Juárez

Aumentan crímenes dentro de casas durante confinamiento

Sólo en ese período y hasta hoy fueron cometidos 32 asesinatos al interior de las viviendas; 7 en marzo, 19 en abril y 6 en lo que va del presente mes

Staff / El Diario de Juárez

Staff
El Diario de Juárez

domingo, 17 mayo 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Los disparos cortaron el sueño de la pequeña, que con violencia fue arrancada de la cama por un hombre desconocido que la metió al baño. Encerrada y aterrorizada, la niña esperó a que cesaran los ruidos dentro de su casa y sólo entonces salió.

Lo primero que observó fue la imagen de su madre acribillada. Su siguiente reacción fue correr con su vecina para pedirle auxilio; la mujer también escuchó las detonaciones y al oír que tocaban a la puerta de su casa la abrió y encontró a la niña llorando, por lo que la resguardó y llamó al 911.

El crimen reportado a la Fiscalía General del Estado (FGE) la mañana del jueves 7 de mayo en la colonia División del Norte se suma a los múltiples asesinatos registrados en el interior de viviendas y que durante la emergencia sanitaria a causa del coronavirus han reportado un aumento considerable.

Las estadísticas oficiales muestran que durante la pandemia los ataques a mano armada perpetrados dentro de las casas-habitación se incrementaron debido a que los “objetivos” optaron por el confinamiento; sin embargo, esta disposición no impidió los llamados “ajustes de cuentas”. 

“Desde el inicio del confinamiento se tenía la presunción de que eso habría de ocurrir”, dice el fiscal general César Augusto Peniche Espejel.

En el acuerdo 049, publicado el 25 de marzo, el Gobierno del Estado anunció la entrada a la fase de la contingencia sanitaria y exponía el confinamiento y distanciamiento social dentro de la Jornada Nacional de Sana Distancia.

Sólo en ese período y hasta hoy fueron cometidos 32 asesinatos al interior de las viviendas; 7 en marzo, 19 en abril y 6 en lo que va del presente mes. En ese mismo período las autoridades estatales emitieron el decreto 064, que amplió la suspensión de actividades no esenciales hasta el 30 de mayo y agrega restricciones sanitarias, de movilidad y de funcionamiento para establecimientos comerciales y empresas productivas.

Sin embargo, y pese a la pandemia, los grupos delictivos que operan en la ciudad mantuvieron sus actividades delictivas. Aunque testigos aseguraron en varios hechos violentos que los sicarios emplearon “cubrebocas”.

“No hay que perder de vista que una gran parte de la violencia la generan las disputas internas de las bandas delincuenciales, lo que implica que entre ellos se conocen, saben o pueden identificar los domicilios y eso suponemos que les facilita localizarlos por la contingencia”, expone el abogado.

Precisa que aun cuando sigue siendo alta la movilidad en Juárez, ha aumentado el tiempo que las personas permanecen en sus domicilios. 

“Lo que es especialmente preocupante es que las agresiones puedan estar alcanzando a personas que no guardan ninguna relación con actividades ilícitas, pero que el lazo familiar y su estadía en el mismo domicilio con quien sí tiene esa liga los esté exponiendo de esa manera”, plantea.

Las víctimas indirectas, como la menor que resultó ilesa en el ataque dirigido contra su madre, están en aumento y al menos son más de 10 niños y adolescentes que quedaron en orfandad a causa de la violencia que ni el coronavirus pudo detener, muestran las cifras.