Juárez

Amor por los símbolos patrios

Desde hace 23 años Alejandro Morales dedica su tiempo a ser instructor de bandas de guerra y escoltas, fomentando en los jóvenes el cariño y respeto por la nación

Omar Morales / El Diario de Juárez

Eduardo Lara
El Diario de Juárez

domingo, 06 septiembre 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Tal vez la mayoría recuerde los tradicionales honores a la bandera que cada lunes se realizaban sin falta en la escuela, ceremonia enmarcada por mantenerse en posición de “firmes” y con mucho respeto entonar el Himno Nacional, valores que hasta el día de hoy siguen vigentes, gracias al trabajo de profesores como Alejandro Morales.

“Alex” es docente de Educación Física y Artes en la Escuela Secundaria Federal número 1, uno de los planteles de mayor tradición en Ciudad Juárez, pero además, desde hace 23 años dedica su tiempo a ser instructor de bandas de guerra y escoltas, fomentando en los jóvenes el cariño y respeto por los símbolos patrios.

Originario de esta ciudad fronteriza, Jesús Alejandro Morales Rosas destaca la importancia de fomentar los valores cívicos en los jóvenes, además de las satisfacciones y logros obtenidos a lo largo de estos años.

“Tengo 42 años, soy de esta ciudad y crecí en la colonia Melchor Ocampo; soy docente de la Federal número 1, además de instructor de banda guerra y escolta de la misma escuela y del plantel 19 del Colegio de Bachilleres”, comparte.

Para Alejandro, el interés por la instrucción nace a raíz de sus participaciones como “bandero” desde etapas muy tempranas de su vida, adquiriendo precisamente el cariño por los símbolos patrios que hoy comparte a las nuevas generaciones.

“Toda la vida pertenecí a bandas de guerra, en la secundaria estuve formado en la Estatal #2, más tarde en la prepa pertenecí al CBTIS 114 y después al Tecnológico de Ciudad Juárez. Es algo que me marcó y me dejó muy bonitas experiencias; ahora es más padre transmitir a los jóvenes de hoy en día todos esos valores cívicos, además de valores para su vida”, comenta.

La entrevista se desarrolla precisamente en las instalaciones de la Escuela Secundaria Federal número 1, en el cruce de la avenida 16 de Septiembre y la calle Gregorio M. Solís, donde Alex muestra el espacio que los estudiantes destinan para guardar sus instrumentos y que permanecen sin uso a causa de la pandemia.

Hace su trabajocon el corazón

La entrevista se desarrolla precisamente en las instalaciones de la Escuela Secundaria Federal número 1, en el cruce de la avenida 16 de Septiembre y la calle Gregorio M. Solís, donde Alex muestra el espacio que los estudiantes destinan para guardar sus instrumentos y que permanecen sin uso a causa de la pandemia.

Un lugar “tapizado” por los múltiples logros, trofeos, reconocimientos y recuerdos que los jóvenes han obtenido con el paso de los años.

Entre baquetas, cajas, cornetas, clarines y fotografías, Alex cuenta cómo es la experiencia de liderar a los adolescentes al compás de un “paso redoblado” o de una “ordenanza de bandera”.

“Los jóvenes se llevan más que nada la experiencia de vida, de cada concurso o evento al que nos invitan. Ellos se quedan con ese fomento al patriotismo y el respeto a los símbolos patrios; cada día aprenden a ser responsables y ordenados para su vida, porque aquí buscamos enseñarles cómo seguir adelante siempre y no dejarse caer, a no dejar la escuela”, dice.

El Diario (ED)- ¿Cómo combinas la docencia con la instrucción?

Alejandro Morales (AM)-  “No es fácil, tengo un horario matutino frente a grupo, terminando nos venimos a practicar y por la tarde nos trasladamos a la otra escuela a seguir ensayando, es cuestión de disciplina y eso es lo que tratamos de inculcar a los jóvenes”.

“Ha sido un trabajo de mucha perseverancia y sacrificio, no ha sido fácil. Tratar con personas nunca es sencillo, pero cuando haces las cosas con el corazón por delante y con convicción para lograr resultados todo se puede, eso es lo que se quiere enseñar, que no hay imposibles”, agregó.

