Atenderá Gobierno federal problema de casas abandonadas

Están ubicadas en la cuenca de El Barreal, una zona de alto riesgo

Itzel Ramírez
El Diario de Juárez
lunes, 25 febrero 2019 | 23:36

Ciudad Juárez— El Gobierno federal se prepara para atender el problema de las viviendas abandonadas de los fraccionamientos ubicados en la cuenca de El Barreal, una zona considerada de alto riesgo por instituciones como el Instituto Municipal de Investigación y el Centro Nacional de Prevención de Desastres.

Mónica Ledón, vocera del Infonavit, dijo que aunque no existe todavía un proyecto definido para la intervención en la zona, los fraccionamientos ahí ubicados son los que “principalmente” se atenderán. 

Aunque no existe todavía un proyecto definido para la intervención en la zona, la política estará orientada a evaluar qué viviendas pueden recuperarse e invertir en la “recuperación del entorno” de los fraccionamientos que ahí se encuentran. 

Desde 1997, de acuerdo con notas periodísticas, en el área comenzaron a construirse fraccionamientos de casas de interés social, hasta llegar a 18 zonas habitacionales. 

Hacia mayo del año pasado eran 15 los desarrollos inmobiliarios cuya venta estaba detenida por el Cenapred, hasta que no se realizara un análisis del riesgo de las casas construidas en una región inundable y sin infraestructura para desviar la acumulación pluvial. 


Advirtieron riesgos

El miércoles pasado, Carlos Martínez Velázquez, director del Infonavit, dijo que el organismo iniciaría una nueva política nacional de vivienda que, entre otras cosas, contemplaba el rescate de casas abandonadas “con un enfoque de recuperación del entorno”. 

En la presentación, Martínez precisó que Chihuahua era la sexta entidad en todo el país con más casas abandonadas. Juárez y Chihuahua, indicó el informe presentado por el director de Infonavit, son los municipios que concentran mayor número de viviendas abandonadas. 

A la pregunta de qué fraccionamientos serían atendidos, Ledón respondió con un documento que acumula los reportes periodísticos sobre la problemática de El Barreal, donde los fraccionamientos no pueden ser objeto de compraventa debido a su condición de zona de riesgo. 

En 2004, ante la proliferación de los fraccionamientos, el IMIP publicó un documento titulado Plan Parcial El Barreal y Oriente San Isidro. 

En él se estableció la condición de riesgo de inundación de la zona, lo que ponía en condiciones de riesgo a las miles de familias que habitaban los fraccionamientos.

El Barreal, precisaba el documento, es una zona ubicada al sur de la ciudad –en un terreno que hace 15 años se consideraba una reserva territorial, fuera de la zona urbana–, con una extensión total de 2 mil 227 hectáreas. Las condiciones hidrológicas y topográficas de la zona hacían de El Barreal una “laguna intermitente”. 

“El Barreal se ubica dentro de una cuenca cerrada, cuya superficie se encuentra sujeta a inundación, en una gran parte del área de estudio. La parte inundable se conforma de arcillas expansivas que no permiten la penetración (infiltración) del agua de lluvia al subsuelo. Dicha condición le confiere una característica de complejidad que no tienen otras reservas de crecimiento”, añadió el documento. 

Hacia 2006, las lluvias inundaron la zona, conocida también como Laguna de Patos, lo que provocó que miles de viviendas fueran abandonadas. Tras la emergencia, las autoridades detuvieron la venta de los desarrollos inmobiliarios de Jardines del Aeropuerto, Puente Alto, Valle de los Cantaros, Puente del Bravo, Valle de Allende, Las Haciendas, Los Ángeles I, Villa Residencial del Real, Santa Isabel, Jardines de Roma, Senderos del Sol, Colonial del Sur, Los Arcos, Las Almeras, Valle del Marques, Terranova y Terranova Sur, Hacienda de las Torres y Rincones de Salvárcar I y II.


‘Yo no pagaría por esto’

Manuel Hernández es originario de Durango y vive desde hace dos años y medio en una casa del fraccionamiento Los Arcos, ubicado dentro del perímetro de la cuenca de El Barreal. 

Al llegar a Juárez, su tía Olivia le dio asilo en otra casa, también en Los Arcos. Después, decidió él mismo “meterse” a otra vivienda que, de igual manera abandonada, se encontraba sin dueño.

“Aquí hay unos que sí cobran entre 500 y 800 pesos la renta al mes. A los dueños les quitan como 400 pesos a la semana por estas casas, yo la verdad no pagaría por eso, aunque todavía no me alcanzan los puntos, pero no”, dice entre risas Manuel, empleado de maquiladora. 

A unos pasos de su casa, cuenta, llega todas las tardes el camión que lo lleva hasta su trabajo. 

“Hago dos horas, más o menos, en la tarde, porque trabajo por allá por la X. Ya en la madrugada es una hora de camino solamente”, detalla. 

“El transporte y la vivienda son gratis, por eso uno aguanta. Nos acostumbramos a que no hay luz, a que roban seguido los macheteros, a que la policía no llega, pero cuando llueve es insoportable porque se inunda todo eso y sube el agua sucia, sale toda la porquería de abajo y no se aguanta el olor”, dijo. 

Manuel cuenta que en los dos años y medio que tiene habitando en Los Arcos son pocos los propietarios que todavía están en las casas. 

“Los que vivimos aquí somos de los que nos metimos así, a la brava”.

El mediodía del invierno juarense cae sobre una decena de niños que juegan en Colonial del Sur. Con un balón de futbol e improvisadas porterías usan la calle para jugar; las lluvias de días pasados no permiten el ingreso al parque, convertido en laguna y lodo, aprovechados por una decena de patos.

Victoria Caraveo, activista que ha seguido el tema de los créditos de Infonavit, despojos e imposibilidad de pagos de los trabajadores, criticó que el gobierno federal no impulse una estrategia integral. 

“Cada fraccionamiento tiene su complejidad, sus necesidades, su historia. Cada caso, cada familia es diferente, unos no pudieron pagar y les quitaron sus casas, a otros los engañaron, pero detrás de todo hay una terrible corrupción desde que se permitió la construcción de casas. Hay gente que por vivir ahí debe un millón de pesos y se necesita atención especial, una estrategia de fondo”, contó. 


En corto

•    En 2004, ante la proliferación de los fraccionamientos, el IMIP publicó un documento titulado Plan Parcial El Barreal y Oriente San Isidro

•    El Barreal se ubica dentro de una cuenca cerrada, cuya superficie se encuentra sujeta a inundación

•    Dicha condición le confiere una característica de complejidad que no tienen otras reservas de crecimiento


La inundación de 2006

•    En 2006 las lluvias inundaron la zona conocida también como Laguna de Patos, lo que provocó que miles de viviendas fueran abandonadas

•    Tras la emergencia, las autoridades detuvieron la venta de varios desarrollos inmobiliarios


[email protected]