PUBLICIDAD

Juárez

Afianzan educación de menores migrantes

Presentan protocolo con el objetivo de hacer realidad su ingreso a clases

Alejandra Gómez
El Diario de Juárez

sábado, 10 septiembre 2022 | 15:09

Gabriel Cardona/El Diario de Juárez

PUBLICIDAD

En el intento por ejercer su derecho a la educación, los niños, niñas y adolescentes (NNA) en situación de migración enfrentan diversas barreras, como problemas económicos y desconocimiento de sus derechos, pero también por parte de las instituciones y de la burocracia, señaló la jefa del área de Educación en el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en México, Astrid Hollinder.

Con el objetivo de hacer realidad su ingreso a los salones de clases, ayer autoridades educativas, Unicef y otras instancias en favor de la infancia migrante presentaron el “Protocolo de acceso a la educación básica de NNA en situación de migración en el estado de Chihuahua”, por medio del cual establecen el proceso para que, sin importar su origen y procedencia, ejerzan su derecho.

PUBLICIDAD

“Si nosotros no lo logramos, pues que lo logren nuestros hijos, porque la verdad de las cosas es la mejor herencia que les podemos dar, lo que es la educación y es lo que estamos procurando, poner a nuestros hijos en la escuela, son mis mejores deseos”, dijo un padre en situación de movilidad desde Ciudad Juárez.

El protocolo, elaborado por la Mesa de Inclusión Educativa de NNA en Situación de Migración en Chihuahua, establece seis pasos para garantizar el derecho a la educación, los cuales parten del momento en que un NNA en situación de movilidad solicita el ingreso a un plantel educativo, por lo que la dirección de la escuela está obligada a recibirlo en cualquier momento del ciclo escolar.

Evaluación no será condicionada por documentos, dan a conocer

“La presencia de niños, tanto acompañados como no acompañados, implica un desafío importante para las autoridades de los tres órdenes de Gobierno, su atención, su inclusión”, dijo el coordinador general del Consejo Estatal de Población (Coespo), Enrique Valenzuela, quien explicó que entre un 30 y 40 por ciento de los migrantes en espacios humanitarios corresponde a NNA en edad escolar.

En caso de no haber cupo en la escuela, la dirección deberá contactar al supervisor escolar, quien tendrá que comunicarse con el responsable del nivel educativo en la Coordinación Regional para solicitar información precisa y actualizada de los planteles cercanos con espacio disponible, y se deberán determinar las acciones necesarias para garantizar su educación.

El paso dos señala el proceso de inscripción e integración del expediente, por lo que en caso de contar con documentos de identidad la dirección debe inscribir al NNA en situación de migración con la información disponible, pero si no cuenta con documentos se le debe inscribir utilizando la solicitud de inscripción, el acta testimonial o la carta compromiso.

Derecho a la identidad

Además, debe dirigir al NNA a la Coordinación Regional correspondiente para realizar el trámite de registro en el Sistema de Información Educativa (SIE) y generar el segmento raíz e incluso, para promover su derecho a la identidad, se le debe asesorar para obtener los documentos, aunque no sean obligatorios. Luego, deberá procederse a la ubicación del NNA en el grado académico que le corresponde.

Si cuenta con documentos de antecedentes escolares, “el director o directora, en conjunto con Control Escolar, realizarán la ubicación de acuerdo con el grado que indique el documento, incluyendo el Documento de Transferencia con EEU-UU. El apoyo de las tablas de equivalencia: Tablas de correspondencia de la DGAIR, el Convenio Andrés Bello y el Acuerdo entre México y Guatemala sobre Reconocimiento Mutuo de Estudios”, establece el protocolo.

Edad, conocimientos y madurez

Si no tiene documentos de antecedentes escolares será de acuerdo con su edad, conocimientos y madurez que se realizará la ubicación: para preescolar se aplicará una evaluación diagnóstica, para primaria también o el método que se juzgue conveniente, y en el caso de secundaria se aplicará el Examen Global de Grado o Examen General de Conocimientos.

En el paso cuatro, el protocolo indica que será obligación de autoridades educativas el promover la permanencia del NNA en las escuelas implementando acciones de renivelación y contando con herramientas de acompañamiento psicoemocional (como tutorías o tareas de refuerzo) para fomentar la inclusión, equidad y diversidad en el aula.

Para la conclusión del ciclo escolar, si el NNA comenzó sin una CURP, pero ya cuenta con una, se debe solicitar al Departamento de Registro y Certificación actualizar la información en el SIE; en caso de que necesite trasladarse antes de concluir el ciclo escolar, se le debe entregar la boleta de evaluación cancelando los espacios de los períodos que no se evaluaron por la baja o traslado, para facilitar su permanencia en el Sistema Educativo Nacional.

Finalmente, en el sexto paso, el protocolo establece que para la emisión de la boleta o certificado la dirección debe entregar el documento independientemente de si el NNA en situación de migración cuenta o no con una CURP emitida por el Registro Nacional de Población. “Nadie puede retener o condicionar la entrega de la boleta o certificado”, señala el protocolo.

“La educación es un derecho humano fundamental que todos y todas tenemos independientemente de dónde estamos, de dónde vinimos y qué nacionalidad tenemos. No es un derecho que dejamos atrás en el momento en que cruzamos una frontera, sino que es un derecho que debe garantizar el Estado en la normativa establecida”, dijo Hollinder.

En cuatro entidades

A nivel nacional, el protocolo –ajustado acorde con las circunstancias y el contexto de cada entidad– se aplicará en Chihuahua, Chiapas, Puebla y Baja California con el objetivo de que el Estado garantice el derecho a la educación a los NNA de cualquier nacionalidad que se encuentren en el territorio mexicano, explicó la jefa del área de Educación en Unicef.

“El tiempo que se quedan es muy variable, pueden ser semanas, meses o años, mayormente son provenientes de Guatemala, de Honduras, lo que llamamos Triángulo Norte, de Nicaragua, ahora recibimos mucha población de Haití, desplazados mexicanos de Chiapas, Michoacán, Guerrero, Zacatecas, la mayoría de niños y niñas acompañados, pero también tenemos otra parte de no acompañados”, dijo Isabel Rodríguez, de Unicef Juárez.

Trabajo colaborativo

El protocolo es resultado de un proyecto apoyado por el Fondo Conjunto México-Alemania, financiado por la Sociedad Alemana para la Cooperación Internacional (GIZ, por sus siglas en alemán), el cual comenzó a gestionarse en noviembre del 2021 en coordinación con la Secretaría de Educación Pública y establece estrategias de monitoreo con la intención de asegurar que no quede sólo en el documento, sino que se haga realidad para NNA migrantes.

“Como no tenemos documentos del país nos da un poco de temor de que nuestros hijos anden en la calle porque como pueden correr peligro ellos, igual nosotros, a que nos agarren y nos deporten o a que nuestros hijos queden en las escuelas”, dijo desde Ciudad Juárez una madre en situación de movilidad, como parte de la campaña de sensibilización de lo que significa el enfrentar la desprotección e incomprensión.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search