PUBLICIDAD

Juárez

Valle de Juárez

Ante desapariciones, temen retorno de violencia

Por el levantón de una pareja hace 35 días, vecinos del poblado piden seguridad

Staff
El Diario de Juárez

viernes, 17 septiembre 2021 | 09:48

Cortesía | El hombre y mujer ausentes

PUBLICIDAD

Ciudad Juárez— Residentes de comunidades del Valle de Juárez temen el retorno de hechos violentos ocasionados por las pungas entre grupos de la delincuencia organizada, y que los mantienen sin una Policía municipal propia, luego de la incursión de un comando armado en la zona conocida como Valle Bajo, denunciaron.

El ataque ocurrido el pasado 13 de agosto en contra del matrimonio Hernández, propietarios del rancho “Tres Hermanos”, ubicado en la comunidad de Corral de Alambres del municipio de Guadalupe, y la inacción policial en la búsqueda de la pareja, hacen temer a los pobladores ante el abandono oficial que prevalece en estas comunidades.

PUBLICIDAD

“Sabemos que aquí y en esas rancherías lejanas el problema de inseguridad existe y siempre va a existir, sólo que (los malos) se cuidan de no tener problemas para no ‘calentar’ la zona”, dijo uno de los pobladores entrevistados ayer. 

El fiscal de Distrito Zona Norte, Jorge Nava López, aseguró que se investiga la desaparición del matrimonio y preparan una incursión en la zona. Sin embargo, no es fácil para los investigadores de la ciudad.

Esa región del Valle cuenta con decenas de complejas brechas y sinuosos caminos de terracería que les son desconocidos.

“Se han realizado recorridos por parte de la Policía Investigadora que tenemos en el Valle, la complicación es que no se puede llegar fácilmente hasta el lugar; hay un operativo de rastreo planeado que deberá ejecutarse esta misma semana pero ya con motos para llegar hasta los límites con Ojinaga; va también la Comisión Estatal de Búsqueda”, dijo el fiscal.

Pelean ‘mercado’ de migrantes 

“Lo que sabemos es que en ese rancho se observaba la presencia de ‘migrantitos’. Por eso creemos que quienes se llevaron a la pareja eran del grupo contrario al que opera en el Valle y entraron por la Sierra de Ojinaga. Eso nos ha preocupado a todos acá en los pueblos porque han amenazado a venir con todo por el Valle, porque aquí es donde están pasando los ‘migrantitos’ (como se refieren a extranjeros que buscan ingresar sin documentos a Estados Unidos)”, narró otro residente entrevistado.

Por su ubicación geográfica, frontera con el estado de Texas, los municipios de Guadalupe y Praxedis G. Guerrero registran un aumento en el tráfico ilegal de personas, realizado por el grupo delictivo procedente de Sinaloa, explican los vecinos del Valle.

“Son muy notorios esos movimientos. Cuando vemos circulando los camiones de la ruta Juárez-Porvenir que van llenos, sabemos que no son residentes de nuestras comunidades y sabemos que son los migrantitos que están llevando a las casas de seguridad”, explican los entrevistados a condición de anonimato.

Situados a una distancia de entre 60 y 80 kilómetros al oriente de Juárez, los dos municipios cuentan con una extensa zona fronteriza sin muro divisorio, lo que hace que la internación indocumentada sea de menor riesgo para los extranjeros que pagaron de 4 mil a 6 mil dólares.

Esa cantidad es sólo “por un cruce en corto”; es decir, sólo a El Paso, y el costo varía si la persona que quien cruza cuenta con “levantador”, es decir, un conocido o familiar que espere por la persona y la recoja de aquel lado del río. 

De ingresar al indocumentado a un lugar más lejano de ese punto, la tarifa por el traslado a otros condados sube hasta los 15 y 16 mil dólares por el “cruce seguro”. 

Es decir, una vez de lado americano, las personas son enviadas a hoteles o moteles, explican los residentes que conocen los movimientos de los traficantes de personas.

“Antes se llevaban a las personas a casas de seguridad que tenían en San Elizario, Socorro, Tornillo o Fabens, pero las autoridades americanas les cayeron y se llevaron a todos los migrantitos”, explicaron. También revelaron que semanas atrás los traficantes de indocumentados se retiraron de las cabeceras municipales y principales ejidos ante la incursión de la Comisión Estatal de Seguridad (CES); por ese motivo empezaron a trasladar a los migrantes al llamado Valle Bajo.

En esa zona aún hay familias que sobreviven en algunos ranchos, como el Tres Hermanos, donde el matrimonio tenía su ganado. “Ellos no le hacían daño a nadie. Nosotros no queremos justicia ni saber nada, sólo que nos regresen a nuestros padres”, claman los hijos del matrimonio Hernández, que hoy cumplen 35 días de desaparecidos. 

Además de llevarse por la fuerza a la pareja de adultos mayores, los agresores saquearon la propiedad y se apoderaron de hieleras, comida, utensilios, sartenes, generadores de luz, pilas solares, monturas para caballo y una camioneta tipo pickup, así como una ‘traila’ para ganado.

“Se llevaron a mis padres y hasta la fecha no sabemos nada de ellos”, dijo uno de los hijos de la pareja.

El entrevistado aseguró que ambas personas “trabajaron muy duro, de sol a sol, para tener su ranchito y sus animales. Muy humildemente, pero era trabajo honrado, cosas que se ganaron con el sudor de su frente; ellos jamás tuvieron problemas con nadie; todo lo contrario, siempre fueron muy serviciales con la gente”.

Los hijos de los afectados explicaron que dos horas después de llevarse a la pareja, localizaron la camioneta y la traila de ganado, todo calcinado.

“Fueron localizados a dos horas del ranchito, con rumbo a Ojinaga; la troca la quemaron. A mis padres se los llevaron y hasta la fecha no sabemos nada de ellos”, agregó.

“La gente que hizo esto a mis padres cometió una injusticia muy grande porque ellos son inocentes. No buscamos justicia ni saber la razón por la cual hicieron esto a mis padres, lo único que nos importa es tenerlos a ellos de regreso”, aseguraron.

redaccion@redaccion.diario.com.mx

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search