Juárez

Apuñaló a su pareja tras descubrir infidelidad en Facebook

La mujer acusada de haber matado a su compañero sentimental por celos declaro ayer ante un Tribunal de Control

Blanca Carmona/
El Diario
viernes, 08 marzo 2019 | 06:00

La mujer acusada de haber matado a su compañero sentimental por celos confirmó ayer ante un Tribunal de Control que asesinó a su pareja unas horas después de que lo vio besando a una mujer y tras enterarse a través de Facebook que también sostenía una relación con una segunda mujer. De forma previa, afirmó, le había advertido que lo iba a “cortar” si era infiel y que ella no sabía perdonar. 

“Le dije que por qué me habían engañado, que por qué me había mentido tanto tiempo y él me empezó a empujar, yo tenía un cuchillo abajo de la cama y le empecé a dar… el cuchillo estaba debajo de la almohada, yo lo había puesto ahí. Yo le dije que no iba a aceptar que me engañara, que el día que tuviera algo que decirme que lo dijera. Nunca me lo dijo, nunca fue tan capaz de decirme que ya no quería estar conmigo”, expresó Juana Nava Matías mientras mantenía los ojos cerrados y lloraba. 

Al escuchar esto la hermana de la víctima rompió en llanto y el ambiente se tensó aún más en la cuarta sala de la Ciudad Judicial, la cual estaba colmada por abogados públicos penales. 

Juana subió a declarar como parte de una estrategia jurídica de su abogado defensor, quien busca probar que ella vivía en un contexto de violencia, pues meses atrás, la víctima, Alejandro Galván Silva, le había dicho que era sicario y que venía huyendo de Gómez Palacio. 

Además, al parecer Alejandro le había mostrado a Juana varias fotografías en las que él portaba armas de fuego y le advirtió que cuando ella saliera de su vida él iba a matar a su familia. 

El homicidio de Alejandro Galván Silva, de 27 años, sucedió entre las 00:00 y las 02:00 horas del domingo en el interior de una casa ubicada en la calle Leona Vicario 390  de la colonia Zaragoza, de acuerdo con la formulación de cargos presentada ayer por el Ministerio Público (MP).

Ayer Juana declaró ante el juez de Control Antonio Coss Araujo que el viernes 1 de marzo observó a su pareja abrazando y besando a una compañera en la línea de producción de la maquiladora donde ambos laboraban. Pero se quedó callada.

Horas después, al estar acostados en la recámara, él estuvo tomando cerveza y fumando mientras ella veía el televisor. Antes de dormirse él empezó a revisar su celular y dejó abierto su perfil en Facebook, y Juana lo revisó, encontró conversaciones con una segunda mujer en las que él le decía que la quería, que la extrañaba y deseaba estar con ella, contó la detenida. 

Expresó que después de ver esas conversaciones, estuvo llorando y se quedó dormida. Horas más tarde, la víctima trató de tener intimidad pero ella se negó y los dos se volvieron a quedar dormidos hasta las 14:00 horas del sábado. 

Luego fueron a comprar comida y al regresar a la casa ella le reclamó la información que había visto en Facebook y él negó todo, al parecer le respondió que alguien había utilizado su cuenta y no aceptó seguir discutiendo. Ya por la noche la pareja se acostó a dormir y ella trató de acercarse a él, pero éste le respondió que lo dejara dormir. Horas más tarde, al percibir que él se estaba moviendo, Juana se volvió a acercar a él, entonces Alejandro Galván se volteó, la abrazó y ella empezó a reclamarle por qué la había engañado y lo apuñaló.

“Yo le dije que nunca iba a aceptar que me engañara... era más mi coraje porque no lo reconocía… tomé un cuchillo que había puesto debajo de la almohada, y le di en el pecho, en la espalda y en sus partes, en el pene”, apuntó la detenida. 

La víctima recibió 67 heridas. De éstas, 17 en la región pectoral del lado derecho, 22 en el lado izquierdo, siete en un muslo, una en el miembro viril y dos en la región dorsal. La causa de muerte fue un shock hipovolémico consecutivo a laceración pulmonar. 

Después del crimen, Juana, de 49 años de edad, se quedó a un lado de la víctima y siguió preguntándole por qué tantas mentiras. Después lo limpió, lo vistió y se quedó dormida. Al día siguiente se despertó tarde, lo tapó con una cobija y se quedó a su lado porque quería estar junto a él tratando de entender por qué la había engañado. 

Ayer el juez le impuso a Nava dos años de prisión preventiva y programó la audiencia de vinculación o no a proceso para el próximo lunes a las 11:00 horas.