Juárez

Amplían dos meses empleo temporal para migrantes

Programa en albergues concluirá hasta el 31 de octubre

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

miércoles, 02 septiembre 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Los 70 migrantes que participan en el programa “Cadena de Cuidados” continuarán siendo remunerados hasta el 31 de octubre por apoyar dentro de sus albergues a otros migrantes en áreas de la salud, cocina, mantenimiento, limpieza, recreación, cultura y educación, informó Dirvin García, coordinador del Centro de Atención Integral para Migrantes (CAIM). 

El proyecto impulsado por el Consejo Estatal de Población (Coespo), incorporado al Plan Emergente de Ocupación Temporal implementado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), terminaría en agosto, pero se extendió dos meses más en los albergues “Pan de Vida”, ubicado en la colonia La Conquista; “El Buen Samaritano”, en la colonia Luis Echeverría; “Espíritu Santo”, en Héroes de la Revolución, y “San Matías”, situado en la colonia San Felipe del Real.

A cambio de 200 pesos diarios, desde junio los migrantes se encargan de apoyar en sus propios albergues, con una inversión inicial de 840 mil pesos otorgados por parte del Gobierno del Estado, la cual se duplicó debido a la extensión del programa.

Marcia López, llegó hace diez meses con su esposo y sus dos hijas de 14 y cuatro años de Nicaragua a Ciudad Juárez, a donde fueron retornados por las autoridades de Estados Unidos bajo el programa “Permanecer en México” o “Quédate en México”, de los Protocolos de Protección a Migrantes (MPP, por sus siglas en inglés). 

Ella es uno de los 70 migrantes que se incorporaron al programa temporal de empleo, 14 de ellos en el albergue Pan de Vida, en el norponiente de Ciudad Juárez. 

Desde hace más de dos meses Marcia se dedica a realizar actividades recreativas todos los días con los migrantes más pequeños del albergue. 

Después de realizar el trabajo que tiene que hacer en la casita donde vive dentro del albergue con cuatro familias más, la nicaragüense juega con los menores a quienes por un momento se les olvida los meses de migración que han vivido junto a sus padres. 

Otros migrantes, como Nicol, se encargan de monitorear el estado de salud de sus compañeros, con el fin de detectar posibles síntomas del nuevo coronavirus (Covid-19).

En el albergue El Buen Samaritano, de la iglesia metodista de México El Buen Pastor, 18 migrantes participan en el programa temporal de empleo como promotores de la salud, dando clases a los menores, en la seguridad del lugar y en otras actividades, informó su director, el pastor Juan Fierro.