Juárez

‘Ángeles blancos’ festejan con misa

Profesionales del área de enfermería celebran su día en la parroquia del Señor de la Misericordia

Omar Morales / El Diario de Juárez / Grupo de enfermeros desde el interior de un hospital en esta ciudad

Luis Carlos Cano C.
El Diario de Juárez

jueves, 07 enero 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— Las enfermeras y enfermeros son ángeles blancos, un instrumento de Dios a los que hay que agradecer por la salud de las personas y por el esfuerzo que hacen por salvaguardar y custodiar la vida de quienes atienden, expresó el sacerdote Jesús Salinas en su homilía, al oficiar ayer la misa por el Día de la Enfermera en la parroquia Señor de la Misericordia.

“El amor es un instrumento de la gracia de Dios y hoy que hacemos presentes a los enfermeros y enfermeras, vemos cómo Dios a través de ciertas personas manifiesta su amor”, dijo el presbítero, al referirse a estos trabajadores de la salud.

“Yo me siento muy agradecido con ellos porque ahí se encarna el amor de Dios, atendiendo a los enfermos que hacen presente el rostro misericordioso de Dios”, expresó.

Dijo que a la Diócesis le ayudan enfermeros con la conciencia de Dios, porque le abren el camino al sacerdote para asistir en los sacramentos, en las confesiones a los enfermos.

Comentó que en lo particular él se siente agradecido con ellos, porque ante la necesidad urgente de un alma de recibir los sacramentos, ha habido enfermeros que mueven cielo, mar y tierra, y hacen presente la acción sacramental.

Dijo que ahora con la contingencia, en el hospital 66 del Seguro Social, en el 6 y en hospitales privados, ha trabajado con ellos mano a mano, codo a codo, para hacerse presente ante el enfermo.

“Éramos los dos en un trabajo en equipo, yo asisto en lo espiritual y ustedes en lo físico”, expresó. 

El padre Salinas dijo que para ingresar a un hospital, es mucha la ayuda de un enfermero de Dios hacia los sacerdotes.

“Los enfermeros son los que abren paso para ir a un enfermo a ungirlo, ellos son conductos, instrumento de Dios, mucho hay que agradecerles”, comentó.

Asimismo, pidió a los trabajadores de la salud que se cuiden, que esa preparación y conocimientos que tienen las usen para salvaguardar la vida, porque también corren el riesgo de usarlos de manera equivocada.

“Que tengan cimentado ese criterio de libertad, justica y búsqueda del bien común, y sobre todo, de salvaguardar la vida”, indicó.

En su mensaje durante la celebración eucarística, el padre Salinas dijo que pide a Dios por todos los enfermeros para que sigan siendo el rostro misericordioso de Dios y den consuelo.

“Algo tienen que es de aplaudirles, ellos lo escanean a uno y le sacan las enfermedades, ellos tienen una mente fría al momento de proceder en alguna situación, y que esos dones los usan para bien”, señaló.

El párroco de la iglesia Señor de la Misericordia leyó un escrito en honor a quienes ayer se festejaron por el Día de la Enfermera.

“Manos sencillas usadas por Dios, buscando aliviar en el enfermo el dolor. Ojos que ven más allá con atenta mirada, ojos de Dios que contemplan el alma, mente enfocada como témpano de hielo que con agudeza busca lo que es verdadero”.

Enseguida agrega: “Destreza en el obrar, no se le cierra el mundo, consuelo al verla, uno se siente seguro en el dolor, suficientemente difícil es la espera, pero como conforta una verdadera enfermera. A ti hoy te damos gracias por tu valiosa entrega, que Dios bendiga siempre a todo enfermero y enfermera”.