de mayor edad, que han dado por herencia a sus hijos esta forma de ganar dinero.

Pese a que tienen jornadas extenuantes obtienen lo suficiente para salir adelante, apuntó el encargado de la distribuidora “Sultana”.

Víctor Alonso Pérez, de 56 años, tiene 25 años vendiendo paletas y ayer empujaba su carrito de dos ruedas en El Chamizal, pidiéndole a Dios terminar su producto, comentó.

Nació en San Luis Potosí y se crió en Tamaulipas; aquí en la ciudad, Víctor tiene 25 años trabajando en la venta de nieves, rellenos, esquimales y paletas ‘de hielo’… es su sustento.

Es buena temporada todavía, pero cuando acaba de alejarse el calor se dedica a vender manzanas enmieladas, chicharrones y demás frituras, dijo ayer en el parque.

La mayoría como Víctor aprovechan la concentración de clientes en la zona Centro y en El Chamizal los fines de semana.

“Todos se hacen bola en el mismo lugar, pero los más audaces recorren otros puntos como las ‘segundas’ y el sector de Anapra, donde les va un poco mejor al no tener competencia, aseguró Luis Sigala, el proveedor del producto.

Agregó que las aproximadamente 10 distribuidoras que hay en la ciudad están en el Centro y la colonia Azteca, por lo que es en ese sector de la ciudad donde se pueden observar más paleteros de los tradicionales que ocupan carros-hielera para vender.

Los que usan sus propios autos como medio de venta, generalmente lo hacen en las colonias del suroriente u otras más apartadas, aunque también los hay quienes venden por temporada en sus domicilios entre sus vecinos, ya que es un negocio redituable que les ayuda con sus gastos, de acuerdo con el surtidor entrevistado.

Conózcalo

*Nombre: Víctor Alonso Pérez

*Edad: 56 años 

*Nació: San Luis Potosí 

*Oficio: Vendedor de paletas

*Experiencia: 25 años 

*Sector donde lo encuentra: El Chamizal

close
search