Alimentan y visten a los necesitados

Comedor pide de manera urgente chamarras y zapatos para 40 menores

Verónica Domínguez
El Diario de Juárez
martes, 05 febrero 2019 | 06:00

Ciudad Juárez— Con zapatos rotos y ropa desgastada acuden decenas de niños al comedor infantil El Refugio, en busca de una prenda de vestir.

De acuerdo con Maribel Chávez, encargada del comedor, por la temporada invernal son 40 niños y adolescentes los que necesitan chamarras y zapatos de manera urgente.

El comedor está ubicado al suroriente de la ciudad, y pese a que ahí se brindan alimentos de manera gratuita a 120 niños y adolescentes, a algunos habitantes de la colonia Carlos Chavira y zonas cercanas aún les falta cubrir  necesidades básicas como la vestimenta.

María Margarita, de 26 años, caminó tres horas junto a sus cuatro hijos para llegar al comedor en busca de ropa; uno de ellos vestía una pantalonera que no era de su talla.

Hace dos meses se separó de su esposo y tuvo que volver a empezar su vida con sus cuatro hijos en una casa deshabitada en el fraccionamiento Cerradas del Parque.

Sin muebles, cobijas ni ropa, la familia ha logrado subsistir por medio de la ayuda de algunos vecinos y del comedor comunitario.

“No tengo muebles, no tengo nada, pero yo los puedo sacar adelante como sea; ahorita no tengo cobijas, pero yo hago lo posible por tenerlos tapados y juntos”, dijo María.


Caminan horas por comida y calzado  

La entrevistada afirmó que no cuenta con una pensión para sus hijos y aún no encuentra un trabajo, porque el año pasado su casa se quemó y perdió todos los documentos.

Debido al descenso de las temperaturas uno de sus hijos se enfermó de bronconeumonía, por lo que tuvo que pedir apoyo a los vecinos, comentó la entrevistada.

“Me siento desesperada cuando mis hijos se levantan y quieren almorzar y no hay nada, pero más me siento mal cuando los veo dormidos en el suelo y juntitos porque tenemos frío y estamos solos”, lamentó la madre.

La encargada de El Refugio comentó que aunque en un inicio el lugar era para atender las necesidades alimentarias de los pobladores de esa colonia, actualmente llegan familias de otros sectores aledaños al comedor.

Sandra López llegó desde Parajes del Sur con cuatro hijos; ella caminó dos horas en busca de alimentos y calzado para sus hijos.

López refirió que su pareja es albañil y el sueldo que percibe es de 800 pesos semanales, un salario que no le alcanza para las necesidades básicas como ropa y alimentos.

Comentó que tiene un hijo con una enfermedad cerebral, la cual no supo describir ni precisar su nombre.

Adultos y personas de la tercera edad que tienen algún tipo de enfermedad también son apoyados con alimentos y ropa, como una forma de disminuir los gastos que deben hacer debido a su situación, agregó la encargada del comedor.

“Nosotros atendemos a personas de todas las edades, la  mayoría quieren alimentos, pero los meses que hace frío vienen a pedir ropa, zapatos y cobijas porque no tienen calentón, aquí en estas colonias la necesidad es mucha”, manifestó Chávez.

Si usted desea realizar alguna donación puede comunicarse al número telefónico (656) 384-84-72, o bien acudir directamente al comedor ubicado en la colonia Carlos Chavira, en el número 1903 de la calle Atrás quedó la huella. (Verónica Domínguez / El Diario)


[email protected]