ED- ¿Qué representa para ti la Federal número 1?

AM- “Yo llego aquí por un cambio de directivos, antes estaba como instructor en la Federal número 5 y el director que entra me trae para acá para empezar el proyecto de la banda por allá del 2002, y aquí seguimos. Este es un proyecto que me tocó iniciar y que llegó para quedarse, ahora cada ciclo escolar tengo jóvenes que quieren formar parte de estas filas y papás interesados en que sus hijos sean parte de este grupo y eso es un halago porque creo que es un reflejo de que estamos haciendo las cosas bien”.

“La escuela es de mucho prestigio, nosotros sólo tratamos de representarla dignamente en cada servicio y concurso a los que nos invitan”, continúa.

“Hemos tenido la fortuna de que nos inviten a servicios en Estados Unidos. El Consulado de México en Las Vegas nos ha solicitado para servicios de honores en aquella ciudad, también el Movimiento Chihuahuense en Texas nos ha invitado a ir a Midland y todo ese tipo de cosas dejan una experiencia bonita en cada uno de los alumnos”, dice.

“Allá en Estados Unidos ocurre algo especial, porque nuestros paisanos no tienen esto todos los días y cuando vamos para allá y hacemos honores a la bandera y se canta el Himno Nacional, mucha gente hasta llora y nos ha tocado verlo, eso marca al joven, lo hace reflexionar sobre lo bonito de nuestras tradiciones y costumbres aquí en México”, agrega.

ED- ¿Cuál trofeo te ha marcado más?

AM- “Creo que todos los trofeos y reconocimientos son especiales porque es el fruto del trabajo de los jóvenes, pero si por alguna razón tuviera que escoger alguno, creo que serían los campeonatos nacionales, porque representan la culminación de todo un ciclo escolar”.

La escuela tiene entre sus recuerdos más de 20 trofeos y reconocimientos para su grupo cívico, entre los que destacan seis campeonatos nacionales de banda de guerra y uno más de escoltas, así como dos subcampeonatos.

ED-¿Cómo ha sido tu experiencia como instructor en Bachilleres número 19?

AM- “También ha sido una etapa muy bonita, estuve los últimos seis años en que existió la Prepa de El Chamizal y gracias a Dios tengo todo este tiempo como Cobach 19, con muchas satisfacciones, muy distinta la dinámica porque ahí los chavos están aprendiendo a ser adultos y cómo desenvolverse en la vida, lo que he disfrutado mucho”.

“Con la prepa hemos ganado el tradicional concurso del Tec de Juárez, además de participar en múltiples desfiles. El ciclo pasado participamos en el Desfile Del Sol en El Paso, Texas, con la banda de guerra monumental del Cobach, y aprovecho para reconocer el trabajo de mis compañeros instructores de Bachilleres, porque hacen un trabajo excepcional”, comenta.

Alejandro refiere que además, con la banda de guerra de los “Leones”, ha tenido la oportunidad de ganar en dos ocasiones la Copa Interbachilleres, atribuyendo el logro al esfuerzo de los jóvenes.

“Instruir a estudiantes es algo que no cambio por nada, es algo que me ha dejado muchas satisfacciones, cuando me encuentro a exalumnos y me saludan con gusto es muy bonito, saber que después de años te sigan recordando con cariño vale la pena todo el esfuerzo”, comparte.

“No son los trofeos, eso es algo que se queda en la escuela, es el trabajo que hay detrás que cada uno de ellos y el recuerdo de vida, esa es la satisfacción más grande, el sacrificio de los jóvenes y de padres de familia que están respaldando a sus hijos es lo que mantiene la unidad de estos grupos”, continuó.

“Mi mensaje para los jóvenes es que si quieren pertenecer a un grupo deportivo, cívico o cultural, que lo hagan. A los padres de familia les digo que apoyen mucho a sus hijos porque estas actividades mantienen a los chicos lejos de drogas, vicios y de otras cosas en las que no deben andar, y el plus es que además les ayuda en su formación como personas de bien”, concluye orgulloso. 

elara@redaccion.diario.com.mx