PUBLICIDAD

Juárez

Alimentan al corazón de colonia tarahumara

Desde hace 23 años, las mujeres rarámuris se organizan para elaborar y servir comida a los niños de la comunidad al salir de clases

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez

miércoles, 08 junio 2022 | 06:00

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez | Ayer cocinaron desde las 7:00 de la mañana Carlos Sánchez / El Diario de Juárez | Las tortillas de harina no pueden faltar Carlos Sánchez / El Diario de Juárez | Mujeres preparan el desayuno

PUBLICIDAD

Ciudad Juárez.— La alimentación de los niños es una prioridad para los habitantes de la colonia Tarahumara de Ciudad Juárez, por lo que desde hace 23 años todas las mujeres se organizan para poder darles un alimento caliente al salir de la escuela.

Organizadas en equipos las mujeres reciben todos los días, de lunes a viernes, a cerca de un centenar de menores y algunos adultos mayores en el Comedor Rarámuri –ubicado en las faldas de la sierra de Juárez–, en donde ayer Juana Hernández, Josefina Rodríguez, Inés Chávez y Teresa María Leyva les prepararon tortillas de harina, frijoles y huevo con salchicha. 

PUBLICIDAD

Aunque reciben apoyos, como el de una estadounidense que les lleva pollo, el comedor siempre necesita verduras, fruta, harina, huevo y carnes, dijo Juana Hernández, quien diariamente se dedica al trabajo en casa y la venta de dulces en los semáforos, pero ayer llegó al comedor desde las 7:00 de la mañana para poner a cocer los cinco kilos de frijoles y luego continuó con las tortillas. 

“Cuando no hay, nos cooperamos nosotras para comprar”, dijo la mujer de 35 años de edad, parada junto al comal en el que cocía diez kilos de tortillas de harina, las cuales después apilaba en un canasto, mientras que Teresa María Leyva, de 26, hacía las bolitas de masa, con su hijo de cinco meses cargado en la espalda, y su nuera, Inés Chávez, de 16 años, las extendía con un rodillo o palote y les daba forma, como aprendió de su mamá. 

Josefina Rodríguez también formó parte del equipo al que les tocó cocinar ayer, por lo que mientras que sus hijos de 7, 8 y 10 años estaban en la primaria Adelina Romero Fontes, ubicada junto al comedor, ella vigilaba los frijoles y preparaba todo para realizar las cinco carteras de huevo con salchicha. 

Durante la pandemia el comedor nunca dejó de funcionar, pese a que muchas familias se quedaron sin trabajo, pero desde entonces se cambió el desayuno por comida, por lo que cuando el timbre de la escuela suena, los niños de la colonia llegan corriendo hasta el Comedor Rarámuri, en donde algunas veces los más pequeños esperan desde horas antes a que esté la comida. 

La colonia Tarahumara fue formada hace 27 años en el poniente de la ciudad, en donde actualmente viven casi 100 familias, con aproximadamente 400 habitantes, quienes se han organizado para alimentar a sus niños, adolescentes y adultos mayores, erradicar la violencia familiar, y prevenir los contagios de Covid-19.

Aunque la mayoría trabajan en la limpieza de casas o vendiendo dulces en las calles, una de las principales funciones de las mujeres es el trabajo en el comedor, el cual dejan limpio todos los días después de la comida, pero también se organizan para limpiarlo minuciosamente todos los domingos.

Lleno de color, aroma y sabor, el objetivo del Comedor Rarámuri busca alimentar a todos los niños y adolescentes de la colonia, quienes cuando tienen hambre acuden a las casas en busca de comida, narró Juana. 

Pero aunque los menores desean comer carne, frutas, verduras, leche, cereal, galletas, y postre, a veces el dinero que aportan las familias sólo alcanza para comprar ciertos alimentos como sopas, aceite, papas, frijol y arroz, por lo que si usted quiere apoyarlos puede acudir directamente a la colonia Tarahumara con ayuda para el comedor. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search