Aumentaron en 2018 casos de abuso: Casa Amiga

Un promedio de 15 menores son atendidos cada mes en el centro de crisis Casa Amiga Esther Chávez Cano

Hérika Martínez
El Diario
jueves, 14 febrero 2019 | 06:00

Ciudad Juárez— Un promedio de 15 menores son atendidos cada mes en el centro de crisis Casa Amiga Esther Chávez Cano por sospechas de abuso o violación sexual, de los cuales al menos el 50 por ciento proceden penalmente y casi siempre el victimario es un familiar o alguien muy cercano, informó su directora Lydia Cordero Cabrera.

“Nosotras hemos visto un incremento desde 2017, no podemos asegurar si es porque han incrementado los casos o porque se denuncian más, pero sí ha subido un 10 ó 15 por ciento. La edad de vulnerabilidad más alta que existe es entre los 3 y los 6 años, pero nosotras identificamos casos hasta adolescentes, es decir hasta los 15, 16 años”, destacó.

Cordero Cabrera explicó que los casos de sospecha contra niños o adolescentes son detectados en el programa Prevención en Comunidad, donde se trabaja el tema de prevención de violencia sexual infantil, y donde los niños comentan lo que les sucede.

Estos casos son canalizados a la organización, cuyo personal busca indagar más sobre la situación de la niña o el niño, y al menos la mitad sí proceden penalmente al encontrar indicios de que efectivamente está viviendo violencia sexual.

“Si lo dice directamente, nosotros tenemos la obligación que en cuanto diga verbalmente que hay una violencia se tiene que proceder legalmente. En algunos otros casos no lo dice, pero hay indicios mucho más profundos para poder denunciar”, dijo la directora de Casa Amiga.

Comentó que al estar expuestos a los medios de comunicación, también se detectan casos de una hipersexualización en la conducta de los niños, como cambios en su comportamiento, en su dinámica de familia o comienza una curiosidad sobrenatural sobre la sexualidad, pero al detectarse que es por la información que está consumiendo se le da apoyo de prevención.

Lydia explicó que generalmente la violencia contra los menores va creciendo poco a poco, “no es una violencia sexual que conlleve una agresión física de inmediato, sino que hay un acercamiento, un convencimiento, y sobre todo una desinformación enorme de los niños y una confusión de lo que conlleva”. 

Para prevenir este tipo de delitos, la activista recomendó a los padres de familia que en cada etapa de desarrollo, le brinden a sus hijos la información necesaria de autocuidado a sus hijos, que sepan protegerse, distinguir caricias agradables de desagradables y que sepan cuál es un toque agradable y cuál no.

Casa Amiga forma parte del Movimiento de Mujeres y la Red por la Infancia, que ayer se manifestaron en el exterior de la Ciudad Judicial para exigir al Supremo Tribunal de Justicia que el sacerdote Aristeo Trinidad Baca Baca, siga en prisión el proceso por el delito de violación agravada. (H. Martínez)



 contra una niña de 11 años, quien lo denunció en diciembre pasado y cuya segunda audiencia de vinculación a proceso se llevará a cabo hoy.


[email protected]