Atienden estrés postraumático

Comisión de Salud Fronteriza y Universidad de Texas capacitan a 62 psicólogos y expertos

Abril Salgado/
El Diario
viernes, 12 julio 2019 | 06:00
Gabriel Cardona |

Para capacitar a profesionales de la salud mental en el tratamiento de estrés postraumático, ayer 62 psicólogos y expertos se dieron cita en un entrenamiento organizado por la Comisión de Salud Fronteriza en asociación con la Universidad de Texas, que trabajan en la prevención y tratamiento de trastornos mentales.

Martha Sánchez Escalante, coordinadora de la comisión, explicó que esta preparación denominada “Entrenamiento Cognitivo Conductual para el Tratamiento de Trastornos por Estrés Postraumático” es la tercera capacitación del año, y un tema seleccionado como prioritario para la frontera debido a las problemáticas de violencia que se presentan aquí. 

Destacó que de acuerdo con un estudio realizado durante el año pasado, en Ciudad Juárez el 19 por ciento de niños y adolescentes padecen estrés postraumático, trastorno que se genera por estar expuestos a eventos de trauma repentinos que dañan al ser humano, como lo puede ser todo tipo de violencia, asaltos, homicidios, secuestros, violaciones o hasta presenciar un desastre natural.

La doctora Luz Adriana Orozco Ramírez, investigadora del Instituto de Educación Continua de Investigación en Psicología (ICEP) de Tamaulipas, expuso que aunque no vivamos como tal un evento traumático, a diario estamos en constante estrés, lo que crea cierta vulnerabilidad. 


Piden atender a personas afectadas

“A que cuando nos pase alguna situación más significativa que ponga en riesgo nuestra vida, tengamos menos estrategias de afrontamiento y por tanto desarrollemos un trastorno de estrés postraumático, que incapacita a la persona”, dijo. 

Destacó que esta situación en comorbilidad con la depresión puede generar intentos de suicidio derivados de un trauma significativo que no se atendió, y por ende generó una depresión mayor que lleva al querer perder la vida. 

La experta desglosó que es posible la detección de este trastorno por cinco síntomas habituales, que pueden aparecer hasta un año después de sufrir el evento, son la reexperimentación, hiperactivación, evitación, desregulación emocional y finalmente el deterioro social.    

“Yo creo que si pusiéramos los focos a ver si los niños ya están desarrollando esto o los mismos adultos en los trabajos, todo esto originado a veces de la violencia que estamos viviendo, pudiéramos tener intervenciones de prevención como de tratamiento si ya tienen el trastorno”, mencionó.

Orozco señaló que es importante trabajar en la psicoeducación de los niños, padres, docentes y profesionales de la salud mental en detectar los focos rojos y que tengan los recursos necesarios para tratar eventos desafortunados que se pudieran presentar en la vida. 

Finalmente recomendó poner especial atención si los menores o adultos tienen alteraciones en el sueño, miedo intenso o evitan cosas como ir a la escuela, y buscar la orientación de profesionales que pueden brindar una alternativa de solución.

Previo a este tema, Sánchez Escalante informó que se llevó a cabo un entrenamiento enfocado en la depresión, y que próximamente habrá uno para la prevención del suicidio y una agenda binacional 2020 basados en indicadores de los principales problemas de salud mental. (Abril Salgado / El Diario)


[email protected]