PUBLICIDAD

Juárez

Alberga primaria un pedazo de la historia juarense

En la escuela Benito Juárez permanece instalada la escultura más antigua hecha en honor al Benemérito de las Américas

Alejandra Gómez
El Diario de Juárez

miércoles, 20 octubre 2021 | 13:05

Alejandra Gómez / El Diario de Juárez | El busto se encuentra sobre una base de concreto al frente del salón de actos del plantel

PUBLICIDAD

Hace casi un siglo, el 21 de marzo de 1924, arrancó el primer ciclo escolar de la primaria Benito Juárez y tan sólo unos años después albergó en su interior un trozo histórico de esta ciudad fronteriza: al frente del salón de actos permanece instalada la escultura más antigua hecha en honor al Benemérito de las Américas que, aunque carece de una placa que lo identifique, sirve de referencia a estudiantes y docentes sobre el nombre de la institución. 

Con el objetivo de desentrañar parte de la historia del plantel, los exalumnos Arturo Martínez Gutiérrez y Ramón Hernández Sandoval, de generaciones que egresaron a principios de 1970, investigaron parte de la historia de su escuela y descubrieron que el 16 de septiembre de 1928 el entonces presidente municipal, Agustín Gallo, colocó la primera piedra del edificio. 

PUBLICIDAD

Después, el 6 de octubre de 1933 se realizó la entrega oficial de la escuela a los habitantes del barrio “El Retiro”, ahora colonia Bellavista, y sólo cuatro años después sumó a su mobiliario escolar el busto de Benito Juárez, que en septiembre de 1888 se instaló en la Plaza de Armas, frente a la Misión de Guadalupe, cuando Villa Paso del Norte cambió su nombre en honor al Benemérito. 

A pesar del paso del tiempo y de las modificaciones que registró el lugar, el busto de Benito Juárez permaneció por varias décadas en la Plaza de Armas, pero con la toma de Ciudad Juárez –en mayo del 1911– la base que sostenía a la escultura fue destruida por lo que fue resguardada en la entonces Presidencia municipal, ahora Centro Municipal de las Artes. 

La historia popular sostiene que durante varios años la escultura más antigua hecha en honor a Benito Juárez fungió como una tranca para asegurar las puertas del edificio, pero fue rescatada del olvido en septiembre de 1936 cuando el entonces director de la primaria Benito Juárez, Armando B. Chávez, se propuso hacerla formar parte del plantel educativo. 

Un año después los miembros de la escuela acordaron realizar una petición oficial ante el Cabildo y antes de recibir una respuesta decidieron hacer una solicitud en persona, ese día regresaron con el busto a las instalaciones y desde entonces forma parte del andar cotidiano de miles de alumnos que por generaciones han realizado sus estudios de primaria en la escuela Benito Juárez. 

Actualmente, la emblemática escultura se encuentra instalada sobre una base de concreto al frente del salón de actos del plantel, a un costado de la oficina de la Dirección, y aunque no cuenta con una placa que la identifique o haga referencia a su origen histórico, cada estudiante que pasa por los salones de clases conoce su identidad gracias a los docentes que no dudan en explicar en honor a quién se bautizó la escuela. 

“Es una referencia tangible para contarle a los niños sobre Benito Juárez”, dijo la directora, Nelsy Franco Morales, quien contó que la carga histórica de la escuela y el busto han atraído la atención de algunos historiadores, pero sobre todo de los vecinos de los alrededores, que mantienen la tradición de que las generaciones familiares estudien en ella a pesar de cambiar de domicilio. En la actualidad la escuela Benito Juárez educa a 438 estudiantes, quienes están repartidos en 18 salones de clases y día con día juegan en los alrededores de una pieza histórica albergada al interior del aula más grande del plantel, la cual también ha sobrevivido a los embates del tiempo y, sobre todo, a la indiferencia de las awutoridades que, a pesar de las numerosas peticiones, no han intervenido para su mantenimiento.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